RESULTADOS ONPE: - ¿quiénes serían los nuevos alcaldes de los distritos de Lima?
Espectáculos

Jorge Villamizar: “Si hablara, me botan al mar con zapatos de piedra”

Líder de Bacilos explica por qué ya no hace proselitismo. “No quiero usar mi don para eso”.

El cantante de Bacilos admite que cuando los políticos "ya te han roto el corazón tantas veces, (...) es muy difícil ponerte a hacer proselitismo en la música". Foto: difusión
El cantante de Bacilos admite que cuando los políticos "ya te han roto el corazón tantas veces, (...) es muy difícil ponerte a hacer proselitismo en la música". Foto: difusión
Cecilia Castillo

A propósito del lanzamiento de tres canciones recopiladas en un EP titulado “Toca madera”, conversamos con Jorge Villamizar, quien nos habló de este producto, sus planes de venir a Perú y del por qué dejó de hacer proselitismo. “La canción ‘Toca madera’ no está centrada en un amor de adultos mayores, aunque el video sí. El tema habla de un coqueteo, una primera cita, en un lenguaje adulto, pero que no excluye ni a jóvenes ni a viejos. A la hora de hacer el video dije: ‘Vamos a hacer uno lindo, con una pareja de 70 años y un artista invitado de más de 90, bailarín de la calle. Esperamos que le dé alegría e ilusión a la gente que siente que la dejan de lado por no ser joven, porque la edad se lleva en el alma”, dijo el colombiano vía Zoom desde Miami.

Bacilos estuvo disuelto durante diez años. El reencuentro se dio en el 2017. ¿Se puede decir que aún viven la luna de miel?

(Ríe) Antes éramos un trío, ahora somos un dúo y estamos trabajando de otra manera, a otro nivel. Y sí, pues, se podría llamar luna de miel. Tenemos un buen momento en nuestro ambiente de trabajo y eso se trasmite a los medios y al público. La energía es una bola de nieve, lo que hay que tratar es ubicarse en el sitio donde uno se siente bien, y eso es lo que hicimos los Bacilos.

Dijiste que la pandemia había sido mala para el negocio, pero no para la música.

Si, para mí fue muy duro económicamente, fue difícil, pero la pandemia no frenó la creatividad. Me di cuenta de que no era todo tan malo, me vi con mis hijos, estuve en casa, algo que los artistas no hacemos porque vivimos corriendo sin parar. Pero, de repente, paramos y estuvimos con la gente que queríamos. En nuestro caso fue un momento lindo para compartir.

Un diario de tu país ha dicho que ya no te interesa hacer crítica social. ¿Es así? ¿Por qué?

Mira, es muy complicado. Entre más años tengo, más me doy cuenta de que es muy difícil juzgar a la gente, sus opiniones políticas, sus pasados, de dónde vienen, sus experiencias, su condición, todo eso. No hay una sábana que cubra a todos, y yo no soy político, a mí no me van a dar la Embajada de Londres por tirarme debajo del autobús, ¿comprendes? Yo hago canciones que hace feliz a los militares, a los guerrilleros, a los industriales, los jornaleros, yo lo sé, lo he visto. Me dieron un don que era darle alegría al público y no quiero sesgar esa energía, no quiero dañarla dejándole a la gente saber mis loquísimas ideas políticas, porque si yo hablara, me botan al mar con unos zapatos de piedra. Me cuesta, me agarro de una silla para morderme la lengua.

Bacilos se encuentra promocionando su nuevo tema "Toca madera". Foto: Instagram @bacilos

Morderte la lengua y amarrarte los dedos para no opinar en alguna red social...

Que lo he hecho. Yo he hecho todo tipo de barbaridades y en un punto me dije: “Esto de qué sirve”, y me di cuenta de que lastimaba los sentimientos de la gente. Es difícil, muy difícil, pero zapatero a sus zapatos. En un momento traté de hacer música con ciertos contenidos sociales y cosas así, pero no siento que haya tenido mayor trascendencia, creo que mayor trascendencia ha tenido la música alegre y feliz.

¿En qué momento sentiste que debías parar?

Cuando veo a mis colegas diciendo una serie de barbaridades, yo digo: “No quiero hacer eso, no quiero estar ahí ni usar mi don para eso, no quiero enredarme en esas cosas”. No digo que nunca jamás, pero trato de ya no hacerlo. Cuando comienzo a pensar en canciones sociales y me dan rabia algunas cosas, me digo: “Eso no soy yo”. Cuando ya te han roto el corazón tantas veces, políticos mentirosos, promesas incumplidas, es muy difícil ponerte a hacer proselitismo en la música. También he visto grandes artistas que lo han hecho y se lastiman, hacen el ridículo, se llenan de enemigos y muchos de ellos son mis héroes, pero ya no tanto.

¿A quiénes estás escuchando?

A Joao Gilberto, a Juliana Velásquez y también a Dua Lipa. Todo lo que hay alrededor de ella me parece divertido. Respecto a lo que viene, hay planes de volver a Perú, aunque la pandemia nos cambió las fechas. Esperamos ir con algunos colegas muy importantes. Ojalá se concrete.