Rumi Cevallos

Gas para el Cusco ¡ya!

“Es hora de dejar los discursos y trabajar para que ese gas barato y limpio llegue a todos”.

Rumi Cevallos
25 Feb 2019 | 20:36 h

"Es hora de dejar los discursos y trabajar para que ese gas barato y limpio llegue a todos".

Cuando en el 2000 se sabía que el gas de Camisea iba a llegar a Lima, emocionó a mi familia. Y cuando inicié la construcción de la casa, indiqué al maestro que incorpore tubería especial desde la calle, donde se realizaría la acometida, hasta la cocina.

Camisea produjo su primera molécula en junio 2004 y llegó a Lima en agosto de ese año. Un mes después empezó su distribución progresiva en los distritos limeños. Cuando llegó a la casa no se rompió ni una sola mayólica, todo estaba previsto para la llegada del ansiado carburante.

PUEDES VER: Somos un solo mundo

Antes usábamos GLP. Cada mes balón y medio. Actualmente el precio de uno oscila entre S/ 30 y S/ 36 en Lima. Si en la capital es ya caro, ni qué decir del precio en Quillabamba, capital de La Convención, Cusco, donde cuesta desde S/ 37. Sin embargo, paradójicamente, el balón de GLP es extremadamente más caro cerca de la zona donde se explota el gas.

Karina García Cashiri, destacada periodista de TV Quillabamba, se puso en contacto con familias de la comunidad nativa de Camisea quienes aseguran que allí, cada balón les cuesta S/ 65,00. Así de caro. Por ello, las familias en esa zona cerca de donde se extrae el gas usan leña para cocinar. ¿Injusticia? Sí, enorme.

En casa pagamos entre S/ 18 y S/ 20 al mes por el gas domiciliario. Gran ahorro para nuestra economía.

Los cusqueños y el Gran Sur ya esperaron demasiado. Es hora de dejar los discursos y trabajar de inmediato para que ese gas barato y limpio llegue a las cocinas de todos los peruanos. ¡Es urgente!

Video Recomendado

Lazy loaded component