EN CAJAMARCA - Rondas campesinas secuestran a reportero de Cuarto Poder AVANZA A CUARTOS - Melgar venció 2-1 a Deportivo Cali

Ayacucho: Accomarca sepulta a sus víctimas

37 años después. La violencia armada que los peruanos sufrimos de 1980 al 2000 generó solo en Accomarca, en Ayacucho, un total de 114 desaparecidos. De ellos, ayer se sepultaron, simbólicamente, a 38 personas entregadas en 37 ataúdes, pues sucede que hay un nonato que está en el osario con la madre que, entonces, tampoco pudo escapar de la masacre. De algún modo, en este caso, el Estado ha reparado en parte a los familiares de los protagonistas de este capítulo doloroso de nuestra historia. La búsqueda de otras víctimas del terror continúa.

Pena inmensa. La vista aérea captada desde un dron permite apreciar, en parte, la magnitud de la desgracia. Familiares tuvieron oportunidad de despedirse de aquellos a los que durante 37 años buscaban sin cesar. Foto: John Reyes/La República
Pena inmensa. La vista aérea captada desde un dron permite apreciar, en parte, la magnitud de la desgracia. Familiares tuvieron oportunidad de despedirse de aquellos a los que durante 37 años buscaban sin cesar. Foto: John Reyes/La República
La República

Textos y fotos: John Reyes, enviado especial a Accomarca

Gesto

Los 37 féretros de 38 ciudadanos de Accomarca partieron hacia su sepultura definitiva desde el local que está a punto de ser el templo principal de esta ciudad, tan golpeada por estar entre dos fuegos.

Foto: John Reyes/La República

Tragedia

El señor Flores perdió a su esposa y dos hijos en la matanza. Él no sabía dónde estaban los cuerpos. Ayer recibió los féretros de ellos.

Foto: John Reyes/La República

Fúnebre

Momento en el que los sobrevivivientes cargan los ataúdes de los suyos e inician el recorrido fúnebre hacia el cementerio. La pena era inmensa.

Foto: John Reyes/La República

Homenaje

La participación de la comunidad de Accomarca en el sepelio de las víctimas permitió que el ritual respectivo no dejara de ser emotivo.

Foto: John Reyes/La República

Inconsolable

Con fotos de las víctimas en sus manos, comuneros de Accomarca marcharon reclamando sanción para los responsables de la masacre. Hoy algunos ya saben dónde podrían estar sus desaparecidos.

Foto: John Reyes/La República