Filtran informe y se revelan 3.677 abusos en Alemania

Iglesia se siente “avergonzada”. Der Spiegel y Die Zeit publicaron parte de un documento que indica que curas vejaron a miles de niños entre 1946 y 2014.

Iglesia se siente “avergonzada”. Der Spiegel y Die Zeit publicaron parte de un documento que indica que curas vejaron a miles de niños entre 1946 y 2014.

La Iglesia católica alemana se declaró “consternada y avergonzada” tras la filtración de un estudio que revela que miles de niños sufrieron abusos ​​sexuales a manos de sacerdotes entre 1946 y 2014.

Al menos 3.677 niños, en su mayoría varones menores de 13 años, fueron víctimas de abusos sexuales por parte de 1.670 clérigos, revelaron los semanarios Spiegel y Die Zeit.

Durante tres años y medio, un grupo de investigadores de las universidades de Mannheim, Heidelberg y Giessen examinó 38.000 ‘dossiers’ y manuscritos provenientes de 27 diócesis alemanas y transmitidos por la Iglesia. No obstante no tuvieron acceso directo a los archivos.

“Nos sentimos Consternados”

“Somos conscientes de la amplitud de los abusos sexuales que demuestra el estudio. Nos sentimos consternados y avergonzados por ello”, declaró el obispo Stephan Ackermann en nombre de la Conferencia episcopal.

El informe pretende echar “más claridad y transparencia sobre esta página oscura de la historia de la Iglesia”, dijo el obispo.

Sin embargo Ackermann criticó la filtración del documento, encargado por la Iglesia hace cuatro años, antes de su presentación en la conferencia programada para el 25 de septiembre en Fulda, señalando que los miembros de esta asamblea “no fueron informados del estudio en su conjunto”. Y que la filtración es “un duro golpe para las víctimas de abuso sexual”.

El “avance irresponsable” de ese estudio supone “un duro golpe”, afirma Ackermann en una declaración emitida por la Conferencia Episcopal, en que se afirma que de cara a la presentación oficial de finales de septiembre se había organizado un servicio de asesoría telefónica para los posibles afectados.

La dimensión de los abusos sexuales, tal como se documenta en ese estudio, “nos deprime y avergüenza”, prosigue el obispo, para quien el objetivo del estudio era precisamente “dar claridad y transparencia” a esa “oscura página de nuestra Iglesia”.

Según las revelaciones de “Der Spiegel”, los investigadores de las universidades han examinado material y actas internas que hasta ahora no habían salido a la luz y que, según “Spiegel”, eran “estrictamente confidenciales”.

Una “cifra oscura”

El informe parte de la base de que, junto a los casos documentados, existe una “cifra oscura” de muchas otras situaciones de abusos que no podrán investigarse, sea porque las actas fueron destruidas o por falta de testimonios.

La Conferencia Episcopal alemana encargó ese estudio a las universidades a raíz del escándalo de los abusos sexuales que sacudió a la Iglesia católica alemana en 2010, lo que generó una crisis de credibilidad para el catolicismo alemán.

En marzo de 2011 la Iglesia católica ofreció pagar una indemnización de 5.000 euros a cada una de las víctimas de abusos sexuales, con posibilidad de aumentar esa cantidad para los casos más graves.

Cerca de un millar de víctimas de abusos sexuales por parte de representantes de la Iglesia católica formalizaron a continuación su petición de una indemnización por los abusos sufridos.

La Iglesia católica es la principal confesión junto con la evangélica en Alemania, con unos 24 millones de creyentes cada una. 

De urgencia

En este contexto de nuevas denuncias, el papa Francisco convocó para febrero de 2019 a una reunión en el Vaticano de los presidentes de Conferencias Episcopales de todo el mundo para tratar el tema de “la protección de los menores”, se anunció este miércoles. Será del 21 al 24 de febrero.

Hubo una “cultura del silencio”

Según el informe, durante décadas la Iglesia ha “destruido o manipulado” numerosos documentos vinculados a los sospechosos, y ha “minimizado” la gravedad y la amplitud de los hechos.

En Alemania, además, en 2017, se dio a conocer un informe según el cual al menos 547 niños del coro de Ratisbona fueron víctimas de sevicias entre 1945 y 1992.

En este caso, el hermano del expapa Benedicto XVI y el cardenal Gerhard Ludwig Müller, exjefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, destituidos en 2017 por Francisco, están indirectamente implicados.

El obispo Georg Ratzinger, quien dirigió entre 1964 y 1994 este coro milenario, dijo que no estaba al corriente de abusos sexuales. Para el abogado de las víctimas, Ulrich Weber, “hizo la vista gorda” e hizo prevalecer una “cultura del silencio”.

Te puede interesar