Laurent Cantet: “La ficción es un arma formidable”

El cineasta francés, homenajeado del Festival de Cine de Lima, opina sobre la libertad artística, la juventud y Cuba.

Su cine tiene hoy especial vigencia. Le interesa además hablar de la libertad artística. Foto: difusión
Su cine tiene hoy especial vigencia. Le interesa además hablar de la libertad artística. Foto: difusión
Estefany Barrientos

Para el ganador de la Palma de Oro de Cannes por La clase, Laurent Cantet, lo social es inherente a su cine y también la mirada que tiene de ello la juventud. “Los jóvenes de hoy se enfrentan a un mundo extremadamente complejo y violento”, nos responde por email sobre El taller de escritura. En esta cinta, el protagonista, Antoine, vuelca el rechazo a su entorno en la creación de una novela policiaca.

“El deseo de hacer esta película nació después de los atentados de París. Estos jóvenes, de orígenes bastante modestos, a menudo de origen inmigrante, se enfrentan particularmente a esta violencia. Se prohíben soñar, pero están sujetos al juicio de la sociedad que los describe como incultos, desilusionados y peligrosos para algunos”, agrega el director francés y considera que es esa “molestia” la que los hace manipulables. “Los extremistas de todo tipo (extrema derecha o islamistas) explotan (eso) para reclutar a sus seguidores. Todo lo que necesitas hacer es hacerles promesas y se comprometerán”.

Su cine tiene hoy especial vigencia. Le interesa además hablar de la libertad artística. “Podemos denunciar los excesos de ciertos artistas, su complacencia en describir hechos reprobables, pero no podemos impedirles que escriban y se expresen. Muchas veces la literatura, el cine o el arte en general denuncia y explica la violencia del mundo. A Antoine le cuesta entender eso, la línea no es muy clara para él entre lo que podemos escribir y lo que podemos experimentar”.

¿Cuál es el mayor desafío de crear un personaje como Antoine?

Me interesa describir el lado oscuro de los personajes, porque los seres humanos somos complejos. Ver a Antoine que asume su racismo es también una forma de reflexionar sobre las motivaciones de un joven que no sabe qué será de él, y se encuentra en las soluciones, la derecha extrema. Los mismos procesos están operando entre los yihadistas. Me parece urgente observar estos tortuosos mecanismos sociopolíticos que muchas veces preferimos, por cobardía, no mirar a la cara. A menudo nos contentamos con juzgar a estos jóvenes, pero eso es inútil.

A siete años de Regreso a Ítaca y de esas conversaciones sobre “la revolución frustrada”, ¿qué piensa sobre las últimas protestas en Cuba?

Los cubanos están cada vez más desesperados por la situación actual, pesimistas, ya no pueden esperar la mejora en sus vidas que se les ha prometido durante tanto tiempo. Lo terrible es que las protestas han tenido un efecto perverso al justificar a los ojos de la Casa Blanca un fortalecimiento del bloqueo estadounidense que, sin embargo, está en gran parte en el origen de la desastrosa situación económica en Cuba. Además, hay otros motivos de estas protestas, la exigencia de mayor libertad de expresión y circulación, de pluralismo político... Pero contrariamente al cálculo que hacen los estadounidenses, creo que este estado de crisis económica permanente legitima al poder cubano, que puede reclamar el camino fuerte con el pretexto de gestionar la crisis.

Leonardo Padura dijo que sus novelas son los documentos más radicales que alguien ha escrito sobre Cuba. ¿Cómo ve hoy el enfoque de Regreso a Ítaca?

La ficción es un arma formidable. Protege. Permite abordar cuestiones que, de ser analizadas de frente, serían inaceptables por parte de las autoridades. Los libros de Padura describen a la perfección la vida en La Habana. Y Regreso a Ítaca, describiendo las desilusiones de una generación, la que, nacida con la revolución, creyó en ella durante mucho tiempo, es un buen ejemplo.

¿Qué cree que enfrentará el cine independiente?

Mucha gente se ha acostumbrado a descubrir películas en casa. Más allá de ofrecer películas en pantalla grande, el cine también lucha por mantener su diversidad. Evidentemente, esta diversidad se ve amenazada por las grandes plataformas cuyo objetivo es llegar a la mayor audiencia posible. Hay formateo, tomamos recetas que funcionan, evitamos chocar. Tenemos que defender el cine, porque también es una forma casi artesanal de hacer películas, que casi siempre son prototipos.

Newsletter Espectáculos LR

Suscríbete aquí al boletín Espectáculos La República y recibe de lunes a sábado en tu correo electrónico las noticias más resaltantes de la farándula nacional e internacional, así como los temas que son tendencia en las redes sociales.