Facebook: joven adicta a las drogas se arrancó los ojos por insólita razón

Bajo los efectos de las drogas, la mujer se autolesionó y quedó completamente ciega. Ahora lucha por acostumbrarse a su nueva vida.

13 Mar 2018 | 1:19 h

Cambio de vida. Kaylee Muthart, una joven estadounidense de 20 años llevó su adicción a las metanfetaminas al extremo. En un estado de total descontrol, la mujer se arrancó sus dos ojos frente a una iglesia en Anderson, Carolina del Sur, Estados Unidos.

PUEDES VER Tumbes: Drogadicto asesinó a un anciano por venganza

El terrorífico hecho ocurrió apenas un día antes de ingresas a un centro de rehabilitación. Muthart ingirió una fuerte dosis de la peligrosa droga y perdió el control de sí mismo a tal punto de quitarse ambos ojos. La mujer contó una historia sin sentido, propia de una alucinación, para explicar el motivo de su acto.

"Pensé que todos los que habían muerto estaban atrapados en sus tumbas, que Dios estaba solo en el cielo, y que yo tenía que sacrificar algo importante para poder liberar a todos en el mundo en favor de Dios", contó. "La droga hizo que el mundo se volviera más oscuro, tomó todo aquello en lo que creía y lo distorsionó para obligarme a sacarme los ojos", acotó.

Insistió en que solo hacía lo que Dios le ordenaba, pese al sufrimiento que este le iba a provocar. "Daba miedo, no entendía lo que Dios quería de mí, pero me hacía sentir que debía ser yo quien lo hiciera. Y me alegré de hacerlo, porque siempre tuve un gran corazón y nadie me devolvió ese amor", recordó.

En otra parte de su narración, la joven contó que cuando estuvo frente a la iglesia sintió que el tiempo para salvar al mundo se acababa, por lo que procedió con su doloroso acto.

"Pensé que me estaba sacrificando por el mundo", dijo. "No escuché voces, pensé que era real. Procedí a sacarme los ojos con mis manos: los giré, los jalé y los aplasté. Le dije al pastor que apareció: reza por mí, quiero ver la luz, reza por mí", detalló la joven.

Momentos después, unos agentes policiales la auxiliaron, donde los médicos le confirmaron lo que era previsible: se había quedado completamente ciega.

Luego de su recuperación, la joven trata de empezar una nueva vida, acostumbrándose a todo lo que significa no tener visión. "Es la misma vida, pero estoy aprendiendo todo de una nueva manera. La vida es más bella ahora, la vida es más hermosa de lo que era con las drogas. Es un mundo horrible en el que vivimos", sostuvo la joven.

Te puede interesar