Wicho García: “Reinventarse es una palabra fácil, pero requiere creatividad y tiempo”

Mar de Copas dará un concierto por streaming y su vocalista opina de los escenarios de cara al 2021, de las marchas y del posible regreso de Narcosis.

Mar de Copas ofrecerá hoy el concierto llamado ‘Historias de Villa Ruby’ en tributo al estudio miraflorino. Foto: difusión
Mar de Copas ofrecerá hoy el concierto llamado ‘Historias de Villa Ruby’ en tributo al estudio miraflorino. Foto: difusión
Estefany Barrientos

“La industria musical mundial se ha vuelto una cosa horrorosa. Es la misma tijera corporativa”, señala Wicho García. Por estos meses, las propuestas más independientes tienen como refugio el espacio virtual, y Mar de Copas ofrecerá hoy el concierto llamado ‘Historias de Villa Ruby’ en tributo al estudio miraflorino. Hace unos años, el anuncio de la venta de la casona generó ‘protestas’ en redes sociales. “Es que esa casa se ha convertido en un museo (del rock peruano)”.

Tendrán como conductor a Giovanni Ciccia, ¿se trata de un programa? ¿Su versión de Jammin?

(Ríe). No sé, creo que es un formato más íntimo. Tiene que ver con la experiencia que hemos tenido en los dos conciertos virtuales. Sentimos que la energía del público estaba intacta, veíamos a 100 personas a la vez, en sus casas, disfrutando de la música de la misma manera. Decidimos que cada vez teníamos que acercarnos más.

¿Cómo te ha ido como solista? Grabaste videos de un recital a la música de Luis Alberto Spinetta.

Uno tiene que ponerse las pilas, felizmente esa es nuestra naturaleza, sacar del aire las cosas, pero no ha sido fácil para nadie y para los músicos ¡menos! Reinventarse es una palabra fácil de pronunciar, pero requiere de mucho esfuerzo, creatividad, tiempo, y ese tiempo hay que sobrevivirlo. Estamos grabando junto con otras personas el disco de los ‘acustisolos’.

Tus colegas nos decían que necesitaban de los festivales o de reinventarse siempre. En el caso de Mar de Copas, ustedes trabajan en obras de teatro y cine, ¿no?

Totalmente. Y nosotros a pesar de que tenemos un público fiel y de que somos parte del pool de grupos que son los más conocidos. Mucha gente se queja, dicen, “siempre son los mismos grupos”, y tienen razón, porque no se sabe la cantidad de chicos espectaculares que hay, podrían estar tranquilamente en cualquier radio y crear una industria. Sin embargo, el Gobierno no se ocupa de promover leyes que le den prioridad al artista peruano.

¿Y a qué escenario se enfrentan para el 2021?

Duro, ¿no? Por ahí se habla de que va a haber una apertura a un 40% o 60% de aforo, me parece bien raro que se hable de eso justo en el momento en el que ya ha empezado una segunda ola. Yo tengo fe de que no sea tan fuerte. Hay que seguir cuidándonos como cuando estábamos en cuarentena.

¿También piensas que se demoró en reactivar el sector?

Vizcarra... hay que ponerse en sus zapatos, no fue fácil ni lo será para quien esté ahora ni para quien esté después, y menos con un Congreso de porquería, han bloqueado y bloqueado en vez de allanar el camino. Entonces, nuestro sector fue de los más golpeados y lo sigue siendo. Pero hay que poner hincapié en que debemos respetar las distancias, nos guste o no.

¿Tienes planes con Narcosis?

Este año recibió un golpe mortal, la desaparición de su fundador, el Cachorro Vial. Tanto Jorge (Madueño) como yo sentimos que no es el momento. Obviamente, el material de Narcosis desgraciadamente sigue siendo vigente en muchos de los aspectos de nuestro país, así que no digo “nunca”, digo “tal vez”, porque si se necesita ¡ni modo! Hay que hacerlo. Narcosis no solamente fue una catarsis, sino un tratar de despertar conciencias.

Hablando de eso, ¿estuviste en las marchas contra Merino?

¡Sí! Marisol (Palacios) se fue con uno de mis hijos y luego fui con ella a la segunda marcha. Hay que cuidarse, pero hay que alzar la voz. En este país somos demasiado condescendientes y mansos. No se tiene la conciencia de que al personal del Gobierno se le paga para estar al servicio, el pueblo es el que manda, es el soberano finalmente.

Se había normalizado la corrupción, por ejemplo.

Es que los gobiernos, uno tras otro, no ponen hincapié en lo principal que es la salud y la educación de primera y gratuita para todos. De esa manera tendríamos a un pueblo que piense y que no vote simplemente porque alguien te da un táper. Pero eso no entiende la derecha bruta y achorada, cree que el socialismo es comunismo.

Newsletter Espectáculos LR

Suscríbete aquí al boletín Espectáculos La República y recibe de lunes a sábado en tu correo electrónico las noticias más resaltantes del entretenimiento nacional e internacional, así como los temas que son tendencia en las redes sociales.