Todas las veces en que la televisión peruana ha fomentado la violencia contra la mujer

El 56% de los peruanos(as) considera que la mujer es mostrada de manera negativa en la televisión nacional, según la encuesta de Concortv 2019. Foto: composición LR.

Risas y Salsa, Magaly Tv, La paisana Jacinta, Al fondo hay sitio y La noche es mía son algunos de los populares programas donde se naturaliza y reproduce la subordinación, el maltrato y la cosificación de la mujer.

Diana Bueno
13 Jul 2020 | 18:06 h

Durante el año pasado, el 56 % de los peruanos(as) consideraba que la mujer es mostrada de manera negativa en la televisión nacional, según la encuesta hecha por el Consejo Consultivo de Radio y Televisión (Concortv).

En ese sentido, es importante la representación de la imagen de la mujer en la televisión, ya que este medio tiene un gran poder para influir en el modo de percibir, actuar y pensar de los espectadores.

PUEDES VER ¿Ser madre y esposa antes que mujer?: la realización femenina en la población peruana

“Los medios de comunicación deben ser conscientes del peso que tienen sobre sus representaciones, sobre cómo representan a los hombres y mujeres. Muchos de los programas de TV reproducen estereotipos de género o raciales y no es que no tengan efectos en la vida diaria, ya que estos van solidificando roles naturales que hombres y mujeres deben cumplir”, declara a este medio Juan Carlos Callirgos, antropólogo especialista en estudios de género.

Frente a ello, La República recopiló una lista de programas peruanos con gran audiencia que han venido difundiendo mensajes machistas, sexistas y hasta racistas, los cuales fomentan la violencia contra la mujer.

Risas y Salsa

- Esa es una jugadoraza

- Pero esa ya no es amateur... porque pa’ jugar, cobra pues hermano (risas)

- Uy, ¿cómo estás, mamita?

- Le dicen ‘Puma Carranza’ porque levanta mucha la pierna (risas)

Lazy loaded component

Estas mismas palabras fueron usadas por el recordado programa humorístico Risas y Salsa, en el que en reiteradas ocasiones la mujer era cosificada, acosada y humillada. Para Juan Carlos Callirgos, los programas de humor poco han hecho para cambiar la forma en que se representa a la mujer en la televisión, ya que “repiten fórmulas preestablecidas”.

“Seguimos teniendo las mismas temáticas, las mismas formas de buscar hacer reír, muchas veces se recurre a estereotipos raciales y de género o se hace referencia al cuerpo por el sobrepeso o apariencia física”, explica.

Al fondo hay sitio

En el estudio “Violencia, mujer y televisión”, liderado por María García Toledo, docente de la maestría de Comunicación Social en la Universidad Mayor de San Marcos, uno de sus personajes analizados de Al fondo hay sitio es ‘Charito’.

En una de las escenas, ‘Charo’ es víctima de los insultos, humillaciones y gritos de su suegra Doña Nelly y su hijo Joel. Aparte, una vez más, la mujer es representada como una ama de casa con una imagen pasiva y conservadora, legitimando los estereotipos tradicionales sobre la población femenina.

“El problema de la escena no es el aparente conflicto suscitado, sino la pasividad mostrada que si bien puede ser característica del personaje —precisamente por abundar en nuestra televisión este tipo de mujer—, no propicia la valoración de sus derechos y su dignidad, presentándose más bien como un ideal de mujer sumisa, pasiva y buena”, explica la experta.

Paisana Jacinta

Para Juan Carlos Callirgos, lo que tenemos en la Paisana Jacinta es un humor “tremendamente estereotipado” que busca generar risa, a partir de la representación de las personas más vulnerables, como es el caso de este personaje.

“No es casual que un personaje sea el de una mujer andina y pobre, y que ella sea el objeto de burlas, como si el hecho de ser mujer y andina sea en sí mismo gracioso”, puntualiza.

Desde hace varios años, organismos siguen luchando para retirar de la televisión el programa La Paisana Jacinta por ser racista y fomentar la violencia contra la mujer andina.

Video Recomendado

Lazy loaded component