Donald Trump minimiza el cambio climático y dice que no afectará la economía

Walter Lopez

La Republica

El presidente de EE.UU., Donald Trump, hizo caso omiso a un informe de su propio gobierno y cuestionó la existencia del cambio climático y sus efectos económicos.

Una vez más, el presidente Donald Trump causó polémica con sus declaraciones, y esta vez apuntó hacia el cambio climático, el cual él puso en duda y aseguró que no tendrá ningún efecto en la economía del país. Esto pese a los informes presentados por los expertos de su propia administración, algo que dejó sorprendidos a todos en Estados Unidos.

Este viernes, el gobierno estadounidense publicó un documento oficial en el que estima que, de no tomarse medidas para cambiar las tendencias climáticas actuales, como el calentamiento global, las consecuencias podrían costarle cientos de miles de millones dólares al país, provocando que la economía del país se contrajera un 10 % aproximadamente.

PUEDES VER Caravana migrante en Tijuana: balas de goma, gases lacrimógenos y 98 deportaciones

Al ser consultado por la prensa sobre este informe, el mandatario de los Estados Unidos respondió con un escueto "No lo creo”. La semana pasada, Donald Trump puso en duda que hubiera "calentamiento global" al mencionar en su cuenta de Twitter que se acercaba una ola de "frío brutal y prolongado" en su país.

Donald Trump precisó que ha "leído parte" del informe de su gobierno sobre los costes del cambio climático, pero solo atinó a decir que si existiera este fenómeno, la culpa sería de países como China o Japón", y no de los Estados Unidos

PUEDES VER México deportará a migrantes que generaron disturbios por amenaza de Donald Trump

"Ahora mismo somos los más limpios que podemos ser. Eso es muy importante para mí. Pero si nosotros somos limpios y el resto del planeta es sucio, no se puede hacer nada. Queremos aire y agua limpios", ha precisado a los medios Donald Trump.

El gobierno estaba obligada por el Congreso a publicar esa evaluación de los efectos del clima, y según la prensa estadounidense, retrasó su divulgación hasta el "Black Friday" con la expectativa de que pasara desapercibido, dado que era el día siguiente a la festividad de Acción de Gracias en EE.UU.