MELGAR VS INTER - Cuadro arequipeño clasificó a las ‘semis’ de la Copa Sudamericana
Gastronomía

¿Cómo hacer que mis frutas y verduras duren más tiempo? Revisa estos trucos caseros

Conoce algunos consejos muy simples pero efectivos para mantener tus frutas y verduras frescas por muchos días y evitar su rápida descomposición.

Conoce cómo disfrutar de tus frutas y verduras por más tiempo. Foto: La República
Conoce cómo disfrutar de tus frutas y verduras por más tiempo. Foto: La República
La República

Las frutas y verduras son alimentos muy importantes por su alto contenido de vitaminas, minerales y otros nutrientes que necesitamos para gozar de una buena salud. El problema es que, si no sabemos como guardarlas adecuadamente, pueden oxidarse y echarse a perder con relativa rapidez, sobre todo en altas temperaturas. Por ello, aquí te traemos unos trucos caseros útiles para que te duren más.

Reemplazar los alimentos descompuestos puede ser un auténtico problema, en especial cuando la economía no ayuda. Con las siguientes técnicas, podrás mantenerlos frescos por muchos más días, semanas, e incluso meses. Solo debemos saber cómo guardar correctamente cada fruta y cada verdura, pues todas tienen distintas propiedades.

Lleva las frutas y verduras al refrigerador

Si bien lo usual es guardar las frutas y verduras a temperatura ambiente, una recomendación muy útil es almacenarlas en el refrigerador. Al tardar en descomponerse, se mantendrán por mucho más tiempo.

Las frutas que debes almacenar en el refrigerador —una vez compradas— son las fresas, uvas, mangos, sandías, duraznos, piñas, moras, manzanas, higos y arándanos.

En cuanto a las verduras, asegúrate de refrigerar los champiñones, espárragos, zanahorias, coles, lechugas, apios, maíz, nabos, alcachofas y coliflores.

Es mejor almacenar ciertas frutas y verdura en el refrigerador. Foto: Whirlpool

Lava las frutas y verduras antes de guardarlas

Luego de traer las frutas y verduras del mercado, es imprescindible lavarlas cuidadosamente, pues pueden contener restos de tierra o productos químicos que pueden afectar su conservación y la de otros alimentos. Tras ello, no olvides secarlas bien, debido a que la humedad acelera la descomposición.

Separa las frutas de las verduras

Otro detalle que no puedes olvidar es mantener las frutas apartadas de las verduras, dado que algunas de las primeras desprenden gas etileno, que puede dañar a las segundas. Además, colocarlas en un mismo lugar puede acelerar la descomposición, sobre todo si están al lado de las más maduras.

Varios refrigeradores cuentan con cajones especiales para colocar las frutas, que son menos fríos que el resto del interior. Usarlos evitará problemas con otros alimentos.

Usa las bolsas correctas

Un truco infalible para almacenar las frutas es colocarlas dentro de bolsas de plástico transparentes, útiles para prevenir la aparición de moho y microorganismos. Incluso puedes utilizar las bolsas en que vinieron del mercado y hacerles algunos agujeros para que estos alimentos respiren, según reporta el diario El Español.

Revisa los alimentos periódicamente

Este es un paso sumamente importante. Al detectar y retirar a tiempo las frutas y verduras que están muy maduras o en descomposición, podrás proteger a los demás alimentos.

Usa papel absorbente

Un truco muy original para conservar mejor tus frutas y verduras en el refrigerador es colocar una capa de papel absorbente en la base de la bandeja. Si un alimento está muy maduro, será más difícil que se eche a perder.

¿Qué frutas se deben guardar fuera del refrigerador?

Algunas frutas y verduras no se adaptan bien a la refrigeración, por lo que lo mejor será mantenerlas a temperatura ambiente para que conserven todas sus propiedades al consumirlas. Entre ellas se incluyen los plátanos, naranjas, limas, limones y granadas. En estos casos, será mejor guardarlos en fruteros que no estén expuestos a la luz, o en bolsas perforadas.

Los plátanos están entre las frutas que deben conservarse a temperatura ambiente. Foto: AFP

Otras frutas, como el kiwi, la ciruela y la palta, deben conservarse primero a temperatura ambiente para que maduren, y luego meterse al refrigerador. En el caso de las papas, se recomienda guardarlas en un lugar seco y fresco de la alacena, fuera de la humedad o de la luz solar; esto también es válido para las cebollas y el ajo.