ELIMINATORIAS QATAR 2022 - Revisa aquí la tabla de posiciones actualizada

Sexismo en el cine: cuatro populares películas de contenido machista

‘Mujer Bonita’, ‘Grease’ y 500 días con ella’ son algunas de las producciones donde las mujeres se ven infravaloradas y subordinadas en sus relaciones con los hombres.

Las películas también forman imaginarios colectivos y sus mensajes con contenido machista pueden influir en el público que las ve. Foto: Composición / La República.
Las películas también forman imaginarios colectivos y sus mensajes con contenido machista pueden influir en el público que las ve. Foto: Composición / La República.
Lucia Solis

El cine, como la televisión, tiene un fuerte poder de influencia sobre las personas; por ello, algunas películas se vuelven parte de la cultura colectiva y su contenido ha sido y es tomado como referencia por una gran cantidad de personas a lo largo de los años y alrededor del mundo.

Sin embargo, estas pueden esconder mensajes que promueven estereotipos de género y la imagen de las mujeres desde un punto de vista netamente sexual, sin autonomía ni poder de decisión. Estos son mayormente implícitos y pueden abarcar desde un diálogo hasta la construcción de un personaje. Para demostrarlo, La República conversó con dos expertos en cine y género sobre el contenido machista en cuatro populares películas de diferentes décadas.

PUEDES VER Cate Blanchett defiende al feminismo y habla sobre la desigualdad de género en Hollywood

Grease

‘‘En Grease estamos ante el estereotipo de hombre que se distingue por ser el guapo, popular, por el que cualquier chica puede caer rendida; como una especie de imán masculino que no acepta una negativa’‘, señala Raul Ortiz Mory, periodista y crítico de cine, sobre el personaje de Danny Zuko.

El interés romántico del protagonista interpretado por John Travolta es Sandy (Olivia Newton-John), una inocente chica a la que este conoce en el verano y a la que finge no recordar cuando ambos se encuentran en el mismo instituto. Finalmente, en un ‘‘intento de empoderamiento'‘, como dice el experto, ella realiza un cambio extremo de look para volver a llamar su atención. Es decir, modifica su apariencia y actitud para parecerse más a él y ser aceptada.

Ortiz Mory enfatiza en una particularidad de la cinta respecto a la época en la que está ambientada para explicar algunos patrones y estereotipos machistas presentes en su contenido. ‘‘Podemos ver todavía los rezagos de lo que era la formación estadounidense de la juventud'‘, dice refiriéndose al cambio generacional que se da a final de los 50 y partir de los años 60.

En la actualidad, habría diferentes señales de alerta en Grease, quizás muchas más que las que hubo en 1978, cuando se estrenó la película en Perú. ‘‘Manteníamos un régimen militar y absolutamente machista donde Danny era un referente para los muchachos. Ahora, año 2020, vemos esto y hay cuestiones que uno no toleraría'‘, finaliza Ortiz Mory.

Grease

Mujer Bonita

‘‘No solo es un tema de superioridad de un varón sobre una mujer, sino hay que roles muy marcados: un millonario frente a una prostituta. La idealización del amor va de la mano con el estatus económico'‘, dice Ortiz Mory sobre la película protagonizada por Richard Gere y Julia Roberts.

‘‘Hay estereotipos que se maneja en la película y que normalizan ciertas conductas. Ahora más que antes podemos encontrarle muchos puntos flacos al planteamiento y construcción de los personajes. Quizás en el momento de estreno no era así‘‘.

‘‘Estamos ante una película que además fue un boom en su momento. [...] Ahora creo que no pasa de ser una comedia romántica muy poco inteligente, un mal ‘matarrato’ con una idealización completamente descontextualizada y despistada de lo que era la prostitución y el ‘caigo rendida’ por un hombre solo por ser guapo, tener dinero y posición'‘, agrega el experto.

Ortiz Mory considera que tanto en Grease como en Mujer Bonita ‘‘se intenta dar algo de audacia a los personajes femeninos pero creo que son intentos fallidos y, al contrario, cuando se les crea cierta independencia terminan siendo muy poco verosímiles'‘.

Pretty Woman

500 días con ella

‘‘El papel de Tom encaja en el modelo de una masculinidad hegemónica con las siguientes características: insistir hasta el cansancio, presunción heterosexual, dominación, sometimiento; con una acción clara de la frase: “el que la sigue la consigue”, el eterno conquistador, competitivo y romántico'‘, dice esta vez Nata Córdova, activista afrofeminista y antropóloga huancaína especialista en temas de género.

La descripción de Nata sobre el personaje de Joseph Gordon-Levitt funciona a raíz de la relación que tiene Summer (Zooey Deschanel), quien advierte que no busca nada serio, ‘‘cosa que no es cuestionable'‘, agrega la experta, e ironiza sobre lo que considera es el foco de la polémica en la película: ‘‘que una mujer ponga límites en las relaciones'‘.

‘‘¿Acaso no era un rol específico del varón? Por esta acción Summer es vista como la mala de la película, la que hace sufrir a Tom; pues lo visualizo como dar una vuelta a la historia, donde el varón sufre por amor, haciendo recordar a los ‘soldados caídos', triste porque una mujer no les ha correspondido, pero, ¿debemos sentir pena por eso?, pues no. Ante las acciones contra la violencia hacia la mujer y los feminicidios, se debe empoderar a las mujeres para poder tomar determinaciones en su vida [...]”, finaliza Córdova.

500 días con ella

50 sombras de Grey

Para Nata Córdova, el machismo presente en esta película ‘‘es claro como el agua'‘. ‘‘Anastasia (Dakota Johnson) es la mujer sumisa y Christian (Jamie Dornan), el dominador. Como el concepto de sadomasoquismo, parte de la trama de la película, nuevamente el amor romántico, donde se debe acceder por amor, perdonar, y con un final feliz, borra todo lo malo que ha pasado, haciendo recordar al típico círculo de violencia en que se hablan temas de prevención de violencia contra la mujer’‘.

Este tipo de mensajes no solo quedan en la ficción; escapan de la pantalla, se hacen parte de los imaginarios de las personas y forman parte de sus conductas. Las ‘‘historias que nos venden las películas románticas, generan estereotipos, representaciones que se enmarcan en formas inaceptables de relaciones de poder y de violencia. Nada diferente de nuestra realidad, solo revisemos las características de los tipos de agresores, la mayoría de ellos quieren tomar control no solo de la relación sino también de su pareja [...]‘‘, señala Córdova.

50 sombras de Grey

Como indica Raul Ortiz Mory, en referencia a Grease y Mujer Bonita, ‘‘hay componentes machistas y algunos de ellos son muy evidentes'‘, que se entrelazan con las representaciones en 500 días con ella y 50 sombras de Grey, analizadas por Nata Córdova. Como ella indica ‘‘debemos tener en cuenta dos aspectos clarísimos del cine americano estadounidense: por un lado, su propaganda del amor romántico relacionado a estereotipos hacia la mujer y, por el otro, cómo Hollywood ha representado modelos de belleza anglosajona: rubia, blancos, delgados y de ojos claros; que son modelos de éxito basados en estándares dominantes y cisgénero heterosexuales’‘.

Personajes en apariencia y construcción, trama y desenlace. A través de los mensajes que recibimos y aceptamos, ‘‘no solo normalizamos la violencia, sino que la legitimamos y son estos agentes, como las películas, las que nos brindan ideas, símbolos, representaciones de cómo deberían ser las relaciones entre los varones y mujeres: biologístas, discriminatorias, jerárquicas y binarias’‘, puntualiza la especialista.