“La estrategia del gobierno de Maduro con los medios de comunicación ha sido de coerción y de represión”

Redaccionlr

redaccionlr@glr.pe

14 Dic 2018 | 21:00 h

El Nacional, histórico diario venezolano, publicó su última edición impresa, ahogado por las presiones del régimen de Nicolás Maduro. A partir de este momento, los 45 periodistas que trabajaban en la producción de la versión en papel se juntarán con los otros 45 reporteros de la web y conformarán un solo equipo. La República conversó con su director, Miguel Henrique Otero, para conocer más al detalle las razones y consecuencias de esta decisión. Dice que se aguantó todo lo que se pudo, sobre todo gracias a la solidaridad de otros medios de diferentes países, pero que se llegó al límite.

¿Cuáles son las razones principales del cierre de la edición impresa de El Nacional?

Las razones son el tema del papel y el hecho de que un gobierno autoritario va cerrando las ventanas de la libertad de expresión de distintas formas. Así como a la radio y la televisión el gobierno logró autocensurarlos con legislación, a los medios impresos lograron cerrarlos con el suministro de papel. Hoy en día no queda ningún periódico independiente, el único que quedaba era El Nacional. Y bueno, apagamos las rotativas porque no hay posibilidad de mantener el stock de papel para producir.

¿No hay suficiente papel? ¿Es escasez?

No es escasez la palabra correcta, porque los diarios oficiales sí tienen papel. El tema es que ellos (el gobierno) crearon un mecanismo con un tipo cambio que hace inviable el manejo económico de un periódico. Su estrategia con los medios de comunicación es de coerción y represión.

Dicho de otro modo, hay papel para los medios del gobierno, no para la oposición.

Exacto.

¿Cuánto tiempo han venido aguantando esto?

Venimos aguantando esto muchos años y ya tuvimos que parar la producción del periódico.

Entiendo que van a repotenciar su versión en web.

Sí, por supuesto. El Nacional se inició como el gran periódico de la modernidad periodística, en 1943. Fue revolucionario en el sentido de lo profesional. El Nacional nunca ha sido un diario cercano a los gobiernos. Los periodistas del impreso seguirán en la web. Somos 90 periodistas, aproximadamente.

¿Es un adiós definitivo del impreso, o esperan regresar si cae finalmente el régimen de Nicolás Maduro?

Claro, es un régimen que no va a durar mucho tiempo, al caer el régimen regresaremos a una edición impresa. Nuestra rotativa es prehistórica, pero es una máquina muy fiable.

Cuando me dice que el régimen caerá, ¿es un deseo o considera que existen las condiciones políticas para que eso ocurra de verdad?

No, no. Hay condiciones políticas. Primero, continúa la hiperinflación, algo que no existía antes. Dos, Venezuela ya está reconocida como una narco-dictadura y que ha producido una diáspora increíble que ha afectado a países vecinos. Tres, hay protestas populares todos los días que son de corte socioeconómico, de sectores que, además, muchos son ‘chavistas’. Cuatro, hay un tema de rebelión militar permanente, ya van 5 que han sido aplacadas con más de 200 oficiales presos, lo cual denota…

Un hartazgo.

Y hay una fractura en el ‘chavismo’ con personajes importantes. Es decir, las características que rodean al régimen en estos momentos son muy complicadas. Y, encima, no tienen dinero, estamos completamente endeudados.

¿Maduro ha fracturado al ‘chavismo’?

Hay un ‘chavismo’ que, de manera pública, dice que Maduro traicionó el legado de Chávez. Mire, todo el mundo quiere irse de Venezuela. Es parte de la desesperanza, porque no hay manera de resolver los problemas, y la gente hace cualquier cosa para salir. La situación es terrible a nivel de abastecimiento, inseguridad, de servicios públicos. Acá no hay agua, o sales a la calle y te atracan, o para comprar un kilo de harina hay que hacer una cola de dos horas.

