Estados Unidos: Acusación a rusa de ofrecer sexo para espiar era falsa

Justicia de Estados Unidos admite que acusó erróneamente a Maria Butina de ser una espía rusa que se involucraba con altos cargos ofreciendo sexo.

Justicia de Estados Unidos admite que acusó erróneamente a Maria Butina de ser una espía rusa que se involucraba con altos cargos ofreciendo sexo.

En Estados Unidos, la joven rusa de 29 años, Maria Butina, fue acusada de ofrecer sexo a políticos estadounidenses para acercarse a los altos mandos del Partido republicano. Después de calificarla como una espía rusa, autoridades del país norteamericano la detuvieron por “promover los intereses de la Federación de Rusia”.

La rusa es conocida por realizar una campaña de apoyo al uso libre de las armas en Estados Unidos. Se conoce que ella ha mantenido reuniones con organizaciones del derecho a portar armas, entre ellas, la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y que le preguntó a Donald Trump, en una conferencia, sobre las sanciones a Rusia. En esa ocasión, el presidente descartó que el país euroasiático necesitara alguna penalidad.

La acusación que presentó la fiscalía fue la de “influenciar a republicanos poderosos, mientras en secreto se mantenía en contacto con agentes de inteligencia rusos, un funcionario ruso de alto nivel y un oligarca multimillonario cercano al Kremlin”, según la versión de agencias internacionales. El Ministerio Público de Estados Unidos basó su acusación en unos mensajes de Maria Butina.

Los mensajes eran parte de dos conversaciones. En una de ellas, uno de sus amigos le habría pagado un seguro de automóvil y le escribió: "No sé cuánto me debes por este seguro". “Sexo”, ella le respondió, según recoge Univisión. Este amigo era un relacionista público de la misma organización que fundó la joven de Rusia. Otra de las conversaciones de Maria Butina a la que hicieron referencia, fue una en la que la joven rusa describía a un novio que le doblaba la edad y que no apreciaba.

Hoy la fiscalía admite que estas conversaciones pudieron ser malinterpretadas, y que acusaron erróneamente a Maria Butina de ofrecer sexo para involucrarse en las altas esferas de la política. Sin embargo, no han descartado que sea espía de Rusia.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO