Raffaella Carrà, adiós a la reina de la libertad

In memoriam. La cantante y presentadora italiana murió a los 78 años, dejando un legado que trasciende a las generaciones.

Raffaella no tuvo hijos, pero adoptó a varios alrededor del mundo, además, se jactaba de haber engendrado millones más con su legión de fieles seguidores, muchos de ellos de la comunidad LGTBI. Foto: difusión
Raffaella no tuvo hijos, pero adoptó a varios alrededor del mundo, además, se jactaba de haber engendrado millones más con su legión de fieles seguidores, muchos de ellos de la comunidad LGTBI. Foto: difusión
Espectáculos LR

La gran Raffaella Carrá ha muerto a los 78 años, enlutando no solo a su natal Italia, sino al mundo entero que hoy llora la partida de la que fue considerada un ícono de la libertad y el feminismo por sus contagiosas, alegres y atrevidas canciones que han sonado -y siguen sonando- a través de las generaciones. “Raffaella nos ha dejado. Se ha ido a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento resplandecerán siempre”, informó Sergio Lapino, su compañero, a través de las redes sociales. La artista tuvo una enfermedad que debilitó su salud en los últimos meses y de la que no habló.

El diario El País reseña un dicho que era muy popular en Italia: “Nada es eterno… excepto la Carrá”. Y es que la cantante y presentadora de televisión siempre fue un torbellino de energía en el escenario, donde se hizo célebre por su golpe de melena desnucada y sus sensuales coreografías, pero también en la televisión, donde se lució como conductora en programas de entrevistas como ‘Carràmba! Che sorpresa’ y ‘Canzonissima’, que transformaron la manera de construir el relato televisivo en los 70 y 80, alcanzando audiencias de hasta diez millones de espectadores. Una de sus últimas apariciones fue en 2014 como figura en ‘La voz’ (Italia).

Símbolo del LGTB

Raffaella no tuvo hijos, pero adoptó a varios alrededor del mundo, además, se jactaba de haber engendrado millones más con su legión de fieles seguidores, muchos de ellos de la comunidad LGTBI, que siempre vieron en ella a una musa de la libertad y de la defensa de los derechos civiles. “Moriré sin saberlo. En mi tumba dejaré escrito: ‘¿Por qué he gustado tanto a los homosexuales?’”, reveló en una entrevista hace tres años. De hecho, el tema ‘Lucas’, que lanzó en 1978, se convirtió en un himno. Pero, Raffaella Carrá también fue un símbolo del feminismo en una época complicada. Canciones como ‘Fiesta’, ‘Explota mi corazón’, o ‘Hay que venir al sur’ reforzaron el empoderamiento, la autoestima, independencia emocional y la libertad en las mujeres.

De su canción ‘Caliente, caliente’ —”hace tiempo que mi cuerpo anda suelto y no lo puedo frenar. ¡Y no lo puedes frenar!”—, un periodista italiano dijo que aportó más al feminismo que todas aquellas mujeres que quemaron sus brasieres en los años setenta. La Carrá fue adelantada a su época con su música. “No hacían daño a nadie. Quitaban del medio muchos prejuicios de gente que no entendía que una vida es una vida cuando tienes libertad”, dijo alguna vez la icónica figura italiana, quien los últimos meses vivió con angustia y hastío la pandemia. “Tengo mucho miedo. No salgo, este 2020 se ha convertido en un año sabático. El 31 de diciembre habrá que romperlo todo”, dijo aquella vez la artista que hoy al fin vuela en libertad.

Newsletter Espectáculos LR

Suscríbete aquí al boletín Espectáculos La República y recibe de lunes a sábado en tu correo electrónico las noticias más resaltantes del entretenimiento nacional e internacional, así como los temas que son tendencia en las redes sociales.