Poliamor y relaciones abiertas: formas de vivir y disfrutar el amor en libertad

Bibiana Guardamino

bibiana.guardamino@glr.pe bibsoto10

07 Ago 2020 | 21:52 h
Actualmente las relaciones no monógamas y la práctica del 'amor libre' se da con más frecuencia. (Composición LR/Psyalive/El Espectador)
Actualmente las relaciones no monógamas y la práctica del 'amor libre' se da con más frecuencia. (Composición LR/Psyalive/El Espectador)

Durante los últimos años, las prácticas que impulsan las relaciones no monógamas se han vuelto más visibles. Por eso, te presentamos una guía sobre las más populares y las formas en las que estas funcionan.

Existen diferentes formas de vivir el amor. En Perú y el resto del mundo son cada vez más conocidas las prácticas no monógamas, donde resaltan el poliamor y las relaciones abiertas como formas válidas de establecer nuevos vínculos sexuales y emocionales. Una realidad que C.P.A.H., una joven de 27 años que aplica estos conceptos en su día a día, conoce muy bien.

Ella mantiene una relación de más de tres años con su pareja, donde prima la libertad y la comunicación fluida. Para entender en qué consisten estas prácticas inspiradas en el movimiento del ‘amor libre', La República recogió algunos testimonios y la opinión de un especialista en sexología.

Poliamor y relaciones abiertas

PUEDES VER Hipersexualización infantil: ¿cómo afecta en el desarrollo y autoestima de las niñas?

¿En qué consisten las relaciones abiertas?

Para el psicólogo Pedro Rondón Navas, las relaciones abiertas se definen como aquellas en las que “uno o los dos miembros de una pareja mantienen encuentros sexuales fuera de dicha relación y con el consentimiento de ambas partes”. Una situación que no significa que el matrimonio o vínculo se encuentre en mal estado, sino que priorizan el respeto hacia la individualidad de cada uno.

Es una práctica totalmente opuesta a la monogamia, concepto mediante el cual la sociedad reconoce el “compromiso con un solo amor y donde prima la exclusividad”. Es decir, que no hay relaciones sexuales ni afectivas con otras personas fuera del lazo ya establecido.

Poliamor: la posibilidad de amar en libertad

En relación al poliamor, el magister en orientación sexual Pedro Rondón lo refiere como “la práctica donde se mantiene más de una relación íntima”. “A diferencia de las relaciones abiertas donde no suelen haber lazos afectivos fuera de la pareja y solo prima el placer sexual, estas relaciones pueden ser amorosas, duraderas y con más de una persona”, detalla.

Además, recalca que uno de los principales pilares para que este tipo de relaciones funcione se encuentra en la honestidad entre todas las partes. A esto ase le suma la capacidad que debe tener cada persona de “mantener relaciones simultáneamente sin temor a involucrarse afectiva o emocionalmen, sino que también amorosas, con personas paralelas”, acota el especialista.

Poliamor y relaciones abiertas

¿Cómo se relacionan estas prácticas con el ‘amor libre'?

El amor libre es “un movimiento sociológico” cuyo apogeo se dio en los años 70 y que se caracteriza por no aprobar el matrimonio y otras prácticas construidas por la sociedad y que esta misma dicta como convencionales. “Esto daba apertura a que tú pudieras tener no solamente relaciones sexuales, sino que también amorosas, con personas paralelas”, acotó el especialista.

Las relaciones no monógamas, en su mayoría, parten de los principios que defiende este movimiento. Sin embargo, cabe resaltar que algunas de ellas no se ajustan totalmente a los establecido dentro de él porque aún se acoplan a ciertos códigos sociales.

PUEDES VER ¿Relaciones libres de ataduras?: el valor de la responsabilidad afectiva en tiempos de Tinder

Relaciones abiertas vs. Relaciones monógamas

J.C.B.C tiene 31 años y aplica esta forma de vivir el amor en sus relaciones desde 2013. Y, con el paso del tiempo, asegura haber encontrado un gran número de prejuicios en torno a estas prácticas. “La gente tiende a asociar la libertad con el libertinaje, la supuesta falta de consideración o respeto para con la otra persona y también, la banalización del vínculo diferente a lo aceptado socialmente”, revela.

Sin embargo, reitera que en las relaciones no monógamas ocurre todo lo contrario, pues el respeto y la responsabilidad emocional son las bases para que funcionen de forma correcta. “Estas formas de relacionarse son igual de válidas que las monógamas. Y yo diría que se disfrutan con más libertad y plenitud, ya que uno decide libremente si ejercer la opción de tener más de una pareja o no y ahí radican los sentimientos a los que me refería”, agrega.

Por su parte, C.P.A.H. dejó de aplicar la monogamia en sus relaciones cuando se dio cuenta de que, pese a tener pareja, aún manifestaba atracción hacia otras personas. “Algunos creían que estaba siendo promiscua o que era insegura por no poder decidirme por una sola persona”, comenta.

Pese a las críticas recibidas, la joven se muestra muy segura de su elección y reafirma que aprendió a “querer de maneras diferentes”. “He aprendido algo de todos mis vínculos, comparto experiencias diferentes y las maneras de afecto también suelen variar porque son personas distintas”, comenta.

Poliamor y relaciones abiertas

Estigmas sobre el poliamor y las relaciones abiertas

Existen muchos mitos alrededor de la formación de relaciones no monógamas que contribuyen a crear estereotipos sobre lo que ellas representan. Entre las más importantes se encuentran:

- Si no hay celos, no hay amor: Un afirmación que es falsa porque esto no demuestra mayor intensidad en el sentimiento, sino que deja en evidencia la falta de autocontrol de la persona que lo manifiesta.

- No es una relación sana: Al igual que las relaciones monógamas, las relaciones abiertas y poliamorosas no siempre pueden funcionar. Pero esto no descarta su validez.

- No se preocupan por sus parejas: El desapego emocional no es sinónimo de no amar a alguien, sino que estas relaciones operan bajo la confianza, la independencia y la amplia capacidad de amar de sus participantes.

Poliamor y relaciones abiertas

J.C.B.C. considera que muchos de los estigmas sobre el poliamor y las relaciones abiertas surgen como consecuencia de la “irresponsabilidad afectiva” de algunas personas que se escudan bajo estos conceptos. “No podemos negar que muchos encubren sus acciones con una predica de ‘amor libre’ o no monógamo y eso está pésimo porque solo hace que crezca el prejuicio”, reitera.

¿Cuáles son las bases para iniciar relaciones no monógamas?

Pedro Rondón revela que, aunque no exista un “modelo único” para establecer relaciones poliamorosas, hay principios básicos que deben tenerse en cuenta antes de empezar a formar parte de ellas.

- Honestidad: Esta es la principal consigna para establecer este tipo de relaciones, ya que todos los involucrados deben sentirse capaces de expresar y determinar sus propias limitaciones dentro de cada dinámica.

- Respeto: Se relaciona directamente con el buen trato que muestres a tu pareja.

- Lealtad: Este aspecto no solo se encuentra ligado a la fidelidad, sino que también hace referencia a diferentes acciones como no divulgar secretos de tu pareja y evitar hablar de aspectos negativos de esa relación con partes no involucradas en ella.

- Comunicación: Es fundamental que haya un diálogo fluido, no guardarse información respecto a si se verá con otras personas o de cualquier otra índole que sea relevante para la relación.

Finalmente, reiteró que si bien cada uno establece sus propias reglas conforme se desarrolla el lazo, es importante definirlas de forma clara para evitar su desgaste. “Es igual que cualquier pareja ‘convencional’, donde también se debe hablar de qué es fidelidad y qué limites tiene cada integrante”, precisó.

PUEDES VER Relaciones tóxicas: ¿cómo terminar este vínculo y evitar caer nuevamente en uno?

Ventajas de las relaciones no monógamas

C.P.A.H. ha aprendido mucho de las relaciones establecidas desde que empezó a poner en práctica el poliamor. “Mantener una relación con más de una persona implica compartir tus emociones, afectos y tiempo y eso no es ‘menos formal’ porque, para vivir eso con otros, hay que ser bastante responsable afectivamente o no funciona”, detalló.

Una opinión que es compartida por el psicólogo, quien considera a la “libertad” como el principal beneficio de estas formas de vivir el amor “para conocer a otras personas, tener actividad sexual, amorosa y placentera sin ningún tipo de sufrimiento”. La ausencia de control, no caer en la rutina y oportunidades de conocer a otras personas son otros de los beneficios mencionados.

Poliamor y relaciones abiertas

¿Las relaciones abiertas y el poliamor son para todos?

El especialista precisó que, como seres humanos biológicos, las personas cuentan con la capacidad de relacionarse con todo tipo de ellas y, en su mayoría, responden fisiológicamente ante cualquier estímulo sexual. “No somos fieles por naturaleza, somos fieles porque la sociedad ha decidido que lo seamos”, sostiene.

Sin embargo, también asegura que esto no significa que todos tengan la “personalidad” necesaria para poder formar parte de relaciones no monógamas. A continuación, presentamos el perfil requerido.

- Poseer una mentalidad abierta que te ayude a desaprender ciertos comportamientos.

- Tener la seguridad de que vas a funcionar perfectamente sin que esto genere complicaciones en tu vida.

- Ser capaz de no perpetuar ni caer en acciones obsesivas, celosas e impositivas en tus relaciones.

- No hacerlo porque solo buscas experimentar con situaciones que van más allá de los convencional.

Video Recomendado

Lazy loaded component