Voto femenino en el Perú: hace 64 años las mujeres ejercían por primera vez el derecho al sufragio

Un 17 de junio de 1956, por primera vez, las mujeres peruanas podían ejercer el derecho al sufragio. 64 años después, aún es necesario revisar los avances de las mujeres en el ámbito político.

El 7 de setiembre de 1955 se promulgó la Ley N° 12391 que permitía a las mujeres el derecho al voto. Un año después, las mujeres ejercía ese derecho. Foto: Andina
El 7 de setiembre de 1955 se promulgó la Ley N° 12391 que permitía a las mujeres el derecho al voto. Un año después, las mujeres ejercía ese derecho. Foto: Andina
La República

Hace 64 años, un 17 de junio de 1956, aproximadamente 500.000 mujeres peruanas participaron por primera vez en una elección general. Un año antes, en setiembre de 1955, una ley reconoció el derecho al voto de las mujeres y con ello su categoría de ciudadanas.

A partir de ese momento y tras varias luchas, las mujeres han alcanzado avances importantes en el ámbito político. Si bien la población femenina representa el 50.8 % de los habitantes peruanos —según el censo nacional de 2017—, aún sigue existiendo subrepresentación femenina en diversos espacios políticos.

PUEDES VER: Las trabas para sancionar a los difusores de fotos y videos íntimos en Perú

El voto femenino en el Perú

Durante el gobierno de Manuel A. Odría, el 7 de setiembre de 1955 se promulgó la Ley N° 12391 que permitía a las mujeres el derecho al voto. Sin embargo, esa ley solo incluía a las féminas que supieran leer y escribir, mayores de 21 años y casadas mayores de 18, para sufragar en las elecciones generales.

Elecciones de 1956. Las mujeres por primera vez podían votar. Foto: Andina

Así, a partir de ese momento, Perú se convirtió en el penúltimo país de América Latina en aceptar el voto femenino en elecciones generales. 26 años antes, Ecuador fue el primero en incluirlo en 1929, seguido de Brasil y Uruguay en 1932. El último país de la lista latinoamericana en agregar este derecho a las mujeres fue Paraguay en 1961.

Durante ese periodo, cuando se reconoció a las mujeres el derecho de sufragar en el país, la ley establecía excluir a las iletradas. No sería hasta 1979, 24 años después, gracias a una nueva ley, que se incluiría a la población femenina total en las elecciones, más allá de su condición económica, educativa y social.

PUEDES VER: ¿Libertad o aprovechamiento de las mujeres?: cuando la mayoría de edad no significa consentimiento

Representación femenina política

El martes 16 de julio de 2020, la Comisión de Constitución del Congreso de la República aprobó el proyecto de ley que establece la paridad y alternancia al 50 % de la lista de candidatos de los partidos políticos en las elecciones del 2021. Con ello, se espera modificar la Ley N° 30996, aprobada en el 2019, que determina la paridad y alternancia al 50 % de manera progresiva, recién en el 2031.

Las mujeres peruanas representan el 50.8 % de la población total. Foto: Difusión

Diversos debates se han generado en torno a la modificación de esta ley; sin embargo, se espera que no exista un retroceso de la representación femenina en los diversos espacios políticos. Cristhian Jaramillo, autor de libro Las cuotas electorales, ya había señalado a La República sobre la necesidad de pensar todo el sistema político y electoral en incluir y representar a las mujeres.

“Si vamos a aumentar la representación de las mujeres, todo el sistema electoral y todo el diseño debe estar pensado en esto. No basta con cuota, no basta con paridad ni con alternancia. Tienes que pensar si el voto preferencial ayuda o no ayuda, debes pensar en el tema de financiamiento a las mujeres, en los partidos políticos, la violencia, el acoso político”, expresó Jaramillo.

De igual manera, Diana Párraga, vocera de la campaña Somos la Mitad, Queremos Paridad sin Acoso Político, resaltó —en una entrevista pasada a La República— en la necesidad de incluir a las mujeres en el ambiente político.

“Es importante que el ojo social se acostumbre a ver más mujeres en política, y que sepan que somos diversas: somos campesinas, indígenas, amazónicas, afrodescendientes, lesbianas, trans, y que tenemos derecho a formar parte de los espacios de decisión”, acotó Párraga.