ELECCIONES 2022 - Por primera vez Minedu no suspenderá clases escolares a nivel nacional
Mascotas

¿Qué cuidados debo tener con mi mascota en verano?

Conoce aquí algunas recomendaciones que debes seguir para que mantengas saludable a tu mascota durante esta temporada de calor.

Los animales, al igual que los humanos, pueden sufrir golpes de calor que perjudican su salud. Foto: Unsplash
Los animales, al igual que los humanos, pueden sufrir golpes de calor que perjudican su salud. Foto: Unsplash
Lucía Castro

El verano puede ser un etapa muy difícil para nuestros perros o gatos. Las altas temperaturas generan un impacto negativo en su salud, por lo que es fundamental mantener ciertos cuidados en su hidratación y temperatura, ya que pueden sufrir golpes de calor.

La veterinaria Cynthia Tello, de Dermivet, y el veterinario César Herrera, de Mascotas Club, recomiendan a los dueños de las mascotas estar al tanto de los momentos de calor o bochorno de sus animalitos. “Se debe evitar ponerle ropa y debemos mantenerlos en lugares frescos, ya que donde menos van a querer estar ellos es su cama e, incluso, dejan de comer o comen al final del día”. Asimismo, la especialista en dermatología ofrece los siguientes consejos.

Recomendaciones para mascotas en verano

Hidratación

En el caso de los perros, su bebida debe estar fresca, limpia y renovarse dos o tres veces al día. Es importante mantenerlas en temperatura ambiente libre de polvo y que no esté bajo el sol, ya que “puede recalentarse y crear problemas digestivos incluso”, señala el veterinario.

Por otro lado, la especialista señala que los gatos son un poco más “exquisitos”. “No les gusta tomar agua de platitos, sino a veces de caño, por lo que a ellos hay que cambiarles su bebida de 4 a 5 veces al día”. Asimismo, la veterinaria resalta que es preferible cambiarle el agua antes que echarle hielo a sus platos de agua.

Paseos

La experta sugiere que los paseos no varíen en cuanto a cantidad, pero sí deben variar la hora de salida. “Ellos tienen en su cabeza ya mapeado a qué hora les toca su paseo y regulan sus necesidades a eso. Por ello, se les debe sacar, pero no entre las 10.00 a. m. y 3.00 p. m., ya que en ese horario pueden sufrir golpes de calor o quemadura en las patitas”, apunta la experta.

Asimismo, el Dr. César recomendó contar con un bebedero portátil si se salía fuera de casa con el perro para mantener la hidratación.

Corte de pelo

Muy opuesto a lo que se piensa, no es conveniente que se haga un corte de pelo a las mascotas en verano. “Lejos de generar que se sientan más frescos, genera un efecto contrario y tendrán mucha más calor. La función del pelo es aislar el calor en el verano y, en el caso de invierno, protegerlos y mantenerlos más cálidos. Dependiendo la estación, el volumen del pelo disminuye o baja por sí solo”, menciona la veterinaria

Baños

En un perro que no tiene problemas dermatológicos se le puede bañar cada dos semanas, mensual o como mínimo cada 10 días en verano. Sin embargo, “los que sí sufren de afectaciones de piel es fundamental que sus baños sean más frecuentes. Esto depende del especialista que los ve, pero puede ser de tres a cada cuatro días. Estos baños ayudan a refrescar su piel”, puntualiza la doctora Tello.

Golpe de calor

El golpe de calor es cuando se eleva la temperatura normal de un perro. De 38º o 38,5º puede pasar a 40º o 41º, lo que es una señal de alerta. “Ellos no tienen glándulas sudoríparas. En el caso de los perros no sudan y se temperan mediante el jadeo. Cuando sucede esto, tenemos que llevarlo al veterinario con urgencia. Incluso si la mascota es obesa y le da golpe de calor puede morir”, resalta la especialista.

Finalmente, aconsejó que se puede ayudar a la mascota, hasta que se llegue al centro de salud, con un baño de agua fría (no helada) para aliviarla un poco.

Alimentación

El veterinario Herrera recomendó estar atentos en cuanto al horario de sus comidas y no cambiarle la hora en se les alimenta. Asimismo, resaltó que la comida debe ser fresca del día y que no se guarde de un día para otro, pues por el calor los insectos pueden contaminar la comida y hacer que proliferen más bacterias.