#NoSoyInvisible: mujeres con discapacidad denuncian violencia de género

Género LR

larepublica_pe

25 Nov 2020 | 6:51 h
Mujeres con discapacidad lanzan campaña #NoSoyInvisible en el Día Internacional de la Violencia contra la Mujer. Foto: captura de pantalla Mujer y Discapacidad
Mujeres con discapacidad lanzan campaña #NoSoyInvisible en el Día Internacional de la Violencia contra la Mujer. Foto: captura de pantalla Mujer y Discapacidad

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, féminas con discapacidad visibilizaron la situación de exclusión y violencia de género a la que se enfrentan.

Este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, organizaciones de mujeres con discapacidad lanzaron la campaña No soy invisible, con el fin de dar a conocer los maltratos que se ejercen contra esta población a manos de sus familiares, parejas o cuidadores en sus hogares.

Entre enero y setiembre de 2019, los Centros de Emergencia Mujer (CEM) reportaron más de 1.400 casos de violencia contra las mujeres con discapacidad. De acuerdo a las organizaciones que visibilizaron la campaña, muchas de estas mujeres dependen económicamente de sus agresores ante la falta de oportunidades de desarrollo y de trabajo.

Lazy loaded component

Maritza López, de la Fraternidad Cristiana de Personas Enfermas y con Discapacidad (Frater), indicó, en una nota de prensa, que se enfrentan a una serie de desafíos, pues no cuentan con datos específicos de esta población a pesar de su doble vulneración: por discapacidad y por su género.

“A pesar de que existen abundantes boletines estadísticos sobre temas de violencia de género, no se cuenta con data desglosada por discapacidad, pese a que esto es una obligación del Estado peruano”, declaró.

En tanto, Luzmila Muro, de la Comisión de Damas Invidentes del Perú (Codip), manifestó que el acceso a los servicios, las denuncias y asistencia para responder a la violencia doméstica contra las mujeres con discapacidad son “particularmente inaccesibles”.

“Las líneas telefónicas de emergencia no suelen estar equipadas con servicios de interpretación para las personas sordas y sordociegas o para brindar medios alternativos de comunicación como chats o mensajes”, expresó.

Con la llegada de la COVID-19, las organizaciones de mujeres con discapacidad denunciaron que la violencia de género no se detuvo a pesar del confinamiento social y la paralización de actividades laborales, sino que se agudizó.

“Muchas de ellas (mujeres y niñas con discapacidad) han sido violentadas al realizar sus actividades cotidianas como al ir a los mercados, ya que el personal de seguridad les impedía el ingreso por ser ‘vulnerables’ o, en las calles, el personal de las fuerzas armadas les cuestiona el por qué salen de sus casas. Nos consideran como personas sin derechos y que no tenemos una vida como el resto”, comunicaron.