El enfoque de género y su importancia en el Poder Judicial

Milagros Requena

milagros.requena@glr.pe MilagrosRCal

08 Nov 2020 | 14:20 h
Incluir el enfoque de género en las diversas instituciones que administran justicia en el país garantiza que los procesos judiciales se resuelvan con imparcialidad y no bajo prejuicios machistas. Foto: composición
Incluir el enfoque de género en las diversas instituciones que administran justicia en el país garantiza que los procesos judiciales se resuelvan con imparcialidad y no bajo prejuicios machistas. Foto: composición

Argumento sobre la ropa interior de víctima de violación sexual en Ica reveló la falta de enfoque de género entre algunos jueces y juezas del PJ. ¿Cómo afronta la institución los prejuicios machistas?

El archivamiento de una denuncia de violación sexual en Ica bajo el argumento machista sobre la ropa interior de la víctima evidenció la falta de enfoque de género que existe entre algunos jueces y juezas del Poder Judicial (PJ). Este caso no es el único entre los administradores de justicia en el país.

La violencia de género se expresa en múltiples variables y también es ejercida por los funcionarios del sistema judicial. Jeannette Llaja, abogada especialista en género y derechos humanos, explica que incluir el enfoque de género en las diversas instituciones que administran justicia en el país garantiza que los procesos judiciales se resuelvan con imparcialidad y no bajo prejuicios machistas.

Si bien el Poder Judicial no es la única institución que conforma todo el sistema judicial del país, su función es importante como determinadora de justicia imparcial sobre sucesos ocurridos. Ante los constantes ataques contra los derechos de las mujeres, resulta necesario revisar la inclusión del enfoque de género en la instancia encargada del PJ.

La Comisión de Justicia de Género del Poder Judicial

En el 2016, a través del Acuerdo de la Sala Plena n.° 141-2016, se creó la Comisión de Justicia de Género del Poder Judicial, una instancia dedicada a “institucionalizar el enfoque de género en todos los niveles de la administración de justicia a nivel nacional”.

Según Jeannette Llaja, esta fue creada en el contexto de la marcha Ni una Menos del 2016 y nació como propuesta desde la sociedad civil, aunque la especialista también resalta la participación de un grupo de juezas del PJ. Desde un primer momento, la instancia fue asignada a una jueza suprema. “Era algo que pedíamos porque lo peor que podía pasar, que ocurre en algunos lugares, es que el enfoque de género se lo encargan a un órgano que no tiene poder”, detalla.

Con la entrada en funciones de la instancia se estableció el plan de trabajo del 2017 al 2021, en el cual se indicaron los lineamientos, objetivos y acciones a concretar en el quinquenio. En el documento se menciona la “falta de sensibilización” y “escasa compresión e interiorización" que existe sobre el tema dentro del Poder Judicial.

Esta problemática es conocida por la gran mayoría y, a pesar de todo, lo trabajado aún persiste. Este primer levantamiento de información sirve como punto de partida para conocer la necesidad y problemática que se presenta en los diferentes distritos judiciales”, se relata.

Aún existen ciertos vacíos en el PJ

En estos casi cuatro años de trabajo se han implementado diversas actividades de capacitación con enfoque de género para jueces y juezas: campañas de sensibilización sobre el tema, guías y documentos para administrar justicia que garanticen la igualdad entre hombre y mujeres, implementación de herramientas en la gestión de la institución y casillas informativas de actuación en el contexto de la COVID-19, tal como se aprecia en su página web.

La República se comunicó con la Comisión de Justicia de Género del Poder Judicial para profundizar en el tema y conocer aún más sus avances, pero hasta el cierre de esta nota no se concretó la entrevista.

Llama la atención que en los planes de trabajo anuales se incluyan informes por cada acción que se trabajará, pero no se especifique la cantidad exacta de esos avances. Por ejemplo, no se señala la cantidad específica de jueces y juezas que hasta la fecha han sido capacitados, o la cantidad mínima que deben capacitarse en el año.

Plan de trabajo del 2020 de la Comisión de Género del Poder Judicial, descrita en la resolución administrativa N° 058-2020-CE-PJ. Foto: captura de pantalla Poder Judicial

Evitar que lo sucedido en Ica y en otros juzgados se repita parte de comprender la importancia del enfoque de género dentro de las diversas instancias del Poder Judicial, que incluye a los jueces y juezas.

Como señalaba Felicita Cayhualla Quihui, especialista en género y representante de la Comisión de Justicia de Género del Poder Judicial —destacada en una nota de prensa publicada en la web de la institución en enero del 2020— es necesario que los jueces y juezas reflexionen sobre la necesidad del enfoque de género para impartir justicia.

“Un punto de inicio para trabajar en su eliminación (de estereotipos) surge cuando la jueza o el juez, de manera independiente e imparcial, reflexiona en los estereotipos y asimetrías de poder, con un análisis probatorio y argumentativo que logre emitir una decisión exenta de esos sesgos y, por tanto, con una pedagogía que se constituya en herramienta de transformación social y que refleje la incorporación de la perspectiva de género”, se menciona.

Sin embargo, también es necesario continuar con una transformación a nivel institucional y, justamente, la Comisión de Justicia de Género deberá continuar con el proceso. Para Miriam Vásquez, asesora legal del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, es importante capacitar a los jueces en materia de género.

“Un esquema ideal es que ellos tengan esta formación desde su época de pregrado, (...) pero cuando ya están en el desempeño profesional es importante tener estos requisitos (capacitaciones), sobre todo cuando van a atender o van a recibir este tipo de casos (como el ocurrido en Ica)”, comenta.

En la misma línea, Jeannette Llaja, señala que si bien la instancia del Poder Judicial es la más avanzada dentro del sistema judicial peruano, es necesario continuar impulsándola. Por ello, la especialista enfatiza que se debe profundizar en la problemática.

“La raíz tiene que ser en facultades de Derecho y de ahí colocar un componente en términos de formación, pero no solo en términos de capacitación, porque eso subsana a los que ya están ahora, sino también en identificación y sanción”, agrega.

En el caso específico de Ica, fue crucial la difusión del caso, lo que permitió que la sociedad civil mostrara su rechazo e indignación y que se investigue lo sucedido. No obstante, todavía es necesario continuar con las reformas de enfoque de género dentro del Poder Judicial.

Como explica Llaja sobre el caso de violación sexual en Ica, lo apelado por los jueces marcó el prejuicio de género que se tiene. “Seguramente han actuado un montón de pruebas, pero el argumento tiene que ser el razonamiento, tiene que ser lo neutral basado en las pruebas objetivas, no en un prejuicio que tiene la persona”, finaliza.

Video Recomendado

Lazy loaded component