Chile: por primera vez una mujer trans cumplirá condena en prisión femenina

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

20 Nov 2020 | 19:56 h
El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Antofagasta capacitó a los gendarmes para evitar la discriminación a las personas trans recluidas en prisión. Foto: composición
El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Antofagasta capacitó a los gendarmes para evitar la discriminación a las personas trans recluidas en prisión. Foto: composición

El traslado se autorizó luego de que el Registro Civil reconociera el nombre y la identidad de género de la mujer trans.

Chile da un nuevo paso en reconocer los derechos de la comunidad LGTBI privada de su libertad. Por primera vez una mujer trans será trasladada a un centro penitenciario femenino, una decisión que respeta su identidad de género.

La medida se tomó luego de que el Registro Civil reconociera su nombre y género, razón por la que autorizó su cambio a una prisión femenina en la que permanecerá los dos meses que le faltan para salir en libertad.

Durante dos días, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Antofagasta capacitó a los gendarmes para evitar la discriminación y promover los derechos de los miembros de esta comunidad que están recluidos en prisión.

“Por primera vez en la historia de nuestro país se reconocen los derechos de las personas trans privadas de libertad y se le permite a una persona cumplir su condena en un penal acorde a su identidad de género. Esto sienta un precedente en Chile y seguiremos trabajando en la promoción y defensa de los derechos humanos de todas las personas”, expresó Paulo Palma, jefe regional de la mencionada institución.

Debido al poco tiempo que estará en el centro penitenciario, se resolvió que la ciudadana permanecerá sola en una celda para favorecer su privacidad y será monitoreada por un paramédico.

De acuerdo a un informe de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre la situación de las personas LGBTIQ+ privadas de su libertad en América, ellos y ellas enfrentan altos índices de violencia, discriminación y exclusión, puesto que sus derechos no son reconocidos en los centros penitenciarios.

Las cárceles no garantizan los servicios de salud, sanitarios, cuidado personal, continuidad de la vida familiar para homosexuales, transexuales, personas no binarias y otros, ya que se trata de un sistema construido en base a patrones heterocisnormativos.

Video Recomendado

Lazy loaded component