Solo 4 de cada 10 mujeres peruanas tienen un emprendimiento establecido

Género LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

26 Oct 2020 | 18:22 h
Un estudio elaborado por el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) Perú halló que aún no se ha conseguido la ansiada paridad de género. Foto: difusión
Un estudio elaborado por el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) Perú halló que aún no se ha conseguido la ansiada paridad de género. Foto: difusión

Según el informe Global Entrepreneurship Monitor, las brechas de género persisten en el sector de los emprendimientos. Prueba de ello es que casi el 60% está dominado por hombres.

La desigualdad salarial y la escasa representación de las mujeres en cargos altos en el Perú son dos aspectos del ámbito laboral que evidencian la inequidad de género que persiste en el país. Por ejemplo, en el caso de los emprendimientos, un estudio elaborado por el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) Perú (2018-2019) evidencia que aún no se ha conseguido la ansiada paridad de género.

De acuerdo al informe, 4 de cada 10 mujeres (40.2%) son emprendedoras con un negocio bien establecido, frente al 59,8% representado por varones. En tanto, esta brecha de género se reduce en el sector que aún se encuentra en etapa temprana, ya que el 46,7% de mujeres son parte de ella, mientras que el 53,3% es dominado por hombres.

Fuente: GEM Perú 2018-2019, Encuesta a la Población Adulta (APS).

¿En qué sectores se desempeñan los hombres y mujeres?

Las diferencias son relevantes en los sectores en los cuales se decide emprender. Según GEM, las mujeres comúnmente realizan emprendimientos vinculados al comercio mayorista y minorista (80,7%) en comparación a los hombres (73,2%).

Por otro lado, en el sector de servicios de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), financieros y profesionales existe una mayor presencia de hombres (6,9%) encima del 3,3% para el caso de las mujeres.

Fuente: GEM Perú 2018-2019, Encuesta a la Población Adulta (APS).

Motivos detrás de brechas de género en los emprendimientos

Trabajo doméstico no remunerado

En el Perú, el Tercer estudio de equidad de género en las empresas de Ipsos Perú revela que, al 2019, las ejecutivas dedican cinco horas más que los hombres a las labores en el hogar y 10 horas más en el cuidado de los niños y niñas.

Pero la pandemia del nuevo coronavirus agrava aún más esta problemática. La Defensoría del Pueblo determina que la sobrecarga de labores ha recaído aún más en las mujeres. El porcentaje de mujeres que asume la mayor parte de tareas en el hogar pasó de 13 a 31%; es decir, esta cifra se ha triplicado, según GenderLab.

La Defensoría explica en su informe que, además de la carga del trabajo en el hogar, ahora el género femenino se encarga de supervisar la educación a distancia de los menores y, al mismo tiempo, realizar el teletrabajo.

Sesgos inconscientes de género

En una entrevista anterior, Pilar Olea, directora de Consultorías de GenderLab, señaló a La República que, debido a la cultura machista en que vivimos, el sesgo que más aparece en el ámbito laboral es el de la maternidad. “Las empresas piensan que la mujer, cuando ya tiene hijos, está mucho más enfocada en las labores de cuidado que en su trabajo”, por lo que deducen que ya no otorgarán la atención adecuada.

Lazy loaded component

Prueba de ello es que, según un estudio experimental desarrollado por investigadores del MIT, los inversores prefieren ampliamente los pitches presentados por hombres, incluso cuando en el experimento las mujeres y los hombres presentaban el mismo discurso. “Muchas veces estamos sesgados por, justamente, la educación que recibimos”, acota Olea.

Falta de modelos a seguir

Cristian Granados, profesor de EGADE Business School, explica que en el imaginario colectivo, una persona empresaria suele ser representada por un varón. En una encuesta publicada por Euromonitor, las féminas no concebían a una emprendedora dentro de sus primeros 13 personajes influyentes en su vida.

Esto se debe a la histórica división sexual de labores —construcción social que el feminismo busca erradicar— que ha determinado que los varones deben encargarse de las tareas productivas y públicas (trabajo), mientras que las mujeres son responsables de aquellas reproductivas y privadas (cuidado).

“No solo es correcto brindar oportunidades igualitarias a mujeres y hombres, sino también es necesario para que existan más empresas capaces de crear más oportunidades”, finaliza Granados.

Video Recomendado

Lazy loaded component