Apu Siqay: el divino ascenso

12 Oct 2020 | 5:06 h
Trayecto. La caminata para llegar a la cúspide dura entre una hora y media o dos horas.  Foto: Aldair Mejía / La República
Trayecto. La caminata para llegar a la cúspide dura entre una hora y media o dos horas. Foto: Aldair Mejía / La República

A las puertas del cielo. Luego de varios meses de permanecer sin recibir a nadie, producto del confinamiento social, el circuito de colchón de nubes de Apu Siqay (Divino Ascenso), en Villa María del Triunfo, reabrió sus puertas. Llegar a la cima de sus paradisiacas montañas implica escalar a 1.200 metros sobre el nivel del mar. Pero vale la pena: la vista del atardecer lo premia.

Texto y fotos: Aldair Mejía

Cielo rojo y naranja

El mejor horario en el Apu Siqay es a las 5:30 de la tarde. El sol comienza a esconderse y las nubes se aglomeran. Desde ahí se observa tres distritos: Villa María del Triunfo, La Molina y Pachacámac.

Trayecto

La caminata para llegar a la cúspide dura entre una hora y media o dos horas. Las familias visitantes aprovechan estos tramos para contemplar los animales y sus alrededores. Es un ambiente de tranquilidad.

PUEDES VER Sacsayhuaman en peligro: emergencia en el Cusco

Protocolos y precauciones

Los domingos son los días en que este atractivo turístico recibe mayor cantidad de personas desde que reabrió sus puertas: cien, en promedio. La entrada cuesta S/ 2,00. Dicho monto contribuye a mantener en óptimas condiciones el complejo turístico.

Un escape de la ciudad

Parejas, familias y amigos asisten los fines de semana, mayormente, para realizar este recorrido y escalar al mirador de Villa María del Triunfo.