EN VIVO - Uruguay vs. Paraguay: sigue el minuto a minuto del duelo por las Eliminatorias Qatar 2022

El virus y el mar

Chorrillos. Los días en el muelle artesanal de Chorrillos los días pasan lentos. Los pescadores deben idear nuevas formas de ganar dinero para sostener a sus familias.

El día a día de la pesca artesanal en Chorrillos. Foto: Javier Quispe.
El día a día de la pesca artesanal en Chorrillos. Foto: Javier Quispe.

Texto y fotos: Javier Quispe

Pedro Miguel

Ahora que muchos botes están paralizados, sus propietarios aprovechan para limpiarlos. La parte inferior de estas naves se llena de musgo. También reparan sus cascos y compran pintura para que luzcan mejor.

PUEDES VER Éxodo doloroso

GABY II

Sin la posibilidad de pescar para vender al público masivo, los pescadores de Chorrillos se ganan unos soles llevando hielo a las bolicheras que están en alta mar. La pequeña tripulación del Gaby II, todos con mascarillas, regresaba a las diez de la mañana después de cumplir esa misión. Cada día, acuden unas cien personas al muelle.

No hay pesca pero se las ingenian. Algunos se ofrecen como estibadores, para cargar hielo, otros evisceran el poco pescado que aparece en el muelle. “No nos falta para comer, podemos pescar un poco para nuestras familias, pero no podemos pagar los servicios si no ganamos nada”, dicen.

Compradores

De vez en cuando aparece uno que otro comprador en el muelle, sobre todo dueños de restaurantes. A ellos se les ofrece lo poco que tienen y que por lo general guardan para su consumo.

PUEDES VER La lucha contra el hambre en Comas

Oficios

Antes de la cuarentena, el muelle se llenaba de vendedores y público. Hoy solo acude el personal necesario. Esta señora es la única evisceradora del lugar, la que limpia el poco pescado que se pone en venta.

Espera

Los más jóvenes esperan a que los llamen para un cachuelo. El oficio más requerido estos días es el de cargador de hielo. Los mismos pescadores se pasan la voz cuando hay una oferta de trabajo en el muelle