Holanda: agricultor desechó un millón de pimientos porque le parecían 'feos'

Noticia se hizo viral luego de que la fotografía del cargamento desechado de pimientos fuese publicado en Twitter. Se ha desatado una controversia acerca del desperdicio de alimentos. 

Noticia se hizo viral luego de que la fotografía del cargamento desechado de pimientos fuese publicado en Twitter. Se ha desatado una controversia acerca del desperdicio de alimentos. 

Un cultivador de Holanda botó aproximadamente un millón de pimientos en uno de sus campos debido a que él mismo no los consideraba 'vendibles'. La razón fue por el color que tenía (unas manchas en su piel) debido a la fuerte ola de calor que se vive en el verano. Otra de las razones por las que esta noticia se convirtió rápidamente en viral fue que las verduras eran perfectamente comestibles, según detalla el medio español El País. 

La imagen de una montaña de vivos tonos rojos en un amplio terreno fue subida a través de la cuenta de Twitter del colectivo Kromkommer y causó múltiples reacciones en las redes sociales. El campo tiene su ubicación en Baarlo, al sureste de Holanda donde, según Erik Gubbels, dueño de la cosecha, ha afirmado también que las altas temperaturas de la estación ha afectado asimismo a los pepinos y tomates de su invernadero. 

A raíz de ello, KromKommer ha publicado lo siguiente para despertar conciencia a la ciudadanía: "Un 30% de nuestra comida se tira a la basura, la mayoría fruta y verdura, mientras hay sitios donde pasan hambre. Y casi la mitad de esos alimentos, sanos y ricos, no llegan a la mesa". Por ello, gran cantidad de usuarios ha destacado a través de sus comentarios que comerán más frecuentemente pimientos y otra clase de alimentos

De acuerdo con la Universidad de Wageningen, en este país se tiran alrededor de dos millones de toneladas de comida al año siendo "un 2% de las mismas por motivos estéticos". Gubbels, por su parte, solo ha afirmado que su decisión obedecía a que el lote de pimientos no entraba siquiera en la Categoría 2 de las normas de calidad de la Comisión Europea para comercializar frutas y hortaliza, siendo esta segunda la que admite "“malformaciones y defectos de desarrollo".

s

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO