Naïa Valdez: “Es doloroso, hacer un concierto con el aforo limitado no es rentable”

La peruana, también conocida como ‘la mora cantora’, lanzó a finales de octubre “Red Flags”, una canción inspirada en las señales presentes en una relación tóxica.

'La mora cantautora' se aventuró en nuevas facetas durante la pandemia como profesora de canto y como 'brujita' en la lectura de cartas del tarot. Foto: captura de YotuTube
'La mora cantautora' se aventuró en nuevas facetas durante la pandemia como profesora de canto y como 'brujita' en la lectura de cartas del tarot. Foto: captura de YotuTube
Natalia Ortiz

Naïa Valdez ha demostrado que los cambios en su carrera musical van para bien y prueba de ello es su última canción. La joven cantautora que forma parte de una gran lista de artista independientes en el Perú, mostró una vez más por qué decidió quedarse con el género urbano. Ha pasado un mes desde que lanzó su canción “Red Flags” en plataformas como YouTube y las ganas de compartir su arte no se detienen.

El camino que tuvo que trazar Naïa como artista, no ha sido nada fácil durante la pandemia. A inicios del 2020 sentía que su carrera musical iba en ascenso con los conciertos semanales y la cercanía que tenía con su público. Si bien ‘la mora cantora’ supo mantenerse firme ante la adversidad, fue durante ese tiempo que hizo una gran transición en la música.

“Me estoy despegando de la Naïa de antes, la Naïa que hacía folk”, manifestó en entrevista para La República, donde también comentó su nueva faceta como artista urbana y algunos detalles sobre “Red Flags”, una canción que habla de ese comportamiento indeseable que puede ser una señal para prevenir todo tipo de relación tóxica.

El 25 de noviembre se cumple un mes de “Red Flags”, ¿cómo nació esta canción?

En el estudio un día estaba con Chengue y me dijo si quería hacer una canción relacionada al trend de red flags. Le dije que me interesaba porque había visto en TikTok este tema. Yo soy la reina de los red flags porque he salido con puro ‘baboso’ y siento que por mucho tiempo estuve ignorando las red flags. Sentí que era un tema que apelaba mucho a mí.

Lazy loaded component

¿En qué te inspiraste cuando escribiste la canción?

Me he inspirado en mis amigas, experiencias propias y en lo que la gente me decía. Además, en el estudio hicimos unas historias para que la gente también nos cuente sus red flags y muchos participaron. En base a lo que nos dijeron, fui componiendo la canción y quedó tan chévere que dijimos que en una semana salía.

¿Qué sentimiento vienen hacia ti cuando la cantas?

Me gusta mucho porque siento que me empodera un montón hablar de estas cosas. Creo que es bonito compartir estas experiencias terribles que me han tocado al salir con personas que no conocía bien y me han dado estas señales de red flags. A veces no es tan divertido, puede ser un poco peligroso, pero quiero tomarlo desde un lado divertido. Que la gente se sienta identificada y los aludidos, aludidos.

Hace poco has tenido conciertos presenciales, ¿qué se sintió regresar a los escenarios y con público?

¡Una cosa de locos! Fui a México y me presenté en un par de locales por allá, ahí fueron mis primeras interacciones. Cuando regresé a Lima, me di cuenta que ya estaban abriendo los conciertos y A.C.O me invitó a su concierto de despedida. Cantamos Pulsiones en el Centro de Convenciones de Barranco, fue un sueño cantar ahí, decirle al público que interactúe.

Justo mencionaste A.C.O y la colaboración que tuviste con él en Pulsiones, ¿cómo fue la experiencia?

¡Fue increíble! Esta canción ya venía hace mucho tiempo en idea y en la pandemia decidimos improvisar algo que pudiéramos hacer juntos. Fue súper bonito porque yo lo admiro a él y yo muy feliz de colaborar con alguien que tiene tanto arte en su música.

PUEDES VER: A.C.O dio concierto este último domingo y se prepara para dejar Perú

Sabemos que antes te dedicabas más al estilo del folk, ¿cómo te está yendo con el cambio al género urbano?

Cada día me estoy acercando más al urbano, pero es un urbano muy mío. Como siempre las letras las hago yo, las composiciones son mías y estoy probando muchas otras cosas, tengo interés en el trap, en el R&B. Entonces, estoy fusionando varios géneros incluido el reguetón para hacerlo mío. Estoy en esa búsqueda y creo que me estoy encontrando.

¿Piensas volver al folk en algún momento?

Yo creo que no, creo que he evolucionado como persona. Creo que ahora estoy buscando alejarme del folk porque siento que muchas personas me recuerdan por eso. No tiene nada de malo, pero soy una persona distinta ahora. Entonces me gustaría que mi música evolucione conmigo y no me estén pidiendo las cosas que hacía antes. Es un proceso de autodescubrimiento.

Con el cambio de género musical, ¿crees que en el país se te han abierto más puertas?

Creo que mi cambio musical se dio en un momento donde las puertas se cerraban para todos, creo que ahora los músicos estamos en un proceso de reconstrucción musical y artística. Por eso mismo estoy evaluando cómo está yendo este nuevo género que estoy haciendo en otros países para poder volver con esas herramientas a mi país. De hecho las transiciones no siempre son fáciles y mucho menos si son en pandemia, pero me hace feliz.

¿Cómo ha sido la acogida que has tenido con tus fans en esta transición?

Para suerte mía ha habido un boom urbano que se ha estado dando en estos años. Entonces, yo siento que mi público lo ha tomado muy bien, los chicos del club de fans y quienes me escuchan. Hay muchas personas que se quedan en ‘Caramelito’, ‘Julieta’ y me la piden sin parar. Me da mucha pena porque yo quiero hacerlo, pero siento que eso ya no me representa. Yo lo que quiero presentar es mi nueva música. Mi público ha entendido esta transición y no es que lo haya hecho porque el reguetón está vendiendo, no, esto ha sido muy mío.

PUEDES VER: Naïa Valdez junta música y tarot en su nuevo single “El sol”

¿Cómo te ha afectado la pandemia en lo personal y como músico?

Ha sido muy duro para mí emocionalmente, yo siento que antes de la pandemia mi carrera musical estaba muy direccionada, viajaba muy seguido, habían conciertos todos los fines de semanas. Para un músico perder eso es muy doloroso, no solo en el sentido económico-laboral, sino también en el emocional. No poder ver a mi público, a mi gente, no poder cantarles, fue un dolor terrible del cual tuve que salir. Yo decidí que quería seguir haciendo música y así fue. Definitivamente, es doloroso ser músico porque no hay muchas posibilidades de trabajo y entre nosotros no estamos apoyando. Los conciertos se están reactivando, la gente está animada, pero el aforo no es suficiente. Es doloroso, hacer un concierto con el aforo limitado no es rentable para el artista.

En redes estuviste compartiendo tus otras facetas como profesora y la lectura de cartas

Sí, estuve dictando clases de canto un tiempo y estuve leyendo tarot personalizado. De hecho desperté mi lado bruja en la pandemia. Creo que tanto tiempo a solas me llevó a un estado de meditación profundo y lindo. Me gustó mucho, porque siento que no ha sido un camino fácil, ha venido con mucha oscuridad y eso te trae la soledad. El tarot también inspiró mucho en mi música el año pasado.

¿Cuáles son los proyectos que tienes en mente para el próximo año?

Tengo demasiadas canciones en planes, con decirte que tengo para sacar uno por cada mes el próximo año. Estoy súper contenta con todo lo que estoy haciendo, me muero para que ya lo escuchen. Ya vamos a sacar sencillos el próximo año, también vienen varias colaboraciones. El plan es irme a Colombia en verano y también voy a ir a Huancayo a mediados del próximo año para el festival Perú Central que ya se está anunciando. Los conciertos aún no los veo cercanos, vamos a ver qué tal con los locales y el aforo.

Por último, ¿qué mensaje les dejarías a todos tus fanáticos habidos y por haber?

Gracias a las personas que me siguen, que me escuchan, significa mucho para mí que estén aquí. Ojalá que les guste lo que estoy haciendo y si es así, me pueden seguir en todas mis plataformas. Estoy en Instagram como Naïa Valdez, estoy en Spotify, YouTube y TikTok.