Gotham 2x02: Jerome siembra el caos en la ciudad | RESEÑA | FOTOS

Si el episodio anterior nos advertía que los villanos tomarían la ciudad, este capítulo nos demuestra que Gotham se convertirá en el campo de juegos de Jerome, el personaje que podría convertirse en el mítico Joker.

Si el episodio anterior nos advertía que los villanos tomarían la ciudad, este capítulo nos demuestra que Gotham se convertirá en el campo de juegos de Jerome, el personaje que podría convertirse en el mítico Joker.

Con el inicio de la segunda temporada de 'Gotham', LaRepublica.pe analizará cada episodio hasta el episodio final. A continuación puedes leer el análisis del segundo episodio de esta temporada, bautizada como "El ascenso de los villanos".

Título oficial del episodio: 'Knock Knock'

Fecha de emisión: 28 de septiembre.

Elenco principal: Ben McKenzie, Donal Logue, David Mazouz, Zabryna Guevara, Sean Pertwee, Robin Lord Taylor, Erin Richards, Camren Bicondova, Cory Michael Smith, Drew Powell, Nicholas D'Agosto, Chris Chalk, Morena Baccarin, James Frain, Jessica Lucas y Michael Chiklis.

PUEDES VER: Gotham S2x01: Los villanos toman el control de la serie | RESEÑA | FOTOS

Este episodio continúa explorando las locuras de sus villanos. En la escena inicial Theo Galavan, quien ha tenido la audacia de secuestrar al alcalde de la ciudad de Gotham para obligarlo a actuar de acuerdo a sus mandatos, comienza advirtiendo que "los monstruos vienen para limpiar la ciudad en sangre y fuego".

Mientras tanto, en las afueras del diario 'Gotham Gazette', el editor general se encuentra gritándole a sus empleados: "¡Pueden hacerlo mucho mejor! Salgan allá afuera y denme unos titulares... ¡maldita sea!". Mientras esto sucede, a sus espaldas, varias personas son arrojadas desde lo alto del edicio. ¿La causa? La nueva banda de criminales de Theo Galavan conformados por todos los que escaparon de Arkham: Jerome Valeska, Barbara Kean, Robert Greenwood, Aaron Helzinger y Arnold Dobkins. Las víctimas llevaban camisas de fuerza pintadas con sprite formando la palabra "Maniax". Cuando Jerome se da cuenta que "sobra" una víctima le coloca un signo de exclamación y lo arroja desde lo alto.

Lo caricaturesco de la escena nos remite al mismo sentido del humor de una serie que dejó de tomarse tan en serio a sí misma para permitir que sus guionistas se diviertan. Todo esto, claro, sin llegar a los psicotrópicos niveles de la clásica serie de Batman con el actor Adam West como la versión más cómica vista en pantallas del encapuchado vigilante.

De vuelta en el penthouse de Galavan, el grupo tiene una pequeña disputa sobre quién debería ser el vocero de la banda. Jerome, tras demostrar su experiencia teátrica en el circo, se queda con el papel, para el disgusto del canibal Robert Greenwood. Mientras tanto Tabitha y Barbara parecen las mejores amigas mientras persiguen a latigazos al aterrorizado alcalde. Galavan le dice a Barbara, quien dice estar aburrida, que tiene planes para ella.

En la futura "baticueva", Bruce esta a punto de prender la computadora para finalmente descubrir los secretos de su padre pero Alfred, preocupado por lo que esto puede significar para la vida del joven, golpea ferozmente la máquina hasta destruirla. Irritado, Bruce lo despide en el acto en el que constituye el arco argumental más débil del capítulo. Solo unos minutos después ambos se reencuentran para amistarse de nuevo pero con nuevas condiciones. Alfred prepará a Bruce a ser alguien que pueda manejar los secretos de su padre y sobrevivir, a cambio de que este obedezca sus órdenes. Antes de estrecharse la mano, Bruce obliga a prometer a Alfred que reparará la computadora.

