Prefirió matar a su familia a contarles la verdad, ahora saldría libre

Jean-Claude Romand pidió salir en libertad después de asesinar a su mujer e hijos. El francés llevaba manteniendo una mentira por más de 15 años.

12 Sep 2018 | 11:50 h

Jean-Claude Romand pidió salir en libertad después de asesinar a su mujer e hijos. El francés llevaba manteniendo una mentira por más de 15 años.

En Francia, Jean-Claude Romand, el hombre que inspiró el Adversario del escritor Emmanuel Carrère, ha presentado una solicitud para salir en libertad después de estar 25 años en la cárcel por el asesinato de su familia. El francés es conocido por matar a su mujer, a sus hijos, a sus padres y hasta a su perro para que no se descubriera una mentira que sostenía desde los 18 años.

Jean-Claude Romand era, para su familia, vecinos y amigos, un médico e investigador de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Antes, para sus padres, había sido un aprovechado estudiante de medicina y ahora, para su entorno, era un profesional exitoso. Vivía con su esposa, sus dos hijos y su perro feliz.

La realidad era otra. Jean-Claude nunca superó el segundo curso de medicina. Se abandonó. Descuidó su cuerpo y rompió con su novia. Se sumió en un círculo vicioso en el que solo ingería comida chatarra y veía el televisor. Hasta que decidió inventarse una vida ficticia. Se convirtió en médico, al menos para los demás y recuperó a su novia, Florence, con la que se casó. Con su cargo, falso, de investigador vendía medicinas para el tratamiento del cáncer a sumas astronómicas.

Su mentira se mantuvo a flote desde los 18 años hasta los 36. Luego tuvo una amante, a la que estafó, pidiéndole que invirtiera sus ahorros en su carrera. Cuando ella le reclamó el dinero, ya no tenía de dónde conseguirlo y supo que iba a ser descubierto. Y decidió asesinar a su familia el 9 de enero de 1993. Mató a su mujer con ayuda de un rodillo de cocina y luego a sus hijos: Caroline y Antoine, de 7 y 5 años, con un rifle. Se dirigió a casa de sus padres y los mató disparando sobre ellos. Fue a París y regresó a su casa, ubicada en el pueblito  Prévessin, después de despedirse de su amante. Tomó narcóticos y prendió su casa. Romand fue rescatado por los bomberos, sobrevivió a una semana en coma y finalmente fue condenado en 1996 a cadena perpetua.

Hoy, a los 64 años, el tristemente célebre asesino desea recobrar su libertad. Jean-Claude Romand, liberado de su mentira, quiere pasear sin cadenas por los suelos de Francia.

Te puede interesar