Espectáculos

Sidney Poitier: se apagó la primera estrella negra de Hollywood

El actor que falleció ayer a los 94 años fue el primer afroamericano en ganar un Óscar en 1964.

En 2002, cuatro décadas después, Sidney Poitier recibió un Óscar honorífico. Foto: difusión
En 2002, cuatro décadas después, Sidney Poitier recibió un Óscar honorífico. Foto: difusión
Agencia AFP

Hollywood confinaba a los afroamericanos a interpretar roles de sirvientes o del tonto del pueblo, pero Sidney Poitier rompió estos estereotipos en las décadas 1950 a 1970, participando así en el lento cambio de mentalidad de la sociedad estadounidense.

El actor, que falleció ayer a los 94 años, fue el primer hombre negro en ganar el Óscar al mejor actor por Lilies of the Field.

“El viaje para llegar hasta aquí fue largo”, dijo emocionado tras recibir la estatuilla dorada en 1964.

Gracias a sus roles, el público fue capaz de imaginar que los negros podían aspirar a ser por ejemplo un médico (La puerta se abre, 1950), un ingeniero, un maestro (Al maestro con cariño, 1967), o incluso un policía (En el calor de la noche, 1967).

Pero a los 37 años, cuando el actor recibía su Óscar, era la única estrella de color en Hollywood.

“La industria cinematográfica aún no estaba preparada para elevar a más de una personalidad de las minorías al rango de estrella. En ese momento, (...) suscribí las esperanzas de todo un pueblo. No tenía control sobre el contenido de las películas (...), pero podía rechazar un papel, lo que hice muchas veces”, escribió en su autobiografía Esta vida.

Los lirios del valle. En su papel como Homer Smith, rol que le hizo ganar su primer Óscar en 1964. Foto: difusión

En 2002, 40 años después, Sidney Poitier recibió un Óscar honorífico por “sus extraordinarias interpretaciones, su dignidad, su estilo y su inteligencia”.

“Acepto este premio en nombre de todos los actores y actrices afroestadounidenses que me han precedido (...) y en cuyos hombros he podido apoyarme”, respondió el actor agradeciendo “las decisiones visionarias de un puñado de productores y directores”.

Esa misma noche, Denzel Washington se convirtió en el segundo hombre negro en recibir el Óscar al mejor actor: “Nunca alcanzaré tu altura y siempre pondré mis pasos sobre los tuyos”, señaló el colega.

“Tío Tom”

Cuando Poitier nació el 20 de febrero de 1927 en Miami, su padre le compró un ataúd. El bebé llegó con dos meses de anticipación y apenas pesaba un kilo. Había venido de Bahamas para obtener un mejor precio por sus tomates, no para dar la bienvenida a un nuevo hijo. Su esposa rechazó el fatalismo y consultó con un psíquico que predijo un futuro brillante para Sidney. Los padres se quedaron tres meses más en Miami.

Gracias a este nacimiento prematuro, Poitier obtiene la nacionalidad estadounidense. A los 15, sus padres pueden enviarlo a Miami con su hermano para ganarse la vida.

Para escapar de las leyes racistas de Florida, se marcha a Nueva York, donde sobrevive. En 1946 en Broadway, el director Joseph Mankiewicz notó sus cualidades. Para su primera película (La puerta se abre, 1950), interpreta a un médico que atiende junto a la cama de dos racistas blancos. La película, censurada en el sur, lanzó su carrera fílmica.

Tres años después de su Óscar, es el héroe de tres grandes éxitos de taquilla (Adivina quién viene a cenar, Ángeles con los puños cerrados y En el calor de la noche). Se vuelve incluso más popular que astros blancos como Steve McQueen y Paul Newman.

En Hollywood, sin embargo, poco ha cambiado para los negros. Los críticos de la película acusan su papel de yerno ideal, que no refleja la discriminación que sufren los afroamericanos. Así heredó apodos como “Tío Tom”, “lacayo” o “limpiabotas de un millón de dólares”.

A principios de los años 1970 se abre una nueva era para el cine negro con el blaxploitation y sus películas más radicales. “Mi carrera como estrella de Hollywood estaba llegando a su fin”, dijo el actor, que luego se dedicó a la dirección.

En 1997, interpretó al líder negro africano Nelson Mandela y, después, al entonces primer juez negro de la Corte Suprema de Estados Unidos, Thurgood Marshall.

Casado 15 años (1950-1965) con la bailarina Juanita Hardy, con la que tuvo cuatro hijas, Poitier se casó de nuevo en 1976 con la actriz canadiense Joanna Shimkus, quien dio a luz a otras dos hijas.

En 2000, le confió a Oprah Winfrey que se había mantenido fiel a los principios de su padre. A pesar de su gran pobreza, “se mantuvo digno, aunque en toda su vida nunca ganó tanto dinero como el que yo podía gastar en una semana”.

Al maestro con cariño. Sidney Poitier como Mark Thackeray, el inolvidable profesor de escuela pública. Foto: difusión