Mundo

La reacción del expresidente del Miss Venezuela ante ola de escándalos

La Republica
Marianhe Araque

Tras confesiones de corrupción, trata de blanca y prostitución en las redes sociales por parte de varias exmises, esto fue lo que dijo el expresidente del Miss Venezuela, Osmel Sousa

El expresidente del concurso de belleza Miss Venezuela Osmel Sousa negó haber actuado en perjuicio de algunas candidatas como se ha sugerido en las últimas semanas en el país, luego de que varias exparticipantes se acusaran entre ellas de haber recibido favores de empresarios cercanos al Gobierno.

"Me parece inaudito que yo tenga que negar algo que de por sí es absolutamente e inherentemente falso, pero para efectos de claridad y responsabilidad lo digo: en ningún momento yo he actuado en perjuicio de ninguna de las miles de candidatas que pasaron bajo mi mando", indicó Sousa en una publicación de Instagram.

PUEDES VER Venezuela: militares controlan la comida, 12 ministerios y seis estados


El llamado "zar de la belleza" remarcó que su trabajo durante 40 años al frente de este certamen estuvo siempre orientado a "proteger a las candidatas por encima de todo hasta llegar al punto de la sobreprotección" y aseguró que de ello pueden dar fe "miles" de exmises.

"El trato y la interacción con todas las candidatas por supuesto que no fue por igual ya que cada quien tiene su propia personalidad y las actitudes difieren, pero el respeto a ellas como personas y las exigencias para con ellas como profesionales y representantes de los valores y belleza de la mujer venezolana siempre fueron el común denominador", prosiguió.

Varias 'exmises' se acusaron también de haber trabajado en el pasado para una fundación de Diego Salazar, un primo del expresidente de la estatal petrolera PDVSA, Rafael Ramírez, que está preso por supuesto lavado de dinero en la Banca Privada de Andorra.

Ante ello, los responsables de la llamada 'fábrica de reinas' decidieron suspender las selecciones de candidatas para este año, cerrar la casa en las que son preparadas, aumentar los controles internos y buscar a los responsables de las supuestas faltas éticas