Boca Juniors vs. Corinthians - Hora y canal del partido trascendental por Copa Libertadores

The Rolling Stones y Charlie Watts: las 10 mejores canciones de la banda de rock británica

Charlie Watts y sus legendarias muñecas fueron el combustible para la efervescencia de estas majestuosas pistas de los Stones. Una conmemoración a los Rolling y al legendario baterista de rock and roll.

Watts perteneció a la banda desde 1963. Fue discreto, disciplinado y muy estudioso. Foto: CADENA SER
Watts perteneció a la banda desde 1963. Fue discreto, disciplinado y muy estudioso. Foto: CADENA SER
Espectáculos LR

“Charlie fue un querido esposo, padre y abuelo, y también, como miembro de los Rolling Stones, uno de los más grandes bateristas de su generación”, despide The Rolling Stones a Watts con una nota en Twitter, en la que se pide respetar la intimidad de la familia y los amigos en este momento difícil.

Los Stones jamás hubieran sido coronados como la banda de rock and roll más grande del mundo sin Watts, uno de los mejores bateristas de la época. ¿Necesitas una prueba? Aquí 10 piezas musicales de su legado, desde 1963. Que Charlie jamás envejezca.

10. “Moon is up” de Voodoo Lounge (1994)

La percusión experta de Charlie Watts jamás envejeció. A lo largo de los años posteriores al pico, las giras de rutina y el lúgubre Dirty Work, Watts siguió siendo un faro iluminador. Solo escuche su confiable y notable cronometraje en el tema profundo de Voodoo Lounge “Moon is up”. Simplemente un baterista veterano que hace su trabajo con exquisitez.

Lazy loaded component

9. “19th nervous breakdown” de Big Hits (High Tide and Green Grass) de 1966

Los Stones comenzaron a tomar algunos riesgos en 1966, arrancando con este sencillo musicalmente aventurero, que alcanzó el puesto 2. Watts toca como un baterista de jazz en los versos de “19th nervous breakdown”, convirtiéndose en coros más roqueros con timbales redoblantes, donde el platillo suena sin perder un solo ritmo. Excelencia de principio a fin.

Lazy loaded component

8. “Undercover of the night” de Undercover (1983)

Los tambores de ametralladora de Watts y las ráfagas de redoblantes y grandes tambores por todo el lugar son puro fuego. Al igual que la producción de mediados de los 60 de los Stones, “Undercover of the night” rompe la fórmula de la banda y rebota en tu cabeza con nuevos y emocionantes sonidos.

Lazy loaded component

7. “Gimme shelter” de Let It Bleed (1969)

El toque de guitarra de apertura amenazante indica una tormenta que se avecina, pero son las monstruosas gotas de tambor de Watts las que traen el trueno. Y tan pronto como hace su entrada en auge, se instala para el resto de la canción, montando el torrente como un maestro de la ola baterista. Incluso mientras el resto de la banda se precipita hacia el final de “Gimme shelter”, Watts embellece ante el peligro.

Lazy loaded component

6. “Beast of burden” de Some Girls (1978)

Watts destacó por sentar una base sólida para los Stones, sin importar con qué estilo operara: blues, R&B, pop, psicodelia, disco o rock. En este sencillo del top 10, se aterriza en un ritmo inmediatamente después del gran riff de guitarra de apertura, lo que le da a la canción de medio tiempo un ritmo de fondo digno para llevarla hasta el final. Una actuación típicamente sutil, pero absolutamente brillante, de Watts.

Lazy loaded component

5. “(I can’t get no) Satisfaction” de Out of Our Heads (1965)

La canción fue compuesta por los líderes de la agrupación, el cantante Mick Jagger y el guitarrista Keith Richards, y grabada en los estudios RCA en Hollywood a mediados de mayo de 1965, durante su gira por Norteamérica, bajo la producción de su mánager Andrew Loog Oldham. Esta pieza musical es legítimamente celebrada por el riff de la guitarra y los golpes bateristas de Charlie Watts. “I can’t get no, oh, no, no, no, hey, hey, hey”, roquean los Stones.

Lazy loaded component

4. “Tumbling dice” de Exile on Main St. (1972)

Como en “Beast of burden”, el sencillo principal del mejor álbum de los Stones comienza con un toque de guitarra agudo pero fluido de Keith Richards. Luego Watts entra en la canción con una delicadeza que nunca fuerza su aparición. Entonces, ya sabes que él está ahí: solo escucha la forma en que se percuta al principio y al final de cada verso.

Lazy loaded component

3. Paint it, black (1966)

La batería de Watts destaca desde la primera estrofa. A diferencia de la mayoría del juego sutil a lo largo de su carrera, la actuación de Watts aquí tiende a ser muy llamativa, ya que golpea y emociona con una franqueza que acapara los reflectores: “I see a red door, and I want it painted black. No colors anymore, I want them to turn black. I see the girls walk by, dressed in their summer clothes. I have to turn my head, until my darkness goes...”.

Lazy loaded component

2. “Honky tonk women” de Through the Past, Darkly (Big Hits Vol. 2)

Aquí Charlie Watts enfatiza una emocionante percusión. Desde la introducción, Watts sistematiza con sus muñecas únicas para redoblar con rock and roll. Esta pieza musical, lanzada únicamente como sencillo en 1969, aunque una versión country fue incluida en el álbum Let It Bleed, alcanzó el top de las listas en gran parte del Atlántico.

Lazy loaded component

1. “Get off of my cloud” de December’s Children (1965)

Watts dominó totalmente este sencillo. Presenta una de las estructuras de batería más complejas jamás empleadas. Watts garantiza que nadie escape de la envolvente nube roquera, capaz de enganchar hasta al más despistado. Mantener durante casi tres minutos el ritmo de “Get off of my cloud” es parte de la genialidad histórica de Watts: “I say, hey (hey), you (you), get off of my cloud! Hey (hey), you (you). Get off of my cloud! Hey (hey), you (you). Get off of my cloud!”.

Lazy loaded component