EN VIVO - FC Barcelona vs. Dinamo Kiev: minuto a minuto del partido por la Champions League

Aguas negras se desbordan en Puno

Problema. Lagunas de oxidación alcanzaron su máximo volumen debido a fuertes lluvias. Población de Chilla exige a autoridades solucionar problema, ya que aguas contaminadas pueden llegar a sus viviendas.

La Republica
Contaminación de río coata. Con el desborde de las lagunas de lixiviación aumentó la contaminación del río Coata. Los agricultores exigen al gobierno soluciones urgentes.
Liubomir Fernández

Colapsaron las ocho lagunas de oxidación de Juliaca, debido a las fuertes precipitaciones pluviales. El desborde provocó que varias hectáreas de terreno eriazo se inunden con aguas negras. Los vecinos del sector de Chilla, protestaron no solo por el mal olor en el ambiente, sino porque las heces fecales quedaron flotando.

Ahora, el ingreso de residuos sólidos al río Coata, es más directo. Hasta antes de este hecho, los desagües se asentaban en pozas y el agua servida pasaba por un proceso de decantación para para su purificación natural. Aun así, los niveles de contaminación en el referido afluente eran elevados. Ahora, el foco infeccioso es mayor.

Los vecinos de Chilla, pidieron a las autoridades solucionar el problema. Indicaron que el nuevo espejo de agua de desagüe amenaza con extenderse debido a las fuertes lluvias que se registran en esta parte del país.

“Unos metros más y el agua de los baños de Juliaca, va llegar a mi casa. Queremos medidas urgentes. Años y años y seguimos con el mismo problema”, aseguro Amelia Huanca, pobladora de Chilla.

El gerente general de Seda Juliaca, Manuel Zevallos Aroni, informó que en los siguientes días se bombeará las aguas a su cauce natural.

Precisó que el problema se debe a que la mayoría de usuarios tiene conectado sus canales de agua pluvial al sistema de desagüe. Otro factor que contribuyó al desborde, es que las lagunas están colmatadas de un metro y medio de lodo. Cada poza tiene una profundidad de 2.5 metros. La descolmatación está a cargo de la empresa JAST.

Hasta antes del periodo de lluvias, a las lagunas de oxidación ingresaban cerca de 300 litros de agua residual. Con las lluvias, hubo un incremento de cerca de 400 litros por segundo.

Manuel Zevallos, dijo que el problema se corregirá en el menor tiempo posible. Sin embargo, dejó entrever que era inevitable por las fuertes lluvias.

La población del distrito de Coata, pidió tomar medidas urgentes. “Ahora parece un río de desagüe”, se quejó Félix Suasaca, dirigente del comité de lucha de la cuenca de Coata. Suasaca, demandó que cuanto antes se construyan las plantas de tratamiento de aguas residuales. El proyecto está a cargo de la empresa mexicana Fypasa. El Ministerio de Vivienda Construcción y Saneamiento, informó que ya aprobó el expediente del primer componente. La obra comenzaría en un año.