La construcción es un gran contaminante, principalmente por el gasto de energía (CO2). Por eso, ahora el ser humano poco a poco viene apostando por la construcción ecoamigable, con la finalidad de proteger el medio ambiente en todo el mundo.

Un informe sobre construcciones indica que los beneficios de una construcción ecoamigable con el medio ambiente son claros: la preservación de los recursos naturales que garanticen la vida para las generaciones futuras y un medio ambiente más sostenible en el presente. ¿Pero por qué se caracteriza una construcción encoamigable en el rubro de arquitectura?

Puedes ver: ¿Qué arreglos hacer si tu casa es pequeña?

Fuentes de energía renovables

Es importante saber que un edificio ecoamigable usa fuentes de energía renovables. Por ejemplo, puedes optar por usar molinos de viento o celdas fotovoltaicas aprovechando el fuerte sol con el que se cuenta en las distintas ciudades del norte. O iluminación LED que consume hasta un 80% menos que los focos tradicionales.

Muebles de casa con tableros reciclados

Los especialistas consultados por Metro Cuadrado, recomendaron utilizar materiales que sean productos del reciclaje. Los tableros OSB son uno de ellos, ya que están hechos de virutas de madera y tienen una gran apariencia. Si usas productos de madera recuerda preguntar si las mismas tienen certificación FSC, que indica que viene de un bosque manejado responsablemente.

Los especialistas consultados por Metro Cuadrado, dijeron también que la construcción ecoamigable es la interacción que tiene el ser humano con el medio ambiente, es decir una arquitectura sostenible, verde y ecológica.

Lee también: Tips para tarrajear una pared de ladrillos

“Esto viene de nuestros antepasados, por ejemplo en la cultura Mochica, donde emplearon el adobe y la quincha. Ahora tenemos que usar los recursos (no renovables) que se puedan mantener en el tiempo y no hacer un abuso de ellos”, explicaron.

la construcción eco-amigable se enfoca en la elección de la mejor ubicación para realizar el proyecto, con el fin de evitar destruir algún ecosistema y aprovechar al máximo el uso de los recursos naturales, como el viento y energía solar. El fin es que la edificación se integre al espacio ya existente.

“El diseño está orientado a mejorar el ambiente familiar o laboral. Además, se busca que la vida dentro de estas viviendas sea de calidad, por ejemplo, emplear grandes ventanas donde la luz del sol ilumine los espacios de una forma más natural, o creando pasillos curvos en vez de rectos”, finalizaron los especialistas.