VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo LO ÚLTIMO - Pedro Castillo firma la ley que autoriza retirar hasta S/ 18.400 de la AFP

Micromachismos: las acciones sexistas que cometes sin darte cuenta

Son casi imperceptibles, aceptados socialmente y forman parte de la vida cotidiana de miles de hombres. Conoce qué son los micromachismos y cuántos de ellos realizas en tu día a día.

Existen otros tipos de violencia mucho más sutiles y que pasan casi desapercibidos para los hombres e, incluso, para las mujeres. Estos modos tienen un nombre: micromachismos.  Créditos: El Confidencial.
Existen otros tipos de violencia mucho más sutiles y que pasan casi desapercibidos para los hombres e, incluso, para las mujeres. Estos modos tienen un nombre: micromachismos. Créditos: El Confidencial.

La violencia contra la mujer, originada por el machismo enquistado en la sociedad y las deficientes políticas públicas sobre este tema, se comete de distintas formas. Las que se ven mayormente en calles, diarios y televisión son el acoso callejero, la agresión física y, finalmente, el feminicidio.

Sin embargo, existen otros tipos de violencia mucho más sutiles y que pasan casi desapercibidos para los hombres e, incluso, para las mujeres. Estos modos tienen un nombre: micromachismos, y son más comunes de lo que crees.

PUEDES VER Contra la violencia machista: ugandesas difunden el nombre de sus violadores en Twitter

Micromachismos: definición

El machismo, según la Real Academia Española (RAE), es la actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.

Estas son las premisas a las que responden los micromachismos: acciones o comentarios sutiles que cometen los hombres en predominancia de las mujeres. Fue el terapeuta argentino Luis Bonino, en 1990, quien habló de ellos por primera vez. ''Machismo invisible [...] lo que está en los límites de la evidencia [...]''.

Micromachismos

Existe una gran lista de micromachismos comunes y recurrentes, y son las feministas quienes instan a los hombres a identificarlos, cuestionarlos, y luchar contra ellos en sus círculos más cercanos, mientras que las mujeres son invitadas a señalarlos y denunciarlos.

Bonino los divide en cuatro categorías: coercitivos (cuando los varones utilizan la fuerza física, psicológica o de dinero para restringir a las mujeres de hacer ciertas cosas), encubiertos (son los más sutiles y manipulan psicológicamente para que ellas limiten sus deseos), de crisis (utilizados cuando los varones ven peligrar su dominación; ''hacer méritos'' podría ser uno de ellos) y, finalmente, los utilitarios (que se ejecutan principalmente en las tareas domésticas).

Micromachismos: ejemplos

Querer explicarles todo a las mujeres, burlarse de los hombres que cocinan o se encargan de las tareas de cuidado en sus casas, preguntar a tus amigas cuándo van a tener novio, entregar la cuenta directamente al hombre, esperar que las mujeres de tu familia atiendan a los hombres o decirles ‘histéricas’, son algunos de los micromachismos que podrías estar cometiendo en tu vida diaria.

Por otro lado, sentarse en el transporte público con las piernas totalmente abiertas, permitir que amigos hagan comentarios sobre el cuerpo de otras mujeres, menospreciar las capacidades femeninas con el común ''peleas como una niña'', normalizar el acoso diciendo que son ''piropos'' y llamarlas ''exageradas'' cuando lo denuncian también son acciones que ocupan esta lista.

Micromachismos

Las mujeres también pueden cometer micromachismos. Entre ellos, están el considerar a otras como competencia, burlarse o referirse de mala manera al físico de una mujer, afirmar que no existen las amistades entre personas de diferente sexo o creer que tu pareja ''te ayuda'' cuando se encarga de tus hijos o asume las tareas del hogar.

De acuerdo a lo que señala el artículo ‘Por qué considero importante asumirme feminista', del portal mexicano Mal Vestida, erradicar estas modalidades sutiles de violencia consta de un trabajo de autoobservación.

‘’Hay que tener cuidado con nuestras palabras [...] Después de todo es un bagaje cultural, social y hasta familiar, del cual es difícil desprenderse. Es precisamente por ese bagaje que muchas de las veces, no solo hacemos comentarios machistas hacia otras personas, sino [...] sobre nosotras mismas, que nos agreden, nos desvalorizan y nos afectan'’, indica el informe.