El puente a una dura realidad: el éxodo venezolano reta a países de Latinoamérica

Problema. Los casos de Cúcuta y Roraima en Colombia y Brasil grafican al máximo el problema que causa la masiva migración desde Venezuela. Insuficiente capacidad de infraestructura y servicios en los países de acogida, y el peligro de la xenofobia y la explotación asoman al frente. El problema en algunas regiones ya roza la crisis humanitaria.

Problema. Los casos de Cúcuta y Roraima en Colombia y Brasil grafican al máximo el problema que causa la masiva migración desde Venezuela. Insuficiente capacidad de infraestructura y servicios en los países de acogida, y el peligro de la xenofobia y la explotación asoman al frente. El problema en algunas regiones ya roza la crisis humanitaria.

AFP, EFE

Unos buscan comida y medicamentos forzados por la escasez. Otros no piensan volver. Miles de venezolanos pasan la frontera hacia Colombia desafiando nuevos controles migratorios impuestos por el gobierno de Juan Manuel Santos. "Es un éxodo (...). Hay que cruzar a Colombia a buscar medicinas y alimentos. Es obligatorio", dijo Alí Prieto, entre la multitud que esperaba atravesar el puente internacional Simón Bolívar, que enlaza a las poblaciones de San Antonio (Venezuela) y Cúcuta (Colombia).

Desde el viernes se registran en este punto largas filas, envueltas por momentos en el caos debido a nuevos obstáculos legales. Alí Prieto, junto con un familiar, pretende abastecerse de comida en Cúcuta y regresar a su casa en San Cristóbal, ciudad vecina de San Antonio. No critica los reforzados controles migratorios, pues considera que Colombia "ha sido muy hospitalaria ante la tragedia que vivimos".

Suspenden el permiso temporal

El gobierno colombiano suspendió esta semana la emisión de las Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), que facilitaban el tránsito de venezolanos en la zona limítrofe. Seguirán vigentes, sin embargo, las expedidas hasta el momento, y quienes no las tengan deben presentar pasaporte. La medida ha sido acompañada por mayores restricciones a lo largo de los 300 metros de trayecto en el puente internacional. Se hacía en minutos, ahora puede llevar más de una hora.

Yommy Cristaldo no regresará. "Me voy del país por mejoras para mi familia y el futuro de mis niños", contó este hombre de 31 años, cuyo destino es Bogotá. Sus ingresos como textilero en Caracas, disueltos por la hiperinflación (13,000% para este año según el FMI), son insuficientes para vivir.

Otros se van más lejos. Giovanni Caserta tiene un año planificando su viaje desde la ciudad de Maturín, al otro costado de Venezuela, y llegó el momento de hacerlo, porque no "aguanta más". Colombia es para él la primera escala de una travesía de siete días en autobús rumbo a Argentina.

El ingreso mínimo mensual es de unos 3,5 dólares a la cotización del mercado negro, que únicamente alcanza para comprar un poco más de dos kilos de carne.

Alí descarta imitarles. Este ex trabajador público -ocupó un cargo en la agencia tributaria- dice que seguirá fiel a la tierra en la que nació, aunque comprende a quienes deciden migrar. "Entiendo a todos los que se están yendo", se lamentó. Su voz se corta, mientras trata de resistir el llanto.

Según el alcalde de Cúcuta, César Rojas, unos 25.000 venezolanos pasaron la víspera hacia territorio colombiano.

Envían fuerza pública a la frontera

Fue el jueves que Colombia anunció nuevos controles migratorios y de seguridad en la frontera con Venezuela.

Ese día, el presidente Juan Manuel Santos también ordenó el envío de 2.120 nuevos miembros de la fuerza pública para que custodien los 2.200 kilómetros de la frontera.

Vamos a "poner más controles migratorios y que esos controles sean más estrictos, que la entrada de venezolanos sea controlada", declaró en la ciudad fronteriza de Cúcuta.

Los efectivos -de tierra, aire y mar- que serán desplegados "tendrán como principal objetivo mejorar el control sobre las trochas" por donde cruzan de forma irregular cientos de migrantes y además operan bandas delincuenciales y de contrabando, agregó.

