Expedición de la NASA: Nunca tan cerca del Sol

Avances. La nave de la Nasa Parker Solar Probe camina al espacio con la misión de acercarse y comenzar a desentrañar los misterios de esa estrella que hace posible que vivamos en la Tierra, pero que también nos causa algunos problemas.

12 Ago 2018 | 6:30 h

Avances. La nave de la Nasa Parker Solar Probe camina al espacio con la misión de acercarse y comenzar a desentrañar los misterios de esa estrella que hace posible que vivamos en la Tierra, pero que también nos causa algunos problemas.

Madrid

El sol es el protagonista del verano y es probable que en estos momentos esté usted disfrutando -o intentando huir- de él. Si está agobiado por las altas temperaturas, imagine el calor que sentiría si llegara a tocar nuestra estrella. Pues bien, una sonda espacial va a experimentar esa situación. Si todo sale según lo planeado, la nave de la NASA Parker Solar Probe parte este sábado a las 9.33 (hora peninsular española) desde Cabo Cañaveral, en Florida, con la misión de acercarse al sol mucho más de lo que ninguna otra sonda ha hecho hasta ahora.

Si lo consigue, será la primera vez que un objeto construido por el hombre explore la corona solar, es decir, el halo o parte más externa de la estrella, la que solo vemos cuando hay un eclipse total. Será también la nave espacial más rápida de la historia, pues se espera que en algunos momentos alcance los 700.000 kilómetros por hora.

PUEDES VER NASA lanzó nave que tendrá la difícil tarea de 'tocar' el Sol [VIDEO]

Parker tendrá siete años para desentrañar los grandes misterios que rodean al Sol y comprender mejor su funcionamiento. Y es que la misma estrella que hace posible que vivamos en la Tierra también nos causa algunos problemas, sobre todo ahora que dependemos tanto de tecnologías como la de los satélites de comunicaciones.

"Uno de los objetivos de la sonda será estudiar fenómenos transitorios del Sol como las fulguraciones y las eyecciones de masa coronal, que aceleran partículas de alta energía. Cuando estas llegan a la Tierra pueden alterar el campo magnético y afectar a tecnologías como el GPS, pero también a instrumentos de perforación del suelo y a las redes eléctricas", relata desde EEUU el astrofísico español David Lario, uno de los investigadores de la Universidad Johns Hopkins, que ha hecho posible esta misión de la NASA.

Joe Giacalone, astrofísico de la Universidad de Arizona, estima que en un solo segundo el Sol emite la energía equivalente a toda la energía consumida por EEUU durante un año multiplicada por un millón: "Todas las formas de energía, a excepción de la energía atómica, en última instancia provienen del sol", dice Giacalone.

Según explica Javier Rodríguez-Pacheco, astrofísico de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid) y miembro del comité científico de la misión Parker Solar Probe, "el núcleo del Sol es su generador de energía y allí se cree que hay temperaturas por encima de los 10 o de los 15 millones de grados". Por otro lado, la superficie del Sol o fotoesfera está a unos 6.000 grados centígrados, mientras que la corona, que es la estructura exterior, está a un millón de grados. La sonda Parker trabajará en la corona. ¿Cómo podrá trabajar esta sonda del tamaño de un coche sin achicharrarse? La clave es la combinación de tres elementos. "El mecanismo principal es un escudo térmico realizado con un compuesto de carbono, que es un material muy ligero, y que solo tendrá 12 centímetros de grosor. Cuando la nave se acerque al Sol, se espera que delante del escudo haya 1.400 grados. Detrás del escudo hay unos 300 grados y un sistema de radiadores los reducirá a 30 grados, que es la temperatura a la que operarán los instrumentos internos", explica Lario. Dos instrumentos, no obstante, quedarán expuestos: un artefacto para medir el viento solar y un conjunto de cuatro antenas que miden las fluctuaciones del campo magnético.

NASA Sol

Te puede interesar