Skone: el gallo que canta en todos los corrales volvió a casa

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

23 Oct 2020 | 20:18 h
Skone representará a su país en la Final Internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos 2020 junto a Bnet. Foto: composición, EFE y Red Bull Batalla de los Gallos
Skone representará a su país en la Final Internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos 2020 junto a Bnet. Foto: composición, EFE y Red Bull Batalla de los Gallos

El mc malagueño se alzó con el trofeo de la Red Bull Batalla de los Gallos 2020. Entre lagrimas demostró, luego de conseguir el bicampeonato en su país, por qué es uno de los mejores freestylers de habla hispana.

“El que es gallo de verdad canta en todos los corrales”, es una de las frases que define lo que representa Skone. Luego de pisar escenarios y ganar trofeos en Argentina, Perú, Chile y México, el mc de Málaga se debía algo a sí mismo y a quienes anhelaban su regreso a la Batalla de los Gallos, pues cantar en todos los corrales no implicaba que dejara de sonar en el suyo.

En su sexta final nacional, Skone en su faceta más competitiva, y la más atractiva para los amantes de esta disciplina, entró con las espuelas al aire desde el inicio del evento. No le fue difícil clasificarse a la Final Nacional, luego de compartir grupo con Haron, Hander y Vivi en la Última oportunidad. Ocho patrones fueron suficientes para convencer al jurado y obtener su pase a la siguiente etapa.

En la fase de octavos y con la casta de campeón que lo caracteriza, escogió disputar la primera batalla, que implicaba abrir el evento nacional y esperar a su contrincante. SRK, un debutante en el torneo, que sin muchas opciones a la vista, optó por disputar el pase a cuartos contra el malagueño.

Hay muchos rapeando, pero solo uno es el campeón del mundo

Hay miles en el mundo y yo soy el mejor de ellos” y “hay muchos rapeando, pero solo uno es el campeón del mundo” fueron algunos de los patrones de Skone en su primera batalla. Rimas que ya invocaban cuál era su objetivo este año: recordar por qué es uno de los pilares del freestyle en habla hispana.

Tras dos rondas sin temática y en formato cuatro por cuatro, el campeón internacional en 2016 se clasificó a cuartos de final. En esta etapa decidiría nuevamente abrir la ronda de batallas, pero esta vez su rival no sería alguien amateur, sino SweetPain, sub campeón del 2019. Un freestyler que tenía similares ansias de victoria que la del malagueño.

Sin embargo, si algo destaca en Skone es siempre tener la convicción de estar por encima de sus contrincantes. Esto, para un freestyler de estilo promedio serviría para nivelar una batalla, pero sumado al ingenio, puesta en escena y temperamento que caracterizan al español lo convierten en arma letal encima de la tarima.

Toda esta gente está sujeta a lo que yo ya he predicado

Luego de una ronda de 120 segundos con temática y otro de minutos con patrones dos por dos, José Miguel Manzano Bazalo, su nombre real, se clasificó a semifinales, no sin antes soltar una de las mejores respuestas de la gala.

Tras la arremetida de SweetPain con la frase “soy el predicado y a este lo dejo sujeto” el malagueño replicaría casi al instante: “¿Lo dejas sujeto? Lo digo al revés, hermano. Toda esta gente está sujeta a lo que yo ya he predicado”, señalando a los demás contrincantes y demostrando que es uno de los responsable de que hoy el freestyle tenga la relevancia a nivel mundial de la que goza.

Ya en semifinales se toparía contra Mnak, actual participante de la FMS España, la liga de freestyle profesional de la que precisamente Skone decidió alejarse este año por decisiones personales. En este encuentro el mc natural de Málaga pondría toda su experiencia encima, al utilizar respuestas a las rimas de su oponente que lograban girar el discurso de la batalla y llevar la victoria a su favor.

Cargar el peso de un campeonato internacional no es cualquier cosa y además es un recurso que deja sin piso a quien intente desmerecer sus logros. Así lo demostró al responder una rima que le pedía “subir para saber qué es el esfuerzo”, respondiéndole: “¿Qué pasa, acaso ser campeón del mundo te parece poco?”

Las lágrimas del campeón

Desde que se inició la Red Bull Batalla de los Gallos en 2005, en España se ha disputado doce finales nacionales. Skone ha participado en seis de estas, siendo la más antigua en 2008. En el 2016 logró la presea mayor tras vencer a Chuty y luego alzaría el título internacional en Perú al ganar a Jota.

El recorrido que ha tenido el malagueño para llegar a donde está no es gratuito. Muchas veces criticado y subestimado sin mayores fundamentos, son pocos los improvisadores como él que pueden pararse con entereza a cualquier rival y estar seguros de que la victoria ya lleva tatuada su nombre.

Delante de él se encuentra Blon, un freestyler de su generación, que lleva ocho años persiguiendo el campeonato nacional. Luego de un abrazo cargado de emotividad, ambos se ponen frente a frente y recuerdan por lo que han venido. Pese a los años que llevan en las batallas, el nerviosismo nunca se aleja y se distingue por la forma en que mueven sus brazos.

Basta saber que empezó la batalla para que Skone sea otra persona. Esos vestigios de temor que parecieran asomarse en su rostro se convierten en adrenalina por soltar la siguiente rima o respuesta. En minutos se le olvida lo que también significa para su compañero el campeonato. Su concentración está en vencer y batallar hasta que el jurado vote a su favor.

Existen batallas en las que no debería haber un ganador, pero felizmente existe Skone. El carácter, la fuerza y la convicción con los que el malagueño afronta a sus rivales son como patadas que poco a poco abren la puerta de la subjetividad. Mirar a Chemi rapear y no querer que gane es estar observando otro enfrentamiento.

Vuelvo a ganar como la edición pasada, porque papi ha vuelto a casa y todo sigue como estaba”, es una de las últimas frases con las que él cierra la Red Bull España 2020. Los otros quince freestylers, dos presentadores y más de 100.000 usuarios que siguen la transmisión por internet esperan el veredicto del jurado.

Antes, ambos competidores se abrazan y el nerviosismo parece volver a aparecer. Se miran de reojo y aguardan el fallo que dictaminará al vencedor. Al conteo de diez segundos, la mano de Skone se alza por encima que la de Blon. El papel de batallador se esfuma, asomándose la verdadera imagen de José Miguel Manzano Bazalo de 30 años que llora, recibe el abrazo de sus compañeros y dedica la victoria a sus padres.

Las primeras palabras luego de conseguir el oro las dirige a sí mismo, pero con un mensaje que va realmente para quienes lo critican maliciosamente. “No sé qué pasa conmigo. Parece que siempre tengo que estar demostrando lo mismo todo el rato. Cada vez que hago algo de esta magnitud yo voy nervioso, pero parece que siempre se pone en tela de juicio lo que hago y uno se va cansando”, dice entre lágrimas para la cámara.

Lo cierto es que Skone demuestra, desde el 2008, que el talento y prestigio del que goza en el movimiento del freestyle es porque se lo ha ganado en cada competencia en la que ha participado, cada país que ha pisado y cada corral en el que ha cantado.

Últimas noticias, freestyle:

Video Recomendado

Lazy loaded component