- Pedro Castillo calificó de "ilegal" allanamiento en Palacio
Género

Mujeres trans tienen más riesgo de sufrir depresión y bullying en la infancia, según estudio

La transfobia sería el factor principal que empuja a las mujeres transgénero a generarse autolesiones e, incluso, llegar al suicidio.

La falta de acceso a la atención a la salud es otro de los problemas que señala la investigación. (Foto: La República/Virgilio Grajeda)
La falta de acceso a la atención a la salud es otro de los problemas que señala la investigación. (Foto: La República/Virgilio Grajeda)

Un nuevo estudio del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), que aborda la salud de las mujeres transgénero, advierte que esta población tiene mayor riesgo de sufrir violencia, depresión y bullying en la infancia.

El estudio llamado “La salud de mujeres trans: reconociendo la diversidad” aborda la realidad de esta población y los riesgos que sufren en una sociedad transfóbica.

Este estudio advierte que las niñas y adolescentes con expresiones o identidades de género diferentes al sexo asignado son “más vulnerable al rechazo familiar y el bullying en el ámbito escolar”.

“Ese es uno de los principales motivos por los cuales las mujeres trans abandonan los centros educativos a temprana edad, lo que las lleva a no tener una profesión y muchas veces terminan como trabajadoras sexuales”, cuenta Sandy Sussel Ruiz Melgar, activista transgénero, en diálogo con La República.

Al sufrir de discriminación y violencia transfóbica, especialmente cuando se encuentran “en situaciones de vulnerabilidad social”, estas están más expuestas a la depresión, ansiedad, abuso de sustancias, autolesiones y suicidio.

En la misma línea, el texto señala que ellas presentan “más riesgos relacionados con la salud sexual”, lo cual se ve reflejado en los altos índices de enfermedades de transmisión sexual (ETS) en las mujeres transgénero, incluyendo el VIH.

La mayor exposición a prácticas sexuales de riesgo tiene una relación directa con “situaciones de pobreza, exclusión social y laboral, y la participación en el trabajo sexual”.

“El peligro del trabajo sexual es permanente. Los clientes son los primeros violentadores, también hay violencia por parte de quienes controlan los espacios donde se ejerce, y la exposición a contraer VIH incrementa”, asegura la activista. Asimismo, las mujeres trans suelen estar más propensas a situaciones de trata.

La falta de acceso a la atención a la salud es otro de los problemas que señala la investigación. Algunos problemas en este campo están vinculados a riesgos específicos que están relacionados con los procesos de modificación corporal, además de los casos de VIH.

“Los hospitales te ponen trabas, pues ya desde que ven que el nombre que das no es el mismo que está en tu documento de identidad, te discriminan”, concluyó Sandy.

Lo más visto de Género

Las cinco mujeres más influyentes del 2020, según la revista Forbes