Kimberly Ayala se convierte en la primera abogada trans de Paraguay

Género LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

09 Nov 2020 | 17:29 h
Después de cinco años de haber egresado en Derecho, finalmente pudo obtener su matrícula profesional. Foto: Amnistía Internacional de Paraguay.
Después de cinco años de haber egresado en Derecho, finalmente pudo obtener su matrícula profesional. Foto: Amnistía Internacional de Paraguay.

La Corte Superior de Justicia no aceptaba que la identidad de la abogada no correspondiera a su nombre legal, motivo por el que durante cinco años le negó su matrícula profesional, requisito indispensable para que pueda ejercer su carrera.

Cinco años tuvo que esperar Kimberly Ayala para que la Corte Suprema de Justicia de Paraguay le reconociera su identidad de género y le tomara la juramentación para obtener su matrícula profesional como abogada. De esta manera, marca un hito en la historia del país sudamericano, ya que es la primera persona transgénero en jurar como letrada.

Hoy, lunes 9 de noviembre, el presidente de la Corte, Alberto Martínez Simón, confirmó que Ayala cumple con todos los requisitos. “Yo tengo el criterio de que el artículo 25 de la Constitución Nacional es demasiado claro y dice que cada persona puede manifestar y crear su propia identidad de la manera que libremente la quiera ejercer", argumentó durante una entrevista con la radio Monumental 1080 AM.

Por lo tanto, el juez recalcó que la imagen de Ayala, que corresponde a su identidad de género, no puede ser un “impedimento legal para negarle el derecho al juramento” si ya ha concluido sus estudios.

Lazy loaded component

Historia de su batalla legal

La lucha de Kimberly Ayala se remonta al 2015, cuando tras aprobar sus cursos y culminar satisfactoriamente la carrera de Derecho, se le impidió jurar como abogada porque su expresión de género no coincidía con el sexo y nombre que aparece en su documento de identidad.

En todo momento, ella entendía que su nombre legal no desaparecería de los registros, pero pedía que la foto de su matrícula profesional fuera de su imagen actual, ya que de no hacerlo constituiría una violación a sus derechos a su identidad.

“Podemos ser profesionales”

Tras su juramentación, Ayala dijo que este hecho quedará como precedente para la población trans y como ejemplo de que pueden convertirse en grandes profesionales.

“Voy a empezar a trabajar y dar voz a las demás personas. Me gustaría ser magistrada. Este fue mi tercer intento para prestar juramento y estoy muy feliz de lograrlo. Esto es un ejemplo de que sí podemos llegar hasta aquí, expresando nuestra personalidad porque la Constitución nos garantiza”, sentenció.

Cabe mencionar que tras conocerse el caso de Kimberly Ayala, cientos de activistas feministas y LGTBI+ levantaron sus voces en redes sociales para que la justicia de Paraguay le permita ejercer a la joven como abogada.

Video Recomendado

Lazy loaded component