Las mujeres que impulsaron la igualdad de género en los derechos humanos

La República

larepublica_pe

10 Dic 2020 | 16:39 h
Begum Shaista y Marie-Hélène Lefaucheux. Foto: ONU
Begum Shaista y Marie-Hélène Lefaucheux. Foto: ONU

Eleanor Roosvelt y Hansa Mehta son algunas de las personalidades que lucharon por la adhesión de los derechos de la mujeres en la carta magna de la humanidad.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, líderes del mundo se reunieron para redactar la Declaración Universal de los Derechos Humanos y evitar que un conflicto similar vuelva a pasar. La carta magna de la humanidad fue aprobada el 10 de diciembre de 1948 y contiene los derechos de todos los individuos del mundo sin distinción de género, nacionalidad o clases social.

Las mujeres no tuvieron una participación mayoritaria en este proceso, pero gracias a los aportes de Eleanor Roosvelt, Hansa Mehta, Minerva Bernardino, Bodil Begtrup, Marie-Hélène Lefaucheux, Evdokia Uralovase, Begum Shaista y Lakshmi Menon se incluyeron los derechos de este grupo vulnerable en la norma internacional.

Eleanor Roosvelt

La escritora y ex primera dama estadounidense fue una defensora de los derechos humanos y pionera del movimiento feminista. En 1946 fue la primera mujer en ocupar el cargo de delegada de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Además, presidio el Comité encargado de la redacción de “la carta magna de la humanidad, nombre que le dio a la norma en sus memorias, donde relata que trabajó día y noche para analizar cada palabra del texto. La Declaración se iba a llamar “de los Derechos del Hombre”, pero Eleanor Roosevelt, argumentó que esta denominación excluía a las mujeres y logró que se titulara “de los Derechos Humanos”.

Eleanor Roosvelt. Foto: ONU

Hansa Mehta

La activista, escritora, política y educadora social abogó por los derechos de las mujeres en la India, donde se le atribuye la aprobación de la ley que abolió el matrimonio infantil.

Hansa Mehta impulsó un lenguaje más inclusivo en la Declaración de los Derechos Humanos. Por eso, pidió que en el artículo 1, la frase “Todos los hombres nacen libres e iguales” fuera modificada y cambiada por “Todos los seres humanos nacen libres e iguales”.

Minerva Bernardino

Gracias a la diplomática dominicana e impulsora de los derechos de las mujeres de América Latina, se habla de “la igualdad entre hombres y mujeres” en el preámbulo de la Declaración.

Además, fue la responsable de plasmar la voz latinoamericana en el documento internacional por lo que luchó por la adhesión de la idea de que los derechos humanos no hacen “distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión”.

Marie-Hélène Lefaucheux

Fue una de las principales activistas de derechos humanos en Francia. Tras la Segunda Guerra Mundial, ayudó a fundar la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU de la que fue presidenta. Logró incluir la no discriminación sexual en el artículo 2 de la Declaración.

“Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”.

Bodil Begtrup

La activista danesa también incidió en el aspecto del lenguaje y logró que se reemplazara “todos los hombres” por “toda persona” o “todos” cuando se hacia alusión a quienes eran titulares de un derecho.

Otra de sus propuestas fue agregar los derechos de las minorías en el artículo 26, pero sus recomendaciones no fueron escuchadas.

Bodil Begtrup. Foto: ONU

Evdokia Uralova

La política y profesora de historia de la República Socialista Soviética de Bielorrusia luchó por la igualdad de salario entre hombre y mujeres, logrando que se plasmara en el artículo 23:

“Toda persona tiene derecho a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo. (...) Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual”.

Begum Shaista

La política y diplomática de Pakistán analizó el proyecto de la Declaración en más de 80 reuniones y uno de sus mayores aportes se encuentra en el artículo 16, donde habla de la igualdad de derechos en el matrimonio para acabar con el matrimonio infantil y forzado.

“Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio”.

Se resalta que este se llevará a cabo solo con el consentimiento de los involucrados: “Solo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio”.

Lakshmi Menon

La delegada de la India ante al Tercera Comisión de la Asamblea General de la ONU en 1948 trabajó para que la Declaración implementara la no discriminación en base al sexo. Junto con Minerva Bernardino impulsó que el preámbulo del documento mencionara “la igualdad de derechos de hombres y mujeres”.