¿Y esta caída de Maduro sería pronta? ¿O es imposible saberlo? Se habla de esto hace mucho ya, pero sigue cumpliendo su mandato.

Lo primero, el mandato de Maduro es ilegítimo. Ahora, no tengo una bola de cristal. Le doy condiciones objetivas que describen una situación.

¿Cómo es la situación económica de Venezuela en estos momentos?

La producción petrolera, cuando llegó Chávez, estaba en tres millones 200 mil barriles diarios y hoy está en un millón, de los cuales más de la mitad están hipotecados con China y Rusia más lo que regalamos a los cubanos. Entonces, el ingreso petrolero se ha reducido a su mínima expresión. El nivel de desabastecimiento en medicinas es del 80% y en alimentación Venezuela solo produce el 20% de lo que consume. A eso súmele que la caída del PIB en los últimos cuatro años es del 70%, algo que no ha ocurrido en ninguna parte del mundo, salvo cuando ha habido una guerra devastadora. Esos son suficientes indicadores para decirle que lo que se vive acá es una verdadera catástrofe.

¿Pero cómo se explica que Maduro se mantenga en el gobierno, entonces?

Porque tiene el poder. Tiene elementos de contención fuertes. Por ejemplo, a los colectivos civiles armados, a la Policía Nacional Bolivariana, que es una policía ideologizada, y tiene a los cubanos que también son un grupo importante que asesoran y proveen inteligencia y experiencia militar.

¿Solo se mantiene por la coerción?

Exactamente.

Pero también tiene apoyo social, ¿no?

No creo que tenga mucho apoyo social. El apoyo supuesto que tiene es de un sector de la población coaccionada, chantajeada…

¿Es un apoyo clientelar?

Es peor que el clientelismo. Es coacción. Maduro no gana una elección en ninguna parte, ni en un sindicato, ni en una universidad. Maduro está en su peor momento de apoyo popular.

Y frente a eso, ¿qué papel está desempeñando la oposición?

Lamentablemente, la oposición política está muy dividida. No ha logrado establecer una línea estratégica, entre una posición de confrontación o electoral. Eso les quita credibilidad ante la gente. Hay líderes muy buenos, pero no hay una visión común estratégica, consistente, clara.

¿Le reconoce algo bueno a Maduro?

No, nada bueno. Es que es terrible. Porque los regímenes autoritarios, los dictadores siempre tienen una obra, ¿no? Pero a Maduro no hay una obra que se le pueda atribuir a su gestión. Es una gestión absolutamente destructiva.

Una gestión atravesada por la corrupción, ¿no es cierto?

Es totalmente delincuencial. La corrupción de Odebrecht en Venezuela es mil veces mayor que todas las denuncias en los demás países del continente. En Venezuela se gastó más de un trillón de dólares en el periodo de precios altos del petróleo, unos 12 años. Es una cifra absolutamente brutal de gasto público, ¿cuánto de eso se fue en corrupción, ¿cuánto en regalos, ¿cuánto en despilfarros? Ojalá alguna vez lo sepamos. Estoy hablando de un trillón de dólares, solo en ingreso petrolero.

Y hay una jerarquía burocrática, altos puestos que sí tienen mucho dinero.

Ahí está el detalle. Cuando cae la Unión Soviética, uno de los elementos que deterioró al régimen era la diferencia de ingresos entre la cúpula burocrática y los trabajadores. ¿Pero a cuánto llegaba esa diferencia? Era relativa. Estos no, estos son trillonarios. La diferencia en Venezuela es brutal. Mientras el pueblo se muere de hambre, estos son trillonarios. Entonces, es una brecha abismal, como nunca se ha visto en ninguna parte.

La última portada

La última portada de El Nacional. De acuerdo con Miguel Henrique Otero, cuando el régimen de Nicolás Maduro caiga, el diario volverá a imprimirse. Ahora, solo podrá leerse por su versión web, que alimentará un equipo de 90 periodistas, aproximadamente.

Video Recomendado

Lazy loaded component