Arturo Dávila: “Si eres trans y no te vendes para la burla, no funciona”

La República
16 May. 2019 | 02:00h
Arturo Dávila | Director y productor de Trans Historias

Trans Historias se presentará este 17 de mayo en el auditorio Mario Vargas Llosa y el 19 de mayo en el auditorio de la Biblioteca Nacional en Av. Abancay. El 18 de junio podrás ver la obra en el Mali.

Te invito a ver una obra diferente, donde las personas trans no son objeto de burla. Arturo Dávila, director y productor de Trans Historias, creó junto a sus compañeros un espacio donde logra dos cosas: mostrar que todos somos iguales sin importar nuestra identidad y darle palabras de aliento a aquellos que, como él, no las encontraron en su momento. “¿No existe un colectivo en el que podamos contar nuestras vivencias? Pues lo creamos”.

¿No existía algo similar antes?

El colectivo nació de una necesidad. Dijimos: “hay que ser una obra de teatro que muestre nuestras vivencias”. El discurso político suele ser muy duro e impersonal. Se llama Trans Historias porque queremos empoderar a otros en el desarrollo de plataformas artísticas y del mismo arte.

PUEDES VER Daniela Darcourt: “El propio público hace que volvamos a los covers”

La censura a personas trans es común en nuestro país.

La prensa y algunos medios de comunicación tienen una mirada caricaturesca o te sentencian. Hablan de VIH o prostitución. Si eres trans y no te vendes para la burla, no funciona.

¿Es ser objeto de burla?

Con la obra quisimos romper con eso. Hay un mensaje claro para dos públicos. Para las personas trans es decirles que confiamos en ellos a pesar que les hayan dicho “no” toda la vida. Tenemos laboratorios de creación para que generen sus propias plataformas.

PUEDES VER Duo Idéntico: “Tenemos influencia musical como peruanos”

¿Y el segundo público?

Para el público en general. Es decirles: “soy tan humano como no crees que soy. Desde el sentimiento, somos parecidos”.

En la obra usan el lenguaje inclusivo.

Se me complica incluir todas las entidades, pero es un reto que acepto con amor. Para la RAE no existimos. Para el Estado, tampoco. La sociedad te trata como un enfermo, tu familia te expulsa. Hemos sido víctimas de violencia frente a los policías. Por eso, escuchar a alguien decir “todes” es un alivio. Para esa persona sí existimos.

PUEDES VER Carla Palacios: “Me encanta leer noticias, transmitir con el corazón, lo disfruto”

¿Es una forma de saber que esa persona no te va a rechazar?

A violentar. Es mostrar que tu existencia es válida y no eres encasillado como mujer u hombre. Nadie pelea porque la gente dice “estoy chihuán”. A nadie le fastidia, excepto cuando se trata de visibilizar una identidad.

¿Cómo ha reaccionado el público?

Esperamos que la audiencia genere conexión con lo que se está contando. Ha sido efervescente porque al final el público, gente que no conocíamos, se paraba y nos abrazaba.