Iglesia chilena prohíbe a curas tocar genitales, dar masajes y palmear a niños

La Conferencia Episcopal de Chile ha generado polémica por la publicación y retiro de un documento dirigido a sacerdotes que explica cómo tratar con menores.

La Conferencia Episcopal de Chile ha generado polémica por la publicación y retiro de un documento dirigido a sacerdotes que explica cómo tratar con menores.

Ante la gran cantidad de denuncias de abusos sexuales en la iglesias de Chile, la Conferencia Episcopal del país publicó y retiró un documento en el que explica a los curas cómo “acercarse” a los menores de edad que sirven para la iglesia.

El texto firmado por el cardenal Ricardo Ezzati, acusado de encubrimiento sexual, no hace hincapié en los abusos sexuales. El citado manual solo hace referencia a “señales equívocas” o “hechos dolorosos”, hecho que ha causado indignación.

La guía chilena fue retirada poco después de ser publicada ya que los fieles de la iglesia católica y no creyentes la consideraban inconclusa. Allegados al documento de nueve páginas dijeron que el escrito tenía como objetivo “fomentar el buen trato y sana convivencia pastoral

Dentro de las prohibiciones para los curas decía que estos no debían “abrazar por detrás”, “luchar o realizar juegos que implican tocarse de manera inapropiada”, “dar abrazos demasiado apretados”, “dar palmadas en los glúteos, tocar el área de los genitales o el pecho”, “dar masajes”, “besar en la boca” o “recostarse o dormir junto a niños, niñas o adolescentes”.

Además los sacerdotes tampoco podían “violar la privacidad, mirando o sacando fotos, mientras los niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables estén desnudos, se visten o se duchan” o “usar lenguaje inapropiado y soez”. “Cualquier material sexualmente explícito o pornográfico es absolutamente inadmisible”.

El documento se titulaba Orientaciones y, según señaló Ezzati en el prólogo, era un documento de trabajo preliminar que debía será terminado en abril de 2019.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO