MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
DINA BOLUARTE - reacciones tras juramentación de la primera presidenta del Perú
Espectáculos

Jorge Martínez sobre los 40 años de Ilegales: Somos capaces de lo peor para hacer lo mejor

El cantante Jorge Martínez asegura que tuvo miedo en apostar con la nueva versión de una de sus canciones entonadas junto a Andrés Calamaro para el nuevo disco de Ilegales. La banda de rock se presentará en Perú el próximo 16 de abril.

La lucha por la vida es el nombre del nuevo disco de Ilegales con el celebrarán el 40 aniversario de la banda española. Foto: difusión
La lucha por la vida es el nombre del nuevo disco de Ilegales con el celebrarán el 40 aniversario de la banda española. Foto: difusión
Daniela Odar

Jorge Martínez, la voz principal de la banda española de rock Ilegales, cuenta detalles del nuevo disco que lleva por nombre La lucha por la vida, el cual conmemora el 40 aniversario de la agrupación. Además, ya se han develado tres singles con la colaboración de artistas reconocidos como Andrés Calamaro, Enrique Bunbury y Loquillo.

El intérprete de “Soy un macarra” asegura estar muy emocionado por el lanzamiento de la producción discográfica para el 25 de febrero. En entrevista con La República, el artista aseguró que tiene muchas canciones para Ilegales y espera con ansias reencontrarse con sus seguidores el próximo 16 de abril en el teatro Leguía.

Los temas con Andrés Calamaro, Enrique Bunbury y Loquillo serán parte del próximo disco de la banda. Sin embargo, dos de ellas tienen una nueva versión y una es un clásico de Ilegales. ¿Cómo te sentiste con estos cambios en tus canciones?

“Mi copa y yo” es un tema que habíamos grabado ya hace 3 años, no tiene un gran recorrido porque Ilegales tiene 40 años y lo estamos celebrando con La lucha por la vida, el nuevo disco. Además, la hemos tocado totalmente diferente.

Con “Mi copa y yo” he sentido una cosa muy especial porque tenía miedo que no dé una clara raíz de tango, pero estando en Argentina la reconocieron como tal. Estuve intentando hacer tango, pero no alcanzaba esas características entonces necesitaba un verdadero argentino para cantarla conmigo. Creo que suena muy bien, sonamos como dos jóvenes defendiendo una banda y sacando adelante una canción. Tiene una emoción especial esa canción.

Luego hay muchas canciones a estrenar, temas que cuando las escribo pienso: ‘esta estaría bien en la voz de tal artista o en alguna banda’, pero no lo hago y aprovechando que cumplimos 40 años, el momento es ahora y es que hemos invitado a 16 artistas y creo que ha alcanzado cuotas artísticas realmente altas.

¿Cómo decidió la banda tener a los tres artistas de invitados con los que hasta el momento han develado sus colaboraciones?

No hemos sido nosotros, no ha sido nuestro manager ni nuestra discográfica, han sido las canciones quienes han elegido al artista. Al tocar la canción sabes, ya es de formación personal, llevamos muchos años en ello, y ya se sabe qué artista es el adecuado: ‘esta quedaría bien con esta voz’. Tomamos el teléfono, le llamamos… y, ‘¿cuándo hay que grabar?’, mándame la canción. ‘Oye, venga, vamos adelante con el proyecto y es interesante’, así es como sucedió todo.

Ilegales tiene su propio estilo en este género de la música a diferencia de Calamaro, Bunbury y Loquillo. ¿Cuál fue tu experiencia de grabar con ellos?

Con el COVID-19 cada uno tuvo que grabar en un sitio. Con Calamaro nos divertimos bastante, la cosa fue un poco caótica, pero fue extremadamente divertida. Con Loquillo me une una amistad desde 1982, discutimos de cosas, es lógico, somos rockeros y somos gente que no se calla las cosas. Con Bunbury he salido alguna vez de copas por Oviedo, ciudad donde yo vivo que está al norte de España. Hay muy buena relación.

Todos los artistas han aportado grandes calidades, ya que han participado Evaristo de La polla records, Kutxi Romero, Luigui Tudemis, Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Josele Santiago, cantante de Los enemigos; Luz Casal, es la única voz femenina que hay en el disco La lucha por la vida y ella eligió la canción, le presentamos otras, pero dijo: ‘no, yo quiero esta’.

¿Qué canción eligió?

“Mi vida entre las hormigas”, la cual es la banda sonora del documental de Ilegales que tuvo cierto éxito entre la gente de la música porque es descarnado. Se dice muchas verdades, no podía ser de otra manera, aunque yo digo que toda la verdad del rock no debe contarse. Se han contado cosas que otros grupos no se han atrevido a decir, la gente ha hablado con una sinceridad absoluta y deja un trasfondo agridulce porque hay cosas alegres y muy tristes dentro del documental como la propia vida.

Esta canción de Luz Casal acaba diciendo que la vida acaba mal, sabemos que la vida acaba mal, pero mientras tanto que no pare la fiesta.

Ilegales celebrará su 40 aniversario con su nuevo disco La lucha por la vida. Foto: difusión

La canción “Mi copa y yo” ha sido reinterpretada para este nuevo disco, ya que salió en Rebelión (2018). ¿Crees que tendrá la misma aceptación de los fans?

Pues, no lo sé. Pero, la verdad es que hay que ser honesto y si puedes ofertar algo bueno e incluso contra los gustos del público hay que hacerlo; y, francamente, ha funcionado bien esta canción. Es diferente a la original que es más rapidísima, un poco diabólica, esta va mucho más lenta, son muy diferentes.

La letra de la canción “Mi copa y yo”, ¿trataría de alguna vivencia personal?

Sí, muchas veces decimos: ‘voy a despedirme del alcohol’, pero yo aprovecho para hacerme una autocrítica en las resacas tremendas, después de una monstruosa movida nocturna o de varios días. Entonces, es ese momento para reflexionar y hacer buenos propósitos. Pero eso sí, aconsejo a todo el mundo que quiera realizar el ejercicio que mejor cojan y escriban todo, se hagan una autocrítica y lo escriban porque cuando uno empieza a reestablecerse de esa tremenda resaca uno vuelve a las malas costumbres.

¿Qué otras novedades han preparado para La lucha por la vida que será lanzado el 25 de febrero?

Aparte de lanzar el disco, tenemos una gira muy intensa y que va a pasar por Ecuador, Colombia, Chile, Perú y México. Y vamos (a Perú) el 16 de abril en el teatro Leguía y va a estar el grupo Inyectores, quienes son un grupo solvente con mucha fuerza en escena.

Recuerdo que en 1986, en Ecuador no se podía decir nada porque había una censura sumamente fuerte con el que el discurso de Ilegales chocaba totalmente. El ejercicio de la libertad de expresión era ínfimo en esos momentos, pero probablemente por la incidencia de Ilegales o de otras bandas las puertas se fueron abriendo poco a poco. Decidimos hacer gira por Europa, nos fuimos a Berlín, París, donde no nos fue nada mal, pero nos perdimos Chile, Perú y tuvimos que contactar nuevamente con el público.

¿En esta ocasión no tienen pensado hacer gira en Europa?

En Berlín ahora hay una barrera idiomática, pero me quiero volcar más en América, es muy importante el texto, el mensaje de las canciones, la cohesión será más fuerte con el público. Probablemente tengamos la misma cultura, somos iguales, pues tengo muchos amigos ecuatorianos.

¿Cómo así nació el nombre del disco y qué significado tiene para ti La lucha por la vida?

Una banda como nosotros se ha visto envuelta en esa lucha por la vida, ¿por qué? porque hemos estado a veces atrapados en situaciones muy adversas, solo la cohesión entre miembros del grupo nos ha salvado de desaparecer como banda y hemos pasado momentos muy agradables, son los que más recuerdo porque tengo memoria selectiva.

La música y textos que nosotros buscamos son altamente peligrosos que a veces hay que ir a buscarlos en las más oscuras profundidades del yo. Ahí te puedes encontrar con una visión de ti mismo que no tenías en cuenta, que pueden disgustarte y causarte heridas o desenterrar heridas que creías cicatrizadas. Como artista tengo que asumir esos riesgos porque si no todo lo que voy a ofrecer es basura. Hay que arriesgarse, hay que ser valientes y esto ha causado momentos dolorosos, pero también momentos gloriosos. A veces hay que asumir un poco de daño para alcanzar lo mejor. Ilegales somos capaces de lo peor para hacer lo mejor.

¿A qué te refieres cuando dices ofrecer basura?

Bueno, hay música muy mala, casi todas las canciones de amor que se escuchan son mentira. Además, el amor no es para todo el mundo. El sexo sí, el sexo es barato y es para todo el mundo, pero el amor es para muy pocos individuos. El amor es más difícil de lo que se cree y todas esas canciones; pues ves a tipos decir el discurso de la canción que son totalmente mentira, son invenciones. Por eso, en Ilegales hay escasísimas canciones de amor porque el amor no es frecuente, el amor no abunda.

Generalmente, hay mucha basura en las canciones y mentiras y suenan huecas, en Ilegales no nos permitimos tantas canciones de amor o no hay casi porque no queremos hacer nada que suene hueco.

¿Cuál es tu expectativa con La lucha por la vida, ya que el disco Rebelión tuvo buena acogida?

Esto de ‘robar’ artistas de otro grupo para traerlos a Ilegales, se puede hacer una vez, y pienso que La lucha por la vida ha alcanzado un nivel artístico alto. No lo vamos a hacer después de este disco para superarlo. Respecto a las expectativas del público, se engancharán con La lucha por la vida porque creo hemos apuntado muy alto con la ayuda de la amistad.

La banda española de rock Ilegales cumplirá 40 años el próximo 25 de febrero. Foto: difusión.

Para el 20 aniversario se reunieron con varios músicos que pasaron por la banda, ¿este 2022 sucederá lo mismo por los 40 años?

Es posible que en algunos de los conciertos se incluya a uno de los artistas que generosamente han contribuido a este La lucha por la vida, el nuevo disco de Ilegales; pero reunirlos a todos, eso sí… no se puede confundir lo deseable con lo posible. Me encantaría a mí y a toda la banda, a todos los miembros de Ilegales nos encantaría, pero no me parece concebible.

La última visita a Perú fue hace casi tres años con su Rebelión tour. El próximo 16 de abril llegarán a Lima como parte de su gira La lucha por la vida. ¿Qué le dirías a tus seguidores peruanos que asistirán a este gran concierto?

A los seguidores peruanos les diría que vamos a entroncar con nuestros ancestros, es esa fiesta que hacía la especie humana primitiva a la luz de la luna, tiene mucho de reunión tribal. Es un poco el abrazo americano, es una celebración que vale la pena cuidar y vale la pena asumir riesgos para tener la posibilidad de llevarla a cabo, estas cosas son emotivas para mí.

El concierto más emocionante de mi vida fue en Ecuador, en el teleférico, porque creía que jamás iba a volver, había miles de personas y me estaba invadiendo una tristeza enorme, yo creía que no iba a volver y he vuelto en dos ocasiones más.

¿Pensaste que no ibas a volver con la banda o ya no volverías más como cantante?

Iba a dejar de cantar como Ilegales porque queríamos ofertar otra cosa, la fuente se había secado, no tenía canciones nuevas, podíamos seguir tocando las canciones antiguas, pero me parecía poco excitante no ofertar cosas nuevas. Entonces, lo que hice fue reunir a varios miembros de la banda y montar otro grupo que se llamaba Jorge Ilegal y los magníficos, este intentaba ser una pequeña orquesta de cinco miembros que interpretaría temas originales y recitaría clásicos. Tuvimos una corta vida con ese grupo porque empezaron aparecer canciones que no entraban dentro de los magníficos que solo el único molde que podía darles vida era Ilegales.

Yo no quería volver a reunir Ilegales, pero había tal cantidad de canciones que querían insistir y cogí el teléfono, llamé a mis compañeros y volvimos a reencontrarnos. Esto ocurrió hace unos cuatro años y todo funcionó perfecto. Ahora, estoy en un momento compositivo parece que la fuente que se había secado ahora da agua de manera torrencial, tengo un montón de canciones nuevas, son las musas que son caprichosas.