En adelante, los venezolanos deberán tener pasaporte o tarjeta migratoria para ingresar a territorio colombiano. Además, los que ya viven aquí deberán registrarse. Según Migración Colombia, más de 550.000 venezolanos están en territorio colombiano de forma regular o irregular. La entidad proyecta que la cifra superará el millón a mediados de año.

Santos se refirió a la situación en ese país como una "tragedia" y llamó a los colombianos a evitar la xenofobia y actos "hostiles" contra los venezolanos.

En el Brasil hay un drama humanitario

También el gobierno brasileño adoptó una serie de medidas pero para facilitar la estadía de decenas de miles de venezolanos que huyen de la crisis en su país. Aquí se desea combatir situaciones de xenofobia.

"Hay una preocupación permanente por los refugiados venezolanos", afirmó el presidente Michel Temer, que esta semana firmó un decreto que otorgará un documento de identidad provisorio a los venezolanos que estén tramitando su refugio en Brasil.

Ese documento reemplazará al "protocolo" entregado hasta ahora, "una hoja A4 con una foto, sello de la policía federal y una larga secuencia de números que no caben en ningún sistema", dijo el padre italiano Paolo Parise, de la organización católica Missao Paz. En 2017, 17.865 venezolanos pidieron refugio en Brasil, la mayoría de ellos en el estado fronterizo de Roraima (norte).

La alcaldía de Boa Vista, capital de Roraima, estima que unos 40.000 venezolanos se han instalado allí desde que comenzó la crisis en el país vecino. Acampados en las calles o en casas de refugios, los venezolanos son acogidos por el gobierno local, pero este se ha visto desbordado por el gran flujo de personas.

"El Ministerio Público ha recibido noticias de hechos graves (...), casos de xenofobia, trabajo esclavo, tráfico de personas y de impedimento de acceso a los servicios públicos", afirmó la fiscal general de Brasil, Raquel Dodge.

Esta semana se reportaron al menos dos incendios con heridos en casas donde se alojan venezolanos en Boa Vista. La policía investiga si fueron intencionales, tal como denuncian las familias.

Los ministros de Defensa y de Justicia y el jefe de Inteligencia se reunieron el jueves con la gobernadora de Roraima para discutir la situación.

"Es un drama humanitario. Estas personas están siendo expulsadas de su casa, de su país, debido a la ausencia total de condiciones para permanecer allí", afirmó el titular de Defensa, Raúl Jungmann.

El gobierno desea realizar un censo y trasladar desde marzo a una parte de los 40.000 venezolanos a otros estados.

Este problema podría agravarse en Roraima

Roraima carece de estructura suficiente para atender esta ola migratoria que podría agravarse. Para Paolo Parise, el traslado a otros estados debe hacerse con planificación, poniendo en práctica las lecciones de la ola migratoria de haitianos que Brasil enfrentó otros años. "Es preciso preparar el lugar de acogida y dialogar con los inmigrantes para saber los vínculos que hay entre los diferentes grupos y familias", apunta.

Recomienda involucrar otras áreas del gobierno como Educación y Cultura, para "ayudar a crear una cultura de acogida, de valorización de las diferencias, para recuperar la historia de inmigración en Brasil".

"Esta migración va a darle un nuevo rostro a Brasil en los próximos años", opina. 

Puntos

En cifras

40 mil venezolanos están en Boa Vista, capital del estado de Roraima, en Brasil.

550 mil venezolanos están en Colombia de forma regular o irregular, según Migraciones.

2.120 efectivos de seguridad ha enviado el Gobierno colombiano a la frontera.

Normas de otros países para los migrantes venezolanos

Argentina ha decidido convalidar los títulos universitarios de Venezuela, ante la gran cantidad de solicitudes recibidas de parte de profesionales de ese país y a falta de un convenio bilateral de homologación, según el ministerio de Educación.

También el Perú ha dado disposiciones a favor. El Gobierno amplió hasta el 30 de junio del 2019 el plazo para solicitar el Permiso Temporal de Permanencia (PTP) para venezolanos que hayan ingresado al país hasta el 31 de diciembre del 2018.

La aerolínea ecuatoriana Tame dejó de volar a Venezuela por falta de pasajeros e "importantes" pérdidas económicas por dificultades para repatriar sus ingresos, dijo el gerente general de la compañía, Octavio Pérez.

Te puede interesar