Arzobispo de Canterbury niega boda secreta de Harry y Meghan Markle

Los duques de Sussex dijeron que se casaron en el anonimato tres días antes de la boda real, pero el arzobispo Justin Welby negó dicha afirmación y aclaró que habría cometido un delito si no lo hubiera celebrado el día oficial.

Meghan y Harry se casaron en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, el 19 de mayo de 2018, una ceremonia que contó con la participación de la reina y cientos de invitados de todo el mundo. Foto: EFE
Meghan y Harry se casaron en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, el 19 de mayo de 2018, una ceremonia que contó con la participación de la reina y cientos de invitados de todo el mundo. Foto: EFE
Espectáculos LR

Meghan Markle y su esposo Harry continúan envueltos en las polémicas tras su salida de la realeza británica. La pareja dio una detonante entrevista a la presentadora Oprah Winfrey e hicieron tambalear a la reina Isabel hace pocas semanas.

La reina Isabell II rompe su silencio tras la entrevista de Harry y Meghan

Uno de los datos que revelaron en la entrevista fue que se habían casado tres días antes de la boda real, acontecimiento que fue televisado para todo el mundo. Sin embargo, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, negó dichas afirmaciones.

“Firmé ese día el certificado de matrimonio, es un documento legal y habría cometido un delito grave si no lo hubiera celebrado ese día”, aseguró el religioso al diario italiano La Repubblica, al ser consultado sobre los hechos.

Según contó Welby, los días previos al matrimonio hubo reuniones de otra índole en las que participaron los duques. Además, recalcó que “la boda legal fue el sábado” 19 de mayo de 2018.

No obstante, la pareja, que ahora reside en los Estados Unidos, afirmó que juraron amor eterno mucho antes de la reunión oficial, a donde asistieron centenares de personalidades de distintos países. “Tres días antes de nuestra boda, nos casamos”, contaron. “Nadie lo sabe. Llamamos al arzobispo y le dijimos: ‘Ese será el espectáculo para el mundo, pero nosotros queremos un momento solo para nosotros dos’”, aseguraron en la televisión estadounidense.

La duquesa no dio más información sobre la ceremonia privada, pero muchos dedujeron que no era legalmente vinculante por la ausencia de testigos. Por su parte, el arzobispo agregó: “Así que, pueden interpretar de ello lo que deseen. La boda legal fue el sábado y no voy a revelar lo que pasó en otras reuniones”.

Cabe precisar que el príncipe Harry, nieto de la reina Isabel II, y la exactriz Meghan Markle se casaron en la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor, donde obtuvieron lo títulos reales de duque y duquesa de Sussex. Sin embargo, en enero del año pasado se retiraron de la familia real y este 2021 la monarca de 94 años anunció que la pareja ya no participará en actos oficiales de su reino ni contará con su financiamiento.

Hasta el momento, Meghan y Harry no han dado declaraciones sobre la supuesta “boda secreta” que Welby desmintió. Por lo pronto, ellos se encuentran a la espera de su segundo bebé que, según comentaron, será una niña. La pequeña ya no tendría el tratamiento de ‘Alteza Real’, como sí mantiene su hermano, Archie Harrison. Por lo tanto, sería la primera integrante de la familia real inglesa que verá el mundo lejos del palacio de Buckingham.

LR PODCAST: escucha el Informe Matinal del 1 de abril del 2021

Lazy loaded component