Regresando con el grupo de delincuentes, Jerome y Greenwood tienen una discusión sobre quien debería liderar Maniax. Luego de que Galavan les da una prueba de valor a ambos, finalmente se decide por Jerome (el actor Cameron Monaghan le saca el jugo al personaje con su interpretación tan demente como divertida).

En el bar de Bullock, Gordon intenta convencer a su excompañero de volver a la policía solo para ser detenido por su prometida, Scottie, quien lo manda a volar. Gordon, quien esta a punto de irse con las manos vacías, obtiene un premio consuelo cuando la boca de Bullock no puede guardarse una pista por el caso de Maniax: quizás sería bueno averiguar de donde vinieron las víctimas. El detectiva pone manos a la obra y encuentra que todos eran trabajadores del puerto y que un camión de gasolina desapareció del lugar.

Y dicho y hecho, el grupo fue visto conduciendo un camión así y aterrorizando a un bus escolar lleno de animadoras. Tras rociar de combustible el vehículo (y a sus integrantes), Jerome no consigue prenderle fuego y le deja el trabajo a Arnold Dobkins quien es capturado por Gordon cuando llega a la escena. Antes de que pueda hablar sobre para quién trabaja, un disparo a distancia de Tabitha lo quita de este mundo.

Durante esto, Alfred se encuentra en un bar con un joven Lucius Fox a quien le compra un trago. Allí le cuenta una historia acerca de un viejo amigo en el ejército que lo traicionó, por lo cual tuvo que matarlo. El mayordomo le pregunta si puede confiar en él y Lucius le responde que solo tiene las mejores intenciones para Bruce. Alfred le sonríe, pues sabe que ha encontrado a alguien en quien puede confiar aunque queda la duda de para qué es que lo necesita, ¿será que planea contarle algún secreto?

En el departamento de policía, Nygma no consigue juntar las fuerzas para invitar a salir a Kristin Kringle y se pelea con su alterego. En tanto, Gordon recibe una llamada de Barbara a quien ve afuera y comienza a perseguir hasta que es noqueado por el forzudo Aaron  frente a una sonriente (y cada vez más desquiciada) Barbara. Este momento es aprovechado por el resto de Maniax que irrumpe en la estación asesinando a casi todos los oficiales que se encontraban adentro (Nygma se lesiona el brazo al salvar a Kringle, mientras que Lee sobrevive ocultándose debajo de un cadáver).

El momento álgido de Jerome llega cuando asesina a la comisionada Essen mientras es grabado por Greenwood (a quien luego mata por no dejarle terminar uno de sus chistes). El grupo huye antes de que Gordon recupere la conciencia y se encuentre con los cadáveres de muchos de sus colegas, incluyendo a su jefa quien con sus últimas palabras aviva la pasión del detective por defender la justicia.

De vuelta en la cueva, Lucius esta arreglando la computadora destruída cuando se encuentra con Bruce con quien mantiene una breve conversación sobre su padre. Ambos son interrumpidos por Alfred quien le cuenta a Bruce lo que pasó con la policía. Los dos corren al encuentro de un magullado Gordon. Al verlo en el terrible estado en el que se encuentra, Bruce le pide perdón por haberlo tratado mal en su último encuentro y lo abraza.

Mientras el policía más lúcido de Gotham (y uno de los pocos que queda con vida) recorre la oficina de su antigua jefa y aliada, aparece en escena Bullock portando su distintiva chaqueta, sombrero y placa (¿alguién se la habrá devuelto o simplemente la tomo?) indicándole que ha vuelto a la acción. El par observa el video dejado por Jerome quien les asegura que "aún no han visto nada".

 

¿Qué te pareció este episodio? ¿Tienes más datos que te gustaría compartir? Puedes contactarte con el autor de este artículo a través de su cuenta de Twitter (@jcardenasarana) o mediante correo electrónico (jorge.cardenas@glr.pe).

También podrás seguir esta y otras notas en nuestro grupo de Facebook Cultura Popular.

 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO