Estado de México sancionará las “terapias de conversión” hasta con 3 años de cárcel

Género LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

23 Oct 2020 | 20:24 h
Diversos colectivos a favor de los derechos de las personas LGTBI+ se hicieron presentes durante la votación. Foto: Cuartoscuro.

Con 53 votos a favor y nueve en contra, el Congreso decidió poner fin a las mal llamadas “terapias de conversión”, las cuales son prácticas que buscan cambiar la orientación sexual o identidad de género de las personas.

El pasado 20 de octubre, diputados mexiquenses aprobaron las reformas del Código Penal del Estado de México para sancionar a aquellas personas que encabecen “terapias de conversión”.

Con 53 votos a favor, nueve en contra y cero abstenciones, se aprobó que reciban penas de entre 1 y 3 años de prisión, de 25 a 100 días de trabajo comunitario y de 50 a 200 días de multa contra toda persona que “someta, coaccione u obligue a otra persona a recibir o realizar” estos procedimientos que son considerados “métodos de tortura” por la ONU.

La iniciativa presentada por la diputada Beatriz García Villegas establece, además, que las multas pueden aumentar hasta un 50% si este delito se comete contra menores de edad, aquellos que no tienen la capacidad para comprender el significado del hecho, adultos mayores o a personas privadas de su libertad.

La organización Fuera del Clóset y la Red de Defensores de la Diversidad Sexual trabajaron en conjunto con García para impulsar la prohibición de las “terapias de conversión”. Durante su intervención, la diputada sostuvo que la comunidad LGTBI+ ha sido víctima de estas prácticas con la falsa promesa de que corregirán su orientación sexual e identidad de género.

La OMS rechaza las terapias de conversión porque carecen de evidencia científica. Foto: ONU México.

¿Qué son las “terapias de conversión”?

De acuerdo a un comunicado de la Cámara de Diputados del Estado de México, las mal llamadas “terapias de conversión” son “aquellas prácticas consistentes en sesiones psicológicas, psiquiátricas o tratamientos en las que se emplea violencia física, moral, psicoemocional o sexual mediante tratos crueles, inhumanos o degradantes que afecten la autodeterminación sexual de las personas”.

En 1990, la Organización Mundial de Salud (OMS) dejó de considerar la homosexualidad como una enfermedad y ha rechazado rotundamente las “terapias de conversión”, ya que carecen de base científica.

Finalmente, con esta nueva medida, el Estado de México se convierte en la segunda región en el país en tipificar a las “terapias de conversión” como delitos, después de que Ciudad de México lo hiciera en julio de este año.

Comunidad LGTBI+, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component