"Ken humano" fue arrestado por no parecerse a la foto de su pasaporte

El "ken humano" estaba grabado un programa en Berlín cuando llegaron los policías de esa ciudad a pedirle su identificación. 

 

 

El "ken humano" estaba grabado un programa en Berlín cuando llegaron los policías de esa ciudad a pedirle su identificación. 

 

 

El hecho ocurrió el Berlín cuando el “Ken humano” fue arrestado por no tener una documentación respectiva.

Rodrigo Alves, como realmente se llama, estaba grabado un episodio del programa “Gran Hermano Alemán” cuando policías de la capital alemana le pidieron su pasaporte y al observar que no se parecía a su foto, lo arrestaron.

Vale destacar que el "Ken humano" había viajado con una documentación antigua y debido a las cirugías que se ha hecho, los policías de Berlín no pudieron corroborar si realmente era él.

El "Ken humano" no lo tomó enserio y explicó a los medios lo que estaba sucediendo.

"Ellos querían verificar que tuviéramos permiso del cónsul local en Berlín para grabar en las calles. Teníamos todos los papeles en orden pero me detuvieron porque accidentalmente había llevado mi viejo pasaporte vencido y no el nuevo", explicó el hombre sobre el incidente. "No fue posible para la policía verificar mi identidad porque luzco muy diferente ahora en comparación con la foto. Una persona debió traer un escaneo de mi nuevo pasaporte para que me dejen en libertad".

Anteriormente Alves había asegurado que no iba a volver a hacerse otra cirugía, sin embargo, antes de viajar a Berlín, el "Ken humano" se hizo un estiramiento facial.

A lo largo de los años, el "Ken humano", que nació en Brasil ha gastado 668.218 dólares en cirugías, para “mantenerse eternamente joven como Peter Pan”.

Actualmente, el "Ken humano" tiene 759 mil seguidores en Instagram.

“Me merezco una medalla por todo este trabajo. Valió la pena todo el dolor para alcanzar la perfección", dijo en algún momento.

En el año 2016 el "Ken humano" declaró para el diario británico The Mirror que de pequeño fue maltratado: "A los siete años me enviaron a un internado. Los niños me empujaban por las escaleras. Tenía pechos como las mujeres y estaba gordo, feo y deprimido. Sólo quería estar aceptado por la sociedad".

ken

 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO