Un espectáculo de rojo y blanco en homenaje a la patria

Rumi Cevallos
25 M07 2019 | 04:23h

El ojo del cineasta Javier Corcuera dio en el clavo cuando tras verla cantar y disfrutar de su música la incorpora entre las artistas que dan vida a su película Sigo siendo, estrenada en agosto del 2013. Y es el fino oído de Theo Tupayachi, director de la Orquesta Sinfónica del Cusco (OSC), el que también acierta cuando la invita a participar del “Concierto de gala por Fiestas Patrias”.

Rosa Guzmán

A quienes le llaman la “Diosa de ébano”, no les falta razón. Ella es Rosa Guzmán, gran cultora de la música criolla tradicional que brillará este viernes 26 de julio en el Teatro Municipal del Cusco, junto con la OSC y la batuta de Theo.

Rosa, nacida en Barranco, es hija del cantor Tato Guzmán. Fue su propia casa su mejor escuela de canto, al ser criada entre notables músicos con las vibrantes melodías del criollismo y el sabor inconfundible de nuestra comida criolla. Ella hoy es profesora en el Centro de Música y Danza de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

El espectáculo de este viernes se vestirá de rojo y blanco. Allí también ofrecerá su talento el guitarrista Gustavo Urbina, la voz de coloratura de Gladis Huamán, soprano lírica y docente de canto en el Cusco, que forma parte de Sopranos Inkas. Ella interpretará “La Chicha”, una histórica obra de los compositores de nuestro himno patrio. En los coros estarán el tenor José Luis Herencia y Giulianna Elvira Yábar, alumna de canto de Gladis Huamán.

Gladis Huamán

“La Chicha”, fue escrita entre julio y setiembre de 1820 por José de la Torre Ugarte y José Bernardo Alcedo, a propósito de la llegada del general José de San Martín a Lima, quien fue honrado con la canción al ser entonada por el pueblo el 28 de julio de 1821, el día de la proclamación de la Independencia del Perú. En 1822 fue cantada por Rosa Merino, en el Teatro Segura de Lima.