Murió la menor de 13 años con desnutrición que fue sometida a cesárea

Una adolescente de la etnia wichí podía someterse a un aborto, pero no 

La adolescente de la etnia wichí y su bebé fallecieron. El hospital no detectó que ella estaba desnutrida a tiempo, ni le dijo que en su caso el aborto era legal.

Una adolescente de la etnia wichí podía someterse a un aborto, pero no 

La adolescente de la etnia wichí y su bebé fallecieron. El hospital no detectó que ella estaba desnutrida a tiempo, ni le dijo que en su caso el aborto era legal.

Argentina se replantea el aborto en términos legales después de la muerte de una menor de la comunidad wichí, a la que le practicaron una cesárea. Las autoridades hicieron un ‘mea culpa’ tardío y aceptaron que se le habían vulnerado varios derechos, ya que no le habían dicho que podía acceder a un aborto.

Remigia Acosta era huérfana. Tenía 13 años. Su madre murió y su padre la abandonó.Vivía con sus abuelos, y cuando se enteró que estaba embarazada, se fue a vivir con su pareja en El Impenetrable. Al lugar no llegan los servicios de agua potable y tampoco médicos.

En más de dos ocasiones, con motivo de su embarazo, visitó un centro de salud, el Güemes de Castelli. No le diagnosticaron el grave cuadro de desnutrición que padecía. El 2 de noviembre, un médico hizo que la trasladaran al hospital más grande de la provincia Chaco en Argentina. El pasado martes, cuando estaba internada en el hospital perrando de Resistencia, los médicos sabían que ella tenía anemia, neumonía, desnutrición crónica y 30 semanas de gestación.

“Se debería haber comunicado en seguida su caso al organismo de protección de niñez. Las dos veces estuvo 24 horas en el hospital porque hubo que buscar un traductor”, refirió a Clarín la coordinadora de Salud Integral en la Adolescencia de Argentina, Liliana Ensisa. “La niña dijo que quería el bebé porque tenía pareja”, dijo la mujer, basándose en el testimonio de la asistenta social. Sin embargo, admitió que no le explicaron a la adolescente de la comunidad wichí que en su caso podía acceder al aborto de forma legal, ya que su salud estaba en riesgo y además era menor de edad.

El bebé nació con bajos signos vitales. Murió a las pocas horas de que su madre diera a luz. La menor de 13 años falleció al día siguiente, producto de una falla multiorgánica, debido a su precario estado de salud. Según la doctora que la atendió, el origen de la muerte estaba en los males respiratorios, sumados a la gestación.

El bebé nació con problemas de salud, también, según refirió la especialista. El caso de la menor a la que nunca le dijeron que podía abortar, es uno que se suma a la alta mortalidad materna en el Chaco, la localidad de Argentina.

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO