Brecha orgásmica: ¿Qué es y por qué afecta a las mujeres?

27 Ene 2020 | 9:16 h
La brecha orgásmica es otra de las expresiones de la desigualdad de género, según los colectivos feministas. Créditos: Alphil.
La brecha orgásmica es otra de las expresiones de la desigualdad de género, según los colectivos feministas. Créditos: Alphil.

La desigualdad de género también se manifiesta a través de la insatisfacción en las relaciones sexuales.

La sexualidad es un tema tabú dentro de las sociedades más conservadoras, especialmente para las mujeres, quienes suelen ser educadas para reprimir y silenciar sus convicciones. Esto se manifiesta en el ámbito público como el trabajo y y en el privado, especialmente en sus relaciones sexuales.

Esta es la premisa que siguen muchas feministas para predicar la existencia de una brecha orgásmica entre parejas heterosexuales a partir de estudios que demuestran que las mujeres no tienen tantos orgasmos como los varones. En la siguiente te contamos qué es y cuál es el origen de esta realidad.

PUEDES VER Suspenden charla feminista sobre el orgasmo femenino por considerarla ‘no adecuada’

La brecha orgásmica u ‘orgasm gap’, como fue llamada inicialmente inglés, existe. Esto no solo ha sido aclamado por colectivos feministas, sino también por estudios internacionales, como el de la marca de preservativos Durex y en la publicación Archives of Sexual Behaviour.

En una entrevista para Harper’s Bazaar, la sexóloga española señaló que la brecha orgásmica refiere a la diferencia entre orgasmos durante las relaciones sexuales entre mujeres y hombres, siendo el de estos últimos un número mucho mayor.

La brecha orgásmica podría originarse debido a la deficiente educación sexual que reciben las mujeres desde pequeñas. Créditos: Harper's Bazaar.

Con la popularización del feminismo en el mundo, las activistas buscan revertir esta realidad, haciendo visible este problema de desigualdad: hablando de él y analizando las razones de su existencia.

En 2017, la conocida marca de condones Durex realizó una investigación en Europa que arrojó que el 75 % de las mujeres entrevistadas en países como Bélgica y Alemania no alcanzan el orgasmo en sus relaciones sexuales, mientras que el porcentaje de hombres que afirman no tenerlos es del 28 %.

Brecha orgásmica es el nombre que describe la diferencia entre orgasmos que tienen las mujeres frente al de los hombres. Créditos: Ok Diario.

Un año más tarde, otro estudio fue realizado en Estados Unidos por la publicación Archives of Sexual Behavior. Este registró que un 95 % de hombres heterosexuales manifestó que son propensos a ''siempre'' tener un orgasmo, frente al 65 % de mujeres que afirmó lo mismo. Una diferencia del 30 %.

PUEDES VER ¿Libertad sexual o aprovechamiento?: Joven cumplió 18 años y publicó imagen en Twitter de su novio celebrando

Las razones detrás de esta realidad se pueden explicar en base a lo que claman diversos colectivos feministas: la existencia de una sociedad machista y patriarcal que enseña a la mujer a tomar una posición sumisa y complaciente frente a los deseos de su pareja.

De esta forma, las mujeres no suelen compartir sus gustos o preferencias sexuales, así como es común que finjan el clímax durante el sexo. “Hay mujeres que desisten de su placer porque nunca o casi nunca lo han tenido, y lo que quieren es que su pareja esté satisfecha (por miedo al abandono, por insistencia o por complacer) y dejan de luchar por su propia satisfacción”, indica la sexóloga Ana García.

La diferencia de hombres que manifiestan estar propensos a ''siempre'' tener orgasmos frente a las mujeres es del 30%. Créditos: Blasting News.

El feminismo, sin embargo, no considera que esto sea responsabilidad o culpa de las mujeres, sino de la educación recibida desde pequeñas, que no incluye una educación sexual adecuada ni construida desde una perspectiva de igualdad de género.

“No solo hay que cambiar conceptos sexuales en el hombre, como el coitocentrismo, la seducción, o los juegos eróticos, también ha que darle el sitio que merece al placer de la mujer y a su satisfacción”, señala García.