AHORA - Gobierno modificará horario de restricciones durante Navidad y Año Nuevo LO ÚLTIMO - Gobierno no abrirá fronteras ante presencia de variante ómicron en el mundo

En tránsito... matrimonial

Teatro. La sala De Lucía vuelve con una obra sobre la pandemia y la familia. “Ha sido un trabajo minucioso”, dice el director Lucho Tuesta.

El Teatro de Lucía retoma la producción de obras que, por el momento, serán vistas de manera virtual. Foto: difusión
El Teatro de Lucía retoma la producción de obras que, por el momento, serán vistas de manera virtual. Foto: difusión
Estefany Barrientos

En pandemia, una pareja con una relación tirante espera el vuelo que los llevará de regreso a su país de origen, y con el que dejarán Perú de forma definitiva, pero de los diálogos triviales en la sala de embarque pasarán a hablar de temas pendientes, incluso antes de la crisis por el Covid-19. Así inicia En tránsito, puesta en escena con Sandra Bernasconi y Gustavo Mayer, con la cual el Teatro de Lucía retoma la producción de obras que, por el momento, serán vistas de manera virtual.

“Empezamos los ensayos por Zoom, pero por suerte, ya levantadas las restricciones, pudimos ensayar en el teatro mismo. La obra es bastante directa, todo sucede en un mismo escenario y lo que más nos importaba desarrollar era el drama y la comedia. Ha sido bonito porque hemos tenido el tiempo de hacer ese trabajo minucioso. Grabamos a tres cámaras como una función”, comenta el director Lucho Tuesta.

La dramaturgia es de Gino Luque y se desprende de la obra Aeropuerto. La intención era que con En tránsito (live.joinnus.com) abordaran aspectos de la crisis actual, pero desde la familia. “Gino se puso a escribir a fines del año pasado y se nos ocurrió usar la pandemia, la actualidad, como parte de la narrativa; y cosas que podían discutir la pareja acerca de por qué se están yendo, cómo esta relación ha ido perdiéndose, y cómo a raíz de un acontecimiento como este se van exacerbando las brechas, las distancias en una pareja. El final es sorprendente, es una historia completa y no se escribió pensando en que iba a haber cámaras. Se escribió para teatro”.

Tuesta, Bernasconi y Mayer. Foto: difusión

Durante el cierre de salas, el lenguaje audiovisual fue un aliado, sostiene Tuesta, quien dirigió a Roberto Moll en Inmortal desde el centro cultural PUCP y a Salvador del Solar en Yo, Cinna (el poeta) del Británico. “Ha sido un aprendizaje. Pero los trabajos que hice no los he pensado exclusivamente para ser vistos en una pantalla. Hemos mantenido la esencia de una función, que se sienta como si uno, desde su casa, estuviera sentado en una butaca de teatro. A Salvador lo tenía viviendo en Chile porque él estaba grabando una serie. Estábamos ensayando de manera virtual, pero hasta que no nos viéramos las caras no sabíamos lo que estábamos haciendo (sonríe). Después venía el trabajo de las cámaras, ponerlas estratégicamente porque iba a ser transmitida en vivo. Hay un mayor riesgo que todo salga mal”.

Algunas salas de teatro ya abrieron con límites de aforo. Para Tuesta –que acaba de presentar en espacio abierto Solo cosas geniales–, tiene que ser un retorno con cautela. “La gente está agradecida, están respondiendo, están yendo. Tanto el público como los directores tenemos mucha responsabilidad para hacer las funciones con seguridad. Estamos viendo que en otros países, a pesar de las vacunas, están teniendo casos nuevos, y vuelven a tener restricciones. Hay que seguir, pero con cautela, porque todos extrañamos volvernos a juntar para este rito hermoso que es el teatro, y compartir una historia que nos enriquezca y que nos haga reflexionar”.