Adiós a la guerrera de las favelas

Redaccionlr
h
Marielle Franco

Conmoción. Mujer negra, feminista, bisexual, madre soltera de izquierda y defensora de los derechos humanos, Marielle Franco, murió a tiros en Río. Se oponía a Temer, a la presencia militar y al abuso policial.

“El mensaje fue para la favela, no fue ni siquiera para la izquierda blanca y machista de Río de Janeiro. Los que la mataron no se dieron ni el trabajo de fingir un crimen común. El mensaje al pueblo de las favelas es: "¡Cuídense, ustedes no tienen espacio, no salgan, no griten, no denuncien!". Eso opina el amigo de Marielle Franco y director del Centro de Estudios y Acciones Solidarias de la favela Maré, Lorenço da Silva, conmocionado aún por el asesinato de la dirigente del PSOL.

Da Silva cree que la muerte fue una reacción de los sectores armados del Estado al ascenso de una mujer de la favela que alzaba la voz.

PUEDES VER Balas que mataron a Franco las “robaron a la Policía”

Marielle logró dar visibilidad a las causas de la comunidad. En medio del miedo y la conmoción, los habitantes de la Maré y las amigas de Marielle, lamentan su pérdida. "Los que no la conocían ni política ni laboralmente, se paraban en la calle y se abrazaban. La favela está de duelo".

"Es un intento de acallar no solo a la mujer, sino también a la representación de la mujer negra y de las favelas. La gente se está haciendo visible y cobrando fuerza en política. Es como si nos hubiesen arrancado un trozo de nosotros, debemos continuar", dice Joelma.

Una integrante del colectivo "Fala Akari", que denuncia violaciones de derechos humanos cometidos por fuerzas policiales en la comunidad, dice que los habitantes de la región estaban muy asustados.

"Nos sentimos al mismo tiempo amenazados y con más ansias para luchar. Nuestra organización tiene una postura apolítica, pero Marielle era una voz muy importante que ayudaba a hacer oír más nuestro grito", afirmó.

"Su cuerpo puede haber muerto, pero no vamos a dejar morir su voz. Si no otras mujeres negras no van a tener el coraje de pronunciarse al respecto", opina Tereza Onán.

Marielle Franco, surgida de las favelas, negra, bisexual y con gran poder de convocatoria, encarnaba un nuevo tipo de liderazgo en el partido y en la política brasileña. La concejal asesinada el miércoles era una dirigente atípica del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), formado en 2004 por ex miembros del Partido de los Trabajadores (PT) disconformes con las políticas del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los disidentes criticaban el "continuismo" de las políticas adoptadas por Lula en su primer año de gobierno para ganarse el favor de los mercados. En el grupo, que acabó expulsado del PT en 2003, figuraba la senadora Heloísa Helena, candidata presidencial en 2006.

Actualmente, el PSOL cuenta con seis diputados federales. Entre sus figuras más conocidas figura Jean Wyllys, que en abril del 2016 escupió en la cara del ultraderechista Jair Bolsonaro, después que este elogiara a un torturador.

Paradójicamente, el PSOL, definido por muchos como un partido de ultraizquierda, obtuvo sus mejores resultados en los barrios de clase media y alta de Río. Marielle Franco tenía un electorado propio, independiente de su pertenencia al PSOL, según el politólogo Alberto Almeida, del instituto Analise.

Ella supo "abrazar los temas de varias minorías y combatir la violencia policial, una causa muy importante en un lugar muy violento".

"Cría de la Maré”, como le decían, porque era nacida en esa favela, se convirtió en una activista por los derechos humanos y contra el abuso policial, luego de la muerte violenta de una amiga.

Fue madre a los 19, la misma edad que hoy tiene su hija. "¡Mataron a mi madre y a 46 mil electores más! Seremos resistencia porque fuiste lucha", escribió su hija en Twitter.

Hoy Brasil llora a la líder. La cabeza de Marielle, cubierta de ancestralidad, de ideas de igualdad racial, social, sexual y de género era el blanco de sus enemigos políticos.

Marielle era la voz contra la violencia institucional y el abuso policial en las favelas, y era el apoyo a sus víctimas.

Criticó la intervención militar ordenada por Temer y fue asesinada como tantas víctimas a las que representa. Hoy muchos de los que la apoyaron gritan por ella, gritan contra la barbarie